La Guerra de los despachos en Vietnam

        El fin de la II Guerra Mundial y sobre todo las postrimerías de la intervención de las tropas estadounidenses en la Guerra de Corea trajeron consigo una modernización y sobre todo un cambio de uniformidad que se haría totalmente patente en la década de los 60 y 70, cuando las primeras tropas norteamericanas entraron en un nuevo escenario de conflicto que sería la Guerra de Vietnam, y que introduciría una nueva coloración en el uniforme de trabajo y paseo del US Army.

            NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos del siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como de las imágenes contenidas en él, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.

        LA LLEGADA DE LA GUERRA FRÍA

        El final de la Segunda Guerra Mundial implicó un cambio en el equilibrio estratégico de poderes y de principales potencias, que en el caso Occidental implicó la preponderancia de los Estados Unidos de América por encima de las naciones europeas, sustituyendo así el papel hegemónico de estas. Diversas crisis, como la de Suez o la de Hungría, demostraron que los desangrados gobiernos europeos cedían su capacidad de liderazgo a la nueva capitana norteamericana, y de ese modo formaban el nuevo bloque que cristalizaría en la NATO y que se enfrentaría al comunismo encabezado por la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), y que conformaría el llamado Pacto de Varsovia.

        Con el desarrollo de las armas nucleares, se establecieron nuevas estrategias que iban más allá de la confrontación directa, y así, mientras en las Naciones Unidas se buscaba resolver los conflictos diplomáticos con una mano, con la otra se promovían guerras y revoluciones en países satélites del adversario o se expandían dominios en gobiernos títeres de naciones en teoría independientes, pero que en la práctica eran protectorados en una nueva visión del imperialismo colonial, ya fuera capitalista en un lado, o comunista en el otro.

        Uno de los mayores exponentes de toda la doctrina de la época fue Vietnam, que acababa de lograr su independencia tras la espectacular derrota de las tropas francesas en Dien Bien Phu a manos del General Giap.

        LOS CONFLICTOS DEL SURESTE ASIÁTICO

        La Guerra de Corea fue la primera gran crisis que implicó un importante despliegue de fuerzas de ambos bloques. Como quiera que por aquél entonces el Japón desbordaba efectivos del ejército norteamericano, bajo el mando del General Douglas Mac Arthur, cuando las tropas comunistas avanzaron desde Corea del Norte a Corea del Sur, en los años 50, la respuesta del veterano "virrey" americano fue desembarcar en Inchón, rompiendo las líneas de suministros enemigas y venciendo así a las fuerzas comunistas, tanto de la China Roja como de la propia Corea del Norte. En este conflicto, aunque las fuerzas norteamericanas y de sus aliados actuaron bajo mandato de las Naciones Unidas, todavía era pronto para ver los famosos distintivos azules de las tropas de la ONU que hoy en día es costumbre que porten, y la uniformidad era prácticamente la misma que la llevada en la II Guerra Mundial.

        Los resultados en Corea supusieron que el bloque comunista fomentara las acciones revolucionarias en diversos países del Sureste Asiático, a fin de desestabilizar la región y hacerse con el control de la misma. El miedo en Washington era que si uno de esos países se pasaba al enemigo, ello provocaría un efecto dominó, y toda la zona acabaría bajo control rojo, y de los países de la zona, el más importante era la recién independizada Vietnam.

        Originalmente, lo que hoy se conoce como Vietnam era la llamada Cochinchina, un territorio que era gobernado por el llamado Imperio de Annam, hasta que una expedición franco española en 1856 intervino en el país, quedando en posesión del territorio el ejército galo, y fundándose lo que se convertiría posteriormente en la Indochina Francesa. Durante la II Guerra Mundial, la colonia quedaría bajo control japonés, habiendo duros enfrentamientos entre grupos de residentes y las tropas niponas de ocupación, como antes había ocurrido con las francesas.

        Tras la finalización de la II Guerra Mundia, el gobierno francés volvió a retomar el control de la zona, pero para entonces, las guerrillas del Viet Minh ya operaban por todo el país, y los mandos galos trataron de vencerles al viejo modelo colonial, tras sufrir sus tropas diversas emboscadas. Se creó una posición fortificada, Dien Bien Phu, que se esperaba que fuera atacada por las fuerzas indígenas y que se estrellaran contra sus defensas. Por desgracia para los europeos, las fuerzas de Giap ya no eran nativos portando armamento anticuado, sino una profesional amalgama de gente bien equipada con armamento comunista y adiestrada desde el bloque soviético y sobre todo chino, y se limitaron a cercar la posición, hasta que tras meses de penurias se izó la bandera blanca de la rendición donde antes había estado la francesa, sufriendo así Paris una humillante derrota y acabando así la dominación europea.

     

        Vietnam quedó dividido en dos partes, comunista al Norte, con capital en Hanoi, y pro Occidental al Sur, con capital en Saigón, y financiada y asesorada en gran parte por Washington esta segunda zona, convirtiéndose así en base de operaciones para actuar también sobre Tailandia y Laos. Los comunistas querían unificar el país bajo su control, e infiltraron gran cantidad de guerrilleros que se unieron a revolucionarios en la zona Sur, el Viet Cong, mientras que los norteamericanos crearon la Oficina de Asesoramiento de Vietnam, que se convertiría en el MACV. Originalmente su labor era de mero asesoramiento, pero su número fue creciendo hasta los 10.000 efectivos, y pasaron en ocasiones a actuar como fuerza combatiente y de operaciones encubiertas, hasta que en 1965 ocurrió el Incidente de Tonkín y los Estados Unidos entraron directamente en la guerra, desplegando sus primeras unidades de Marines, hasta alcanzar más adelante el medio millón de efectivos. La guerra saltó de los despachos al campo de batalla, pero eso ya es otra historia...

        LA UNIFORMIDAD DEL EJÉRCITO NORTEAMERICANO

        Como ya se ha referido anteriormente, el período de tiempo comprendido entre la II Guerra Mundial y el fin de la Guerra de Vietnam supuso una época de importantes cambios de la uniformidad norteamericana. Se eliminó el color general para los tres ejércitos (el caqui), pasando la Fuerza Aérea a vestir de azul y el Ejército de Tierra a lucir el verde, aunque para la modalidad de verano se conservara el caqui en este último.

        Al igual que en los tiempos de las dos guerras anteriores, se continuó utilizando el sistema de distintivos del arma en la parte baja del cuello de la guerrera, manteniéndose la superior para las letras "U.S." en oficiales, y los famosos "espejos" para tropa y suboficiales, mientras que las hombreras se conservaban para los distintivos de grado y en algunos casos titulación o especialidad.

        Por su parte, finalmente, en las mangas se conservaron tanto la pertenencia a la División o Ejército actual como en aquellos en los que se había prestado servicio, conservándose también en la parte inferior de las mangas el sistema de reenganches y servicios en el extranjero. Así, las cuñas indicaban servicio en la I Guerra Mundial, las horizontales remarcaban el Servicio en Ultramar (6 meses por cada una de ellas) y las diagonales mostraban los reenganches. Debe tenerse en cuenta que en el Ejército o en la Policía norteamericanos, la gente presta servicio por un tiempo, no son funcionarios al modo europeo, y cada nueva firma de contrato es un "reenganche". Además, aquellos que desempeñaron rango de oficial en la I Guerra Mundial conservaron la franja horizontal en la manga del uniforme.