40º Aniversario de la Comisaría de Alcorcón

        El pasado mes de octubre de 2018 se cumplió el 40º Aniversario de la creación de la Comisaría Local de la Policía Gubernativa en la madrileña localidad de Alcorcón, que en la actualidad se encuentra integrada en un moderno edificio que actúa como Centro de Emergencias y que incluye también otros Cuerpos y Servicios, relacionados con la materia, como son la Policía Local, el Cuerpo de Bomberos o la Protección Civil de dicha localidad. Como referencia histórica, se pidió a la Unidad de Estrategia y Operaciones la colaboración con varios uniformes históricos para los actos.

            NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos incluidos en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como de las imágenes contenidas en él, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.

        40 AÑOS DE POLICÍA EN DEMOCRACIA

        El año 2018 coincide con el 40º Aniversario de la llegada de la democracia al Reino de España, con la promulgación de la Constitución, que establece como forma del Estado la monarquía parlamentaria. Inevitablemente, la llegada de la nueva forma de gobierno y la ruptura así con el antiguo régimen supuso también la reestructuración organizativa y territorial de las administraciones del Estado, incluyendo, como no podía ser de otro modo, a las antiguas Fuerzas de Orden Público, que posteriormente se convertirían en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, nomenclatura que ostentan en la actualidad.

        Desde la entrada en vigor de la nueva Carta Magna se desarrollaron diversas Leyes Orgánicas para abarcar los aspectos legislativos más importantes del articulado constitucional, y entre ellas se encontraba la que en el propio año 1978 transformaba la policía de la Dictadura Franquista en la que se convertiría en la policía de la democracia.

        Así, ese mismo año desaparecía la Policía Armada, para pasar a convertirse en el Cuerpo de Policía Nacional, mientras que, al mismo tiempo, el Cuerpo General de Policía, que era el encargado de las investigaciones, no vistiendo uniforme y teniendo carácter civil, se convertía en el Cuerpo Superior de Policía.

        Esta división de Cuerpos policiales dependientes de las autoridades gubernativas tendría una corta existencia, debido a que la lógica evolución social llevó a la promulgación de la Ley Orgánica 2/86 de 13 de marzo (que vio la luz, como indica su nombre, en 1986) de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, por la que se creaba el Cuerpo Nacional de Policía, institución civil y que incluía personal uniformado y de paisano, y que fusionaba al Cuerpo de Policía Nacional y al Cuerpo Superior de Policía en una sola entidad, con jurisdicción en toda España en el marco de sus competencias.

        ORGANISMOS CENTRALES Y ORGANISMOS PERIFÉRICOS

        Con la unificación del Cuerpo Superior de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional en el Cuerpo Nacional de Policía, se hizo necesaria una reestructuración de organismos y una división para poder cubrir los aspectos que realizaban las anteriores fuerzas de orden público, tanto en sus funciones como en sus demarcaciones territoriales.

        Así, de ese modo, se estableció un diferente modelo que incluía las llamadas organización central y organización periférica, a fin de presentar una distribución racional de los efectivos, de modo que al mismo tiempo se pudiera dar una mayor respuesta a los nuevos modelos de criminalidad.

        -Los organismos centrales: Básicamente, los Organismos Centrales, situados en la capital del Estado, esto es, en Madrid, actúan en todo el territorio nacional en el marco de sus competencias y funciones asignadas. El hecho de existir organismos centrales permite una respuesta coordinada a diferentes tipos de delincuencia, de tal modo que la actuación vaya más allá de las simples demarcaciones territoriales, ya que determinados delitos, como los relativos al Crimen Organizado, por ejemplo, se realizan a lo largo de distintas jurisdicciones.  El hecho de existir grupos operativos a nivel central permite recabar de forma más eficiente la información aportada por las comisarías y los organismos periféricos, de modo que se pueda combatir con mejores resultados esos tipos de delitos.

     

        Además, determinadas competencias que tiene el Cuerpo Nacional de Policía, no pueden ser realizadas por las organizaciones periféricas, ya que es necesario un criterio y un protocolo uniforme. La cuestión de las Relaciones Policiales Internacionales (Interpol, Europol, etc) se coordina por lo tanto a través de las oficinas dependientes directamente de la Dirección General de la Policía, que se encuentra situada en el Complejo Policial de Canillas, en Madrid. También en ese sentido los ciberdelitos son perseguidos a nivel central, por mencionar otro simple ejemplo.

        A grandes rasgos, existen 5 grandes áreas en el campo operativo y de investigación, que se realizan a nivel Central, que se dividen en las llamadas Comisarías Generales y están dirigidas, como no puede ser de otro modo, por un Comisario General, que es elegido por el Director General de la Policía, a través del Director Adjunto Operativo.

        Estas cubren la llamada Seguridad Ciudadana (que incluye el orden público, las unidades especiales como subsuelo, guías caninos, etc...), la Policía Judicial (que básicamente se encarga de las labores del anterior Cuerpo Superior, esto es, la investigación de delitos graves o de especial complicación que superan los recursos y capacidades de los órganos periféricos), la Policía Científica (cuyos laboratorios  y labores hemos visto en infinidad de series norteamericanas, como CSI, y que incluyen áreas como criminalística, balística, etc), la Extranjería y las Fronteras (encargándose, por ejemplo, de las repatriaciones o de la tramitación de expedientes) y la Información (este organismo en particular se ocupa de las cuestiones de Antiterrorismo, y sus actuaciones tienen el carácter de "Secretas" debido a la importancia de las mismas).

        Además, junto a estas Comisarías Generales, existen varias Divisiones y Subdirecciones que se encargan de las cuestiones de gestión y coordinación de cuestiones que afectan a toda la institución, como, por ejemplo, la coordinación de la Oficina de Prensa, la adquisición de nuevos medios como vehículos, armamento y uniformidad, la realización de protocolos operativos, la gestión de los datos relativos a los archivos policiales, etc.

        -La distribución periférica: La Organización Periférica representa la distribución territorial de las unidades policiales en demarcaciones concretas, ya sean Comunidades Autónomas, Provincias o ciudades. Cada Comunidad Autónoma cuenta con una Jefatura Superior de Policía, a excepción de Andalucía, que cuenta con 2, debido a su gran extensión (Andalucía Occidental y Andalucía Oriental), que coordina las actuaciones de las dependencias y organismos policiales en su zona.

        A su vez, dentro de cada una de las Provincias, se encuentra una Comisaría Provincial, que cuenta con Brigadas especializadas en las diferentes áreas de trabajo policial (Policía Judicial, Seguridad Ciudadana, Extranjería, Información, Policía Científica...), y que según la importancia de las mismas puede incluir otros servicios. En las Comunidades Autónomas donde sólo existe una Provincia, a veces la figura de la Comisaría Provincial es directamente absorbida por la propia Jefatura Superior.

        La siguiente distribución de las instalaciones policiales ya pasa directamente a las ciudades, que dependiendo de su importancia, pueden contar con una sola Comisaría de Policía o varias, dividiéndose la localidad en distritos policiales, en los cuáles pueden existir, además de Comisarías de Distrito, Comisarías Zonales, que coordinarían la acción de varias de estas últimas. Las Comisarías de Distrito son quizás lo que más se asemeje al concepto que puede tener cualquier ciudadano de lo que es una comisaría de policía, y es lo que estamos acostumbrados a ver en series de televisión o en películas.

     

        La Comisaría de Distrito cubre todos los aspectos relativos a la seguridad ciudadana en un conjunto de barrios determinados dentro de las grandes ciudades, para lo cuál cuenta con su propia dotación de coches patrulla (llamados Z en España, por la antigua denominación de "Zonas" cuando se creó el servicio de radiopatrullas), que trabajan en servicios ordinarios o en sistemas de turnos, a fin de que haya patrullas las 24 horas del día. Además, en casos excepcionales, pueden desplegarse unidades adicionales para reforzar servicios concretos. En caso de necesitar más recursos, se solicita ayuda a las Brigadas Provinciales y a las Unidades de Prevención y Reacción (UPR), conocidas popularmente como Zodíacos, Alazanes o Centauros por ser la nomenclatura de las primeras que se crearon.

        Además, cada Comisaría de Distrito cuenta con sus propios servicios de Policía Judicial, Información, Extranjería y Policía Científica, que realizarán las primeras investigaciones en los delitos ocurridos en su zona, colaborando en caso de ser necesario con los recursos de las Brigadas Provinciales. Los casos especialmente graves o complejos pasarán a unidades con más recurso e, incluso, a los Organismos Centrales.

        -Las Comisarías Locales: Aunque se encuentran integradas dentro de la Organización Periférica, se ha preferido crear un apartado especial para referirse a las Comisarías Locales, ya que el objeto de las actividades que se relatan en el presente artículo son relacionadas con la Comisaría Local de Alcorcón.

        Lo primero que se debe destacar sobre las Comisarías Locales del Cuerpo Nacional de Policía es que, aunque su denominación puede dar lugar a error por el neófito en estos temas, NO pertenecen a la Policía Local de los diferentes municipios en que se encuentran, pertenecen y dependen del Cuerpo Nacional de Policía, y están integradas por personal de dicho Cuerpo. Las Policías Locales son otras instituciones policiales que dependen de los Ayuntamientos y ejercen sus funciones sólo en el término municipal, con unas competencias, estructura y uniformidad bien diferentes a las de la policía gubernativa. Por ejemplo, un Policía Local sólo puede actuar dentro de su municipio, mientras que un Policía Nacional, aunque esté destinado en una Comisaría Local, puede actuar en todo el territorio nacional.

        Existe también una rumorología que indica que las Comisarías Locales se establecen en núcleos urbanos en función de la población, lo cuál es totalmente falso. Este rumor se basa en que hubo un período de tiempo, en épocas pretéritas, en las que se consideraba que en poblaciones de más de 10.000 habitantes, el orden público debía pasar de la Guardia Civil a la Policía Armada  primero y al Cuerpo de Policía Nacional después, pero todo ello cambió, y la distribución de las Comisarías Locales del Cuerpo Nacional de Policía es realizada mediante un Real Decreto, que determina en que núcleos urbanos debe existir Comisaría (la última vez que desde la UEO se comprobó el Real Decreto, eran 137 Comisarías Locales las distribuidas por toda España).

        Las Comisarías Locales realizan sus funciones dentro del marco de su zona asignada, pero cuentan con sus propias Brigadas, al igual que las Provinciales, pero denominadas Brigadas Locales (de Seguridad Ciudadana, de Policía Judicial, de Policía Científica, etc...), y son autosuficientes dentro de su demarcación, lo que no impide, por supuesto, que puedan ser reforzadas en caso de necesidad o se puedan utilizar recursos provinciales o de la Jefatura Superior, según las circunstancias lo demanden. Se debe tener en cuenta que todo el análisis realizado aquí es muy superficial y referido a la normalidad del día a día en el desempeño de las funciones policiales.

       La Comisaría Local de Alcorcón, por tanto, celebraba el 40º aniversario desde su fundación por esa normativa y esas circunstancias referidas anteriormente, al ser creada en el año 1978, al igual que otras Comisarías Locales y, de hecho, el propio Cuerpo Nacional de Policía, que vio la luz con la Ley Orgánica 2/86 de 13 de marzo sobre Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, y que hoy en día ha vuelto a ser reformado.

        En efecto, en el año 2015, entraba en vigor una nueva Ley Orgánica que, nuevamente, cambiaba el Régimen Disciplinario y la nomenclatura de la institución policial, pasando de ser Cuerpo Nacional de Policía a ser simplemente Policía Nacional, circunstancia que ha venido acompañada del cambio de uniformidad (que ya se inició previamente), sistema de divisas, rotulación de los vehículos policiales y en ciertos aspectos, sobre todo los referidos a los mandos, estructura. No obstante, conviene destacar que, por ejemplo, la placa emblema no ha sufrido modificaciones, y que la propia ley refiere todavía la utilización del Cuerpo Nacional de Policía como vigente.

     

        Este nuevo cambio, que no obstante conserva todavía aspectos anteriores, a fin de conservar una cierta tradición, como es el caso de la placa emblema o los laureles en las Escalas y Categorías, se añade a la larga tradición de cambio en la policía gubernativa, que al contrario que la Guardia Civil, que ha permanecido prácticamente inmutable al paso del tiempo en cuanto a nomenclatura, ha ido siendo modificada en nombre, uniformes, naturaleza y demás, pasando por Cuerpo de Seguridad, Policía Armada, Cuerpo de Policía Nacional, Cuerpo Nacional de Policía y, finalmente, Policía Nacional...

        LA EXPOSICIÓN

        Aprovechando a realización de actos con el 40º aniversario de la Comisaría Local de Alcorcón, por parte de la Dirección General de la Policía se llevó a cabo en el Corte Inglés de San José de Valderas una exposición itinerante llamada "La Victoria de la Libertad", en referencia a la disolución final de la banda terrorista ETA, y que sirve de homenaje y reconocimiento a las víctimas y a todos aquellos que lucharon para lograr esa disolución, y es que no debe olvidarse que alrededor de un millar de personas perdieron a vida en atentados perpetrados por ella.

        La exposición en sí realiza un recorrido por la historia de la lucha contra el terrorismo en España, e incluye diverso material utilizado en la misma (destacaba la presencia de un robot de desactivación del TEDAX), además de contenidos audiovisuales y testimonios de supervivientes y familiares de víctimas de los atentados, siendo complementada por uniformes, vehículos y demás equipamiento policial empleado a lo largo del tiempo.

        Especial relevancia presenta también la zona reservada para el Grupo Especial de Operaciones (GEO), que también vio la luz en el año 1978, cumpliendo por tanto también su 40º aniversario. El GEO vio la luz tras los atentados de Munich perpetrados por la organización terrorista Septiembre Negro, en los que secuestraron y asesinaron al equipo olímpico israelí, ya que la falta de unidades especializadas en antiterrorismo en la policía alemana supuso un verdadero desastre para el desarrollo de los acontecimientos. Este atentado, que conmocionó a Europa, supuso la creación de grupos policiales especializados en operaciones antiterroristas, como el propio GSG-9 alemán, en el que se inspiró el GEO en gran medida.

        Desde su creación en tiempos finales de la Policía Armada, el GEO tuvo sus primeras actuaciones vistiendo el uniforme marrón, incluyendo la protección de la Moncloa durante la "Operación Galaxia" (un complot para hacer un golpe de estado que finalmente no se produjo) o el Asalto al Banco Central de Barcelona, donde liberaron con éxito a los rehenes que los atracadores conservaban. Sólo una baja se ha producido hasta la actualidad, el Subinspector Torronteras, en el asalto en Leganés al piso donde se encontraban los terroristas que organizaron los atentados del 11-M, y que se detonaron antes de dejarse capturar.

        LA PARTICIPACIÓN DEL ÁREA DE AUTOMOCIÓN

        Otra de las temáticas, inevitablemente tratadas en la historia policial, era la de los vehículos que han pasado por los diferentes servicios a lo largo del tiempo, y a tal efecto, se solicitó al Área de Automoción que aportara algunos de sus radiopatrullas históricos, auténticas joyas que se han convertido en iconos de los actos institucionales del Cuerpo Nacional de Policía.

        La distribución de los vehículos en sí consistió en dos bloques, uno a la entrada del edificio del Corte Inglés, y el otro dentro del propio edificio, junto con la exposición anteriormente descrita, de modo que el primer bloque hacía las veces de introducción y el segundo complementaba la muestra histórica de los uniformes expuestos.

        El más antiguo de los vehículos expuestos, que se encontraba dentro del edificio, en especial por su valor histórico y para protegerle de las inclemencias del tiempo, era el venerable Fiat 1400, que posteriormente también sería fabricado, bajo licencia, por la marca española Seat. Este vehículo entró en servicio en los años 50, y originalmente era empleado por el Cuerpo General de Policía en sus desplazamientos y arrestos, que curiosamente actuaban de paisano en un vehículo con sirena y rotulación en el techo. Con posterioridad, fueron pasados al servicio de radiopatrullas, siendo empleados por la Policía Armada, hasta que fueron sustituidos por los icónicos Seat 1500.

     

        En el período de la Policía Armada, los vehículos de patrulla iban pintados de color gris, hasta que entró en servicio la familia de los Seat 124 y Seat 131, que ya emplearon la coloración blanca (dando origen al nombre de "lecheras" de los coches patrulla), y que convivieron con el cambio de nomenclatura del Cuerpo, pasando del gris al marrón y de Policía Armada a Cuerpo de Policía Nacional. Existían vehículos rotulados, con la palabra "Policía" en las puertas y con un enorme puente luminoso, y otros más discretos, que empleaban sirenas que se quitaban y ponían, y cuya única identificación era la rotulación "Servicio Oficial" en el parabrisas delantero. Uno de estos últimos modelos, de Seat 124, era otro de los vehículos expuestos.

        Junto al Seat 124, también en el exterior del edificio, se encontraba un Seat Ritmo, con la coloración marrón del Cuerpo de Policía Nacional. En este período de tiempo, dos fueron los modelos principales de coches para las radiopatrullas, los Talbot Horizon, que constituían el grueso de los efectivos, y los Seat Ritmo, que era utilizados como vehículos de mando. Mientras que del primer modelo hubo varios cientos, en el caso de los Ritmo eran poco más de 70.

        En 1986, con el cambio de estructura y nomenclatura, también cambió la rotulación de los vehículos policiales, pasando del marrón a una combinación de blanco y azul. Sin embargo, estos cambios no supusieron la inmediata renovación de la flota, y los Talbot Horizon continuaron en servicio. De entre todos los modelos que se empleaban, existía uno no tan conocido, que era una versión familiar modificada como ambulancia, que era utilizada por la Policía para funciones internas, como pruebas físicas o prácticas de tiro. Dicha ambulancia fue recuperada y restaurada por el Área de Automoción, y constituye otra de sus más singulares piezas de exposición, que también fue llevada a Alcorcón.

        También entre los vehículos expuestos destacaba la presencia de una moto "scooter", que todavía se utiliza en algunas dependencias. El principal despliegue de esta clase de motos fue introducida en la policía gubernativa con la llegada del llamado Programa Policía 2.000, que se implantó en ese año por el gobierno de don Jose María Aznar.

        El proyecto, muy cuestionado en su momento, preveía dividir los distritos policiales en "módulos", que incluían el Módulo Integral de Proximidad (MIP), el Módulo Operativo de Apoyo y la Policía Técnica de Proximidad (PTP). De ellos, nos centraremos en el primero, por ser el que empleaba las motocicletas "scooter", y que se basaba en la doctrina de realizar un acercamiento de la policía a la gente, de ahí el sobrenombre que recibían los MIP de "Policía de Barrio". La idea era que los policías patrullaran solos en esas motocicletas, de modo que interactuaran más con la ciudadanía y de ese modo se estableciera un vínculo entre protectores y protegidos. El problema era, por supuesto, la seguridad, ya que al patrullar individualmente se consideró que se ponía en riesgo la operativa policial y a los propios agentes, por lo que el programa finalmente fracasó.

        En lo que se refiere al apartado de los vehículos utilizados en la actualidad, desde la Comisaría Local de Alcorcón se aportaron un radiopatrulla Citröen C-4 y una  motocicleta, ambos vehículos en servicio en dicha dependencia. En concreto, los nuevos modelos de C-4, con una rotulación azul que ya incluye la nueva nomenclatura (Policía Nacional), se han convertido en la actual imagen de la policía gubernativa, sustituyendo a los anteriores Xsara Picasso. Son vehículos automáticos, a fin de favorecer su mantenimiento y eficiencia en servicio, una nueva filosofía en la policía que sólo el tiempo dirá si ha sido acertada.

        LA COLABORACIÓN DE LA UEO

        Por parte de la Unidad de Estrategia y Operaciones, se colaboró con la muestra con la presencia de varias personas uniformadas de época, que estuvieron presentes tanto en la inauguración de la exposición como en algunos otros días en que estuvo abierta al público, a fin de dar ese aspecto de "historia viva" que diferencia la mera exhibición de un uniforme en un maniquí. Además de los uniformes llevados desde la UEO, otros miembros del Cuerpo Nacional de Policía, también coleccionistas de material de historia policial, participaron con su presencia y sus uniformes en la inauguración del acto.

     

        De los uniformes utilizados, el del período más antiguo era una reproducción del Cuerpo de Seguridad en tiempos de la Segunda República, en concreto de una de sus más famosas unidades, que se convertiría en icono de su época a pesar de su breve duración: La Sección de Vanguardia o Guardia de Asalto. Esta unidad es confundida popularmente con todo el conjunto de la policía de la república, pero en realidad era algo así como la equivalencia a las Unidades de Intervención Policial en la actualidad, si bien es cierto que con el tiempo fue ganando importancia y fuerza, hasta el punto de abarcar casi el 50 por ciento de los efectivos de la policía gubernativa de su tiempo.

        El segundo uniforme exhibido, según la cronología, fue el uniforme de gala de la Policía Armada. Al acabar la Guerra Civil Española, el nuevo gobierno disolvió los Cuerpos de Vigilancia y Seguridad, sustituyéndolos por la Policía Armada y de Tráfico en el primer caso y por el Cuerpo General de Policía en el segundo. La Policía Armada, creada en 1941, dejaría la competencia de tráfico en 1959, y heredaría el color gris de su uniforme de la modalidad de verano del Cuerpo de Seguridad, siendo utilizada inicialmente una variante de cuello cerrado, similar al militar modelo 1943, hasta que posteriormente se convertiría en el modelo de las fotografías. En la modalidad de servicio, la camisa que se usaba era de color gris claro, mientras que la blanca era guardada para las ocasiones de gala.

        En 1978, con la promulgación de la Constitución Española, se desarrolla también una nueva ley, que creará el Cuerpo de Policía Nacional como sustitución de la Policía Armada, y el Cuerpo Superior de Policía como sustituto del Cuerpo General de Policía. Con estos cambios se entra en una nueva etapa en la historia policial, incluyendo, por supuesto, un cambio de uniformidad, que pasa del gris al marrón, buscando romper con la imagen del régimen anterior.

        De este período en concreto se emplearon dos uniformes, el primero de ellos en su versión de gala, con guerrera de corte clásico, cinturón de cuero y camisa blanca. Este uniforme tenía una versión menos formal para algunos actos, con la camisa marrón y la corbata oscura.

        Por su parte, la otra de las versiones que se exhibió era la de patrulla, que en lugar de guerrera usaba ya chaqueta corta, a fin de dotar a los agentes de mayor comodidad, sobre todo en los vehículos, ya que la guerrera larga se arrugaba y estropeaba con facilidad. El uniforme de servicio se prestaba con boina o con gorra de plato, según las circunstancias, y todavía conservaba reminiscencias, como los distintivos de unidades o el Águila de San Juan en la manga, si bien ya no incluía ni el yugo ni las flechas, al considerarse erróneamente que eran símbolos franquistas (en realidad su origen se remonta a los Reyes Católicos, el Yugo por la "Y" de Ysabel en Castellano Antiguo y las Flechas por la "F" de Fernando).

        Con la promulgación de la Ley Orgánica 2/86 de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, el Cuerpo de Policía Nacional y el Cuerpo Superior de Policía se unifican en el Cuerpo Nacional de Policía, y tiene lugar un nuevo cambio en la uniformidad. Así, del marrón se pasa al azul, si bien para verano se empleaba una camisa blanca grisácea que todavía se conserva hoy en día para algunos actos institucionales, sobre todo en verano. Ese uniforme y el de Gala, que sólo ha variado en la actualidad con respecto al modelo anterior en el escudo del brazo, las divisas y un ribete dorado en la gorra de plato, fueron otros dos de los expuestos, dejándose la parte actual de los uniformes para los compañeros que prestaban servicio custodiando la exposición, y que pertenecían principalmente al Área de Participación de la Comisaría Local de Alcorcón.

        Como en cualquier otra actividad de difusión e historia policial realizada desde la Dirección General, la exposición, que estuvo abierta varias semanas, fue un éxito de visitas y participación, en especial para los más pequeños, aunque la presencia de uniformes históricos atrajo con mucho la atención de los más mayores, en especial quienes vivieron esos períodos de tiempo, algunos de los cuáles se emocionaron al recordad sus años de juventud. Se quiere aprovechar desde la UEO para agradecer a la Comisaría Local de Alcorcón, tanto a su Comisario como al personal del Área de Participación, al Área de Automoción (con la que ya se colabora habitualmente) y a los encargados de la exposición la oportunidad de poder participar en el evento, así como felicitar a los otros compañeros que aportaron su propia uniformidad histórica y con los que esperamos colaborar en actividades futuras.