Cena de Gala del patrón del Cuerpo Nacional de Policía 2014

        Como ya es habitual, en octubre de 2014 tuvo lugar en el Club Deportivo Militar "La Dehesa" una nueva edición de la tradicional Cena de Gala que desde la Unidad de Estrategia y Operaciones se realiza con motivo de la conmemoración de la festividad de los Santos Ángeles Custodios.

            NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos incluidos en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como de las imágenes contenidas en él, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.

        LA FESTIVIDAD DE LOS SANTOS ÁNGELES CUSTODIOS

        Desde tiempos inmemoriales, dos son las figuras que han protegido a la policía gubernativa española. La primera de ellas es la figura de San Juan, heredera de los tiempos de la Santa Hermandad y de los Reyes Católicos, motivo por el cuál, su águila ha formado tradicionalmente parte de la heráldica policial de España, aunque en la actualidad, San Juan se ha convertido en patrón y protector de las Policías Locales.

        En efecto, serían los Santos Ángeles de la Guarda o Santos Ángeles Custodios (representados por las figuras de los arcángeles) quienes finalmente serían los encargados de velar por las almas y por la protección de los defensores de la ley en España, trabajo que comparten con la Virgen del Pilar en el caso de la Guardia Civil.

        Desde el establecimiento de estas figuras protectoras, es costumbre en los diferentes cuerpos celebrar la festividad del día en cuestión, con la realización de Actos Institucionales como comidas, entrega de condecoraciones, reconocimiento a aquellos agentes destacados, etc, convirtiéndose así en día festivo en el calendario laboral policial. En el caso del Cuerpo Nacional de Policía, la fecha designada es el 2 de octubre, que es el día que el calendario designa como de los Santos Ángeles Custodios.

        Sin embargo, las cuestiones logísticas y operativas de una entidad que realiza servicios las 24 horas al día, obligan a que cada Jefatura Superior designe el día apropiado para la celebración de los actos oficiales, a fin de no reducir los efectivos que velan por la seguridad ciudadana en las diferentes ciudades españolas.

        Además, por parte de la Dirección General de la Policía, es tradición que en los últimos días de septiembre se realicen diversas actividades culturales y exhibiciones, que van rotando de año en año de una ciudad a otra, de modo que se dé a conocer a todos los ciudadanos las actividades de su policía, y se permita interactuar con los agentes de una forma más distendida, concluyéndose las actividades con la celebración del Día de la Policía.

        Junto a todo ello, también es costumbre por parte de diversos organismos y entidades, en su mayoría dependientes del Estado, la participación en estas celebraciones, de modo que se fomente el hermanamiento y la cooperación entre las diferentes personas jurídicas que colaboran en el desarrollo del bienestar social.

        Es dentro de ese marco precisamente en el que se realizan las actividades realizadas por parte de la Unidad de Estrategia y Operaciones, que con el paso del tiempo ha colaborado en diversas actividades divulgativas con el propio Cuerpo Nacional de Policía.

        Además, al estar encuadrada dentro de la Federación Española de Ligas Navales (FELAN), entidad que colabora y depende de la Dirección General de Protección Civil en la rama de Salvamento Marítimo y Acuático, se aprovecha la circunstancia para rendir homenaje a personas de dentro y de fuera de las instituciones cuya labor haya tenido actuaciones destacadas en el desempeño de sus funciones o que hayan redundado en aumentar el prestigio de los cuerpos policiales, ya sean militares o civiles, así como de las Fuerzas Armadas.

        

        De hecho, los orígenes de la Cena realizada desde hace años desde la UEO tiene su origen en el reconocimiento del Inspector Jefe don Enrique Maqueda, un verdadero héroe de la historia policial española, que destacó por haber evitado una masacre en el atentado de la banda terrorista ETA en el Corte Inglés de la madrileña plaza de Callao. Ello, unido a que gran parte de los componentes de nuestra entidad pertenecen a los cuerpos policiales españoles, y en especial al Cuerpo Nacional de Policía, hace que la fecha de los Santos Ángeles Custodios tenga una especial importancia en el círculo mencionado.

        LA CENA DE GALA DE 2014

        Como en anteriores ocasiones, el Acto empezó con la entrada solemne de la Bandera Nacional, que fue portada y escoltada, según la ya tradición, por miembros del Cuerpo Nacional de Policía, mientras sonaban los acordes de la Marcha Real, himno de España, y todos los asistentes la recibían en pie y en un respetuoso silencio.

        A continuación, también según la costumbre, se guardó un minuto de silencio en honor y recuerdo a todos aquellos compañeros que, a lo largo de los siglos, han velado por la seguridad pública y por el bienestar de sus conciudadanos, con el sacrificio de sus propias vidas cuando la necesidad lo ha exigido, siendo uno de los momentos más emotivos, por cuestiones evidentes, de la velada.

        Tras el homenaje a los caídos y la oración por sus almas, a continuación el responsable de la Unidad de Estrategia y Operaciones se dirigió a los presentes, en una breve alocución en la que se refirió a la constancia y a las motivaciones que lleva a quienes eligen el servicio de las armas a superar las dificultades, así como a la defensa de los valores patrios, en todos sus aspectos, tanto sociales como institucionales, que defienden con su día a día los que aportan cuanto pueden de su talento a la sociedad en la que viven.

        En ese punto, también se aprovechó para rendir homenaje a algunos de los invitados, al primero de los cuáles, miembro de la Escala de Subinspección del Cuerpo Nacional de Policía, se le había concedido en el año en curso el ingreso en la Orden al Mérito Policial, con Distintivo Blanco, por su larga labor tras muchos años de servicio en las Unidades de Prevención y Reacción, en la que la acumulación de brillantes intervenciones hizo que se le concediera ya en su actual destino, y es que uno de los problemas de la concesión de recompensas es que se conceden a posteriori, no en el momento concreto de ser merecidas, a fin de ser entregadas en un mismo Acto.

        Por su parte, el segundo de los reconocimientos le fue concedido a un miembro de las Fuerzas Armadas, perteneciente a la Reserva Voluntaria con el empleo de Alférez, que como muchos otros voluntarios dedica su tiempo y sus esfuerzos al servicio de las armas y de la seguridad en favor de sus conciudadanos.

        Realizados los referidos homenajes, se pasó a la cena propiamente dicha, donde los asistentes pudieron departir en un ambiente relajado sobre diversos temas relacionados con la profesión, e intercambiar impresiones con compañeros de otros cuerpos y entidades, como Fuerzas Armadas y Protección Civil, y sus familiares, permitiendo así una interacción entre compañeros y simpatizantes, y retirándose finalmente pasada la media noche.