El Cuerpo de Policía Nacional

        La llegada de la democracia al Reino de España, con la aprobación de la Constitución de 1978, supuso la necesidad de realizar un cambio conceptual de la policía española, que rompiera con la imagen del Régimen Franquista. Así, se disolvió la Policía Armada, pasando a denominarse Cuerpo de Policía Nacional, y cambiando la coloración del uniforme del gris al marrón, si bien mantuvo su carácter militar, mientras que el Cuerpo General pasaba a ser el Cuerpo Superior de Policía.