Cena de Gala del Patrón del Cuerpo Nacional de Policía, 2011

        El pasado 24 de septiembre de 2011 tuvo lugar en el madrileño restaurante "La Dorada" una nueva edición de la celebración del Día de los Santos Ángeles Custodios, Patrón del Cuerpo Nacional de Policía, en la que participaron representantes de diversas entidades del ámbito cultural, militar y policial.

        NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos expuestos en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como en las imágenes contenidas en el mismo, sin la autorización expresa de la administración del presente espacio web.

        INTRODUCCIÓN

        Desde tiempos inmemoriales, los Santos Ángeles Custodios (también llamados Ángeles de la Guarda) han sido los protectores de aquellos elegidos por la sociedad para defender la ley y el orden a través del uniforme azul del Cuerpo Nacional de Policía y sus entidades predecesoras, igual que la Virgen del Pilar es la protectora de la Guardia Civil, o San Juan es el patrón de las Policías Locales.

        Es tradición en las instituciones policiales de los distintos Cuerpos que en la señalada fecha de celebración de sus respectivos patrones, se aproveche para realizar diferentes eventos que sirvan, por un lado, para estrechar lazos entre los miembros de los referidos cuerpos y aquellos estamentos sociales que favorecen la acción policial, así como con la propia ciudadanía, y por otro, para rendir homenaje a aquéllos miembros de las instituciones que hayan destacado en el cumplimiento de su deber.

        Por desgracia, las circunstancias que implican las labores policiales, muchas veces imponen la imposibilidad de reunirse, ya que cada una de las Jefaturas Superiores (órganos territoriales en los que se divide la policía) organiza su propia celebración, coincidiendo con el día e imposibilitando así que en tan señalada fecha se puedan reunir los policías de distintos territorios, lo que terminó derivando en una versión más modesta del tradicional evento.

        En el caso concreto de la celebración que tuvo lugar en 2011, se eligió como punto para el evento el Restaurante "La Dorada", que fue seleccionado por ser el lugar disponible que mejores condiciones reunía, tanto de comodidad, como de seguridad, ya que la celebración de cualquier evento de estas características obliga a adoptar las adecuadas medidas de autoprotección.

        La distribución que tiene el referido restaurante, en compartimentos separados, favorece las condiciones para poder realizar eventos y reuniones, ya que los salones son independientes entre si, de modo que con una reserva previa se puede contar con la adecuada intimidad y al mismo tiempo no molestar a otros posibles comensales. La elección del lugar fue recomendación de personal de las Cortes Generales, ya que era conocido por los mismos, y tras comprobar que reunía los requisitos antes mencionados, se optó por dicha recomendación.

        EL DESARROLLO

        Tal y como ya es tradición, el evento dio comienzo con la entrada solemne de la Enseña Nacional, que fue portada y escoltada por una representación de miembros del Cuerpo Nacional de Policía, con los acordes de la Marcha Real, hasta colocarse en un lugar preferente en el Salón, a fin de que presidiera el evento, mientras el resto de asistentes, en pie, guardaban un respetuoso silencio, hasta que concluyó el himno y la representación rompió filas, para ocupar su lugar.

        A continuación, de nuevo en pie, se guardó un respetuoso minuto de silencio, en el que todos los asistentes, tanto de los institutos armados como de la sociedad civil, rindieron un emotivo homenaje a todos aquellos policías que a lo largo de los siglos que tiene la historia policial española dieron su vida en el cumplimiento de su deber, defendiendo a la sociedad que les había elegido para protegerla.

     

        Seguidamente, el Presidente de la Unidad de Estrategia y Operaciones se dirigió a los asistentes para destacar la fundamental labor de las instituciones policiales en las sociedades democráticas modernas, y en la importancia del año en el que se encontraban, en el que se cumplía el 25º aniversario desde la promulgación de la Ley Orgánica 2/86 de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, por el que veía la luz el Cuerpo Nacional de Policía, cumpliendo así su primer cuarto de siglo.

        A lo largo de la disertación, se aprovechó la circunstancia para homenajear por parte de los asistentes y por la entidad anfitriona a dos de los invitados al evento, el primero de los cuáles fue un componente del Cuerpo, al que se le reconoció su excepcional valentía y rapidez de decisión en una intervención fuera de servicio, que afortunadamente terminó felizmente y con la felicitación de las autoridades locales y de la Guardia Civil.

        Es una costumbre ya asentada en esta celebración no sólo destacar los méritos policiales que se hayan producido en el año en curso, sino también aquellos en el orden social que repercutan favorablemente en el conjunto de la ciudadanía. En el caso del segundo de los homenajeados, sirvió al mismo tiempo como forma de felicitación de la Unidad de Estrategia y Operaciones y de muchos de los asistentes, la entrega de una placa en la que se reconocía el mérito al Doctor Alonso por el inicio de su vida profesional, con la apertura de su personal proyecto sanitario, al que todos los invitados desearon suerte en su andadura.

        Finalmente, tras un largo aplauso al que fueron sometidos los dos homenajeados en el año 2011, se finalizó el discurso inaugural destacando lo fundamental en una sociedad que quiera llegar a buen puerto de la existencia de personas como  las dos a las que se les rendía tributo, y que son un ejemplo con su esfuerzo y dedicación por el prójimo de todos los valores que diferencian a la gente excepcional y de buena voluntad del resto.

        El discurso terminó cuando de nuevo se pidió a los invitados que por última vez se pusieran en pie, para unirse a los tradicionales "¡Vivas!", y que fueron acompañados con entusiasmo por todos los asistentes (¡Viva España! ¡Viva el Cuerpo Nacional de Policía! ¡Viva el Rey!), terminando con un fuerte y largo aplauso, tras el cuál se pasó a la cena propiamente dicha.

        De entre personalidades asistentes, además de miembros del Cuerpo Nacional de Policía, se contó con la presencia de personal de las Cortes Generales, incluido un Letrado y una de las Directoras del Archivo del Congreso de los Diputados, así como con representantes militares, tanto del Cuerpo de Ingenieros Politécnicos, como de la Brigada Paracaidista, entre los que se incluyó el Director del Museo de la propia Brigada.

        Además, fieles a la cita como en años anteriores, se contó con la presencia de una representación de varias asociaciones y entidades civiles, de la que destacó la Delegación de los Mares de Castilla de la Real Liga Naval Española, así como el Presidente de la Asociación de modelistas de la propia Liga

        Posteriormente a la cena, los asistentes pudieron departir sobre diversos temas de actualidad y comentar la reflexión sobre la fecha del año en curso y ese mencionado 25º aniversario, tema que además destacó especialmente por coincidir con la última publicación literaria de la UEO, que versaba sobre esa materia, y que incluía una relación histórica de los cuerpos que desde la Santa Hermandad, con los Reyes Católicos, han precedido al actual Cuerpo Nacional de Policía, incluyendo el Cuerpo de Seguridad, con la famosa Guardia de Asalto, la Policía Armada o el Cuerpo de Policía Nacional, con sus versiones civiles y de paisano, adaptándose a las diferentes sociedades a lo largo de muy distintos tiempos.