Do Broni 2017

        El pasado mes de septiembre de 2017 tuvo lugar en Madrid, junto al Centro Comercial La Vaguada, el ya tradicional evento de reconstrucción histórica "Do Broni", organizado por la Asociación Histórico-Cultural "Poland First to Fight", especializada, como no podía ser de otro modo, en la historia militar de Polonia y más concretamente en la participación de esta en la Segunda Guerra Mundial, tanto como nación independiente como cooperando con los ejércitos aliados.

            NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos incluidos en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como de las imágenes contenidas en él, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.

        LOS EVENTOS "DO BRONI"

        Desde hace ya varios años, el evento "Do Broni", organizado por la Asociación Histórico Cultural "Poland First to Fight", se ha consolidado como uno de los pocos (o el único) eventos de reconstrucción histórica que se realizan en la propia ciudad de Madrid.

        Contando con la colaboración de la Embajada de Polonia, las actividades de esta asociación están enfocados a resaltar y homenajear la labor de los combatientes polacos durante la II Guerra Mundial, ya sea durante su lucha en los primeros tiempos de la guerra, o con la recreación de su posterior participación como parte de los ejércitos aliados, en los que se integraron para continuar combatiendo contra las fuerzas del III Reich.

        Sin embargo, y aunque en otros eventos podemos contemplar a este grupo de recreación vestidos con los uniformes de otros ejércitos (pero con los distintivos polacos, tal y como se portaban, dando la seña de identidad a los soldados, que nunca dejaron de reivindicar su causa, la liberación de su patria), por motivos evidentes los eventos de Do Broni suelen centrarse en la participación de los combatientes polacos luchando en su propio suelo, con la uniformidad que portaban, y siempre destacando la colaboración de la población civil, destacando así el valor que demostraron los propios ciudadanos.

        Quizás la acción más memorable, y por ello la más tratada por este grupo, de las batallas en las que destacó el valor de los polacos, fue en el Alzamiento de Varsovia, en 1944, en el que la resistencia, organizada y unida a los restos del ejército, se unió a la población civil de la ciudad, en un intento por alzarse contra la ocupación alemana, y sobre todo con el objetivo de reivindicar su independencia antes de que llegaran las tropas soviéticas.

        Sin embargo, las actividades que se llevan a cabo todos los años en el evento "Do Broni" van más allá de la mera recreación militar, ya que desde esta asociación se procura destacar el toque humano de la guerra, intercalando acciones cotidianas de la vida en el frente, como el envío de mensajeros, la colaboración con la población civil, costumbres sociales del momento (como por ejemplo una boda entre los jóvenes combatientes), el cuidado de los heridos, etc. Además, sus actividades siempre van acompañadas de conferencias sobre cultura, campañas, personalidades de la época o uniformidad del ejército polaco, así como con la contribución de la asociación "Krakus", que suelen colaborar con vestimenta tradicional y con la aportación de su coro, así como con la oferta gastronómica de comida típica de aquél país.

        LAS ASOCIACIONES PARTICIPANTES

        Junto a la organización de la Asociación Histórico Cultural "Poland First to Fight", que obviamente aporta el grueso de los combatientes y participantes que representan a Polonia, y la ya mencionada asociación "Krakus", otros grupos de reconstrucción histórica suelen estar presentes en los eventos de Do Broni, ya sea como colaboradores, o como participantes en las acciones recreadas. Destaca en ese sentido, en el habitual papel de "los malos" (ya que una de las fases de la reconstrucción es la represión alemana por parte de unidades de las SS), la participación ya tradicional de la "División SS Nordland", que todos los años acuden con un contingente que haga frente a los insurgentes polacos, tanto si se recrea el alzamiento de Varsovia como si se reproducen algunas de las primeras acciones de la guerra, vistiendo los uniformes correspondientes a cada período.

     

        Junto a las mencionadas asociaciones, que tradicionalmente constituyen el "núcleo duro" de las recreaciones, también se contó con la presencia testimonial de otros grupos y entidades, que acudieron tanto a hacer presencia como a dar apoyo al evento, destacando algunos representantes de "Octubre Rojo" (que acudieron no obstante con uniformidad alemana, ya que recrean varios ejércitos), o la Asociación de Recreaciones Históricas (ARHAS) Alfonso X El Sabio, proveniente de Ciudad Real, cuyo presidente acudió vistiendo la uniformidad francesa durante el período en que los galos sirvieron integrados en el US Army, mezclándose las uniformidades. También inevitablemente acudió al evento representación de la Unidad de Estrategia y Operaciones, con la uniformidad propia de la entidad, así como diversos recreadores a nivel particular.

        LOS ACTOS

        Las actividades se iniciaron con la llegada de las autoridades, ante las que se formó por parte de los grupos, para dar paso a un sentido homenaje a los caídos durante la conflagración, incluyendo un minuto de silencio, y estando presidido el acto por las banderas de Polonia y del Reino de España. La embajadora de Polonia se dirigió a los presentes en un breve discurso, en el que se reconoció la gran labor llevada a cabo por la Asociación Histórico Cultural "Poland First To Fight", para a continuación romper filas y preparar la recreación en si.

        Una serie de problemas administrativos impidieron que estuvieran presentes armas de fuego durante la recreación, por lo que los organizadores optaron por encauzar el evento a escenas cotidianas de la vida de los combatientes en el frente, haciendo hincapié en la labor humanitaria y en las actividades de hospitales de campaña, así como en la evacuación de los heridos de la línea del frente y la colaboración con la población civil en el levantamiento, una colaboración que posteriormente le saldría cara a los habitantes de Varsovia. La intervención alemana consistió en representar la ocupación del territorio y la captura de los prisioneros, obviándose así los combates y aprovechando para dar un enfoque diferente a la recreación histórica.

        Como en anteriores ocasiones, las actividades se complementaron con una serie de conferencias, a las que se añadieron paneles informativos sobre la actuación de los soldados polacos en su participación en la lucha contra los alemanes, ya fuera en tierra, mar o aire. Cuando Polonia se rindió y el gobierno se exilió a Londres, muchos de los soldados polacos escaparon para unirse a las filas de los aliados, principalmente en el ejército británico. Además, grupos de pilotos y hasta algunos destructores de la flota lograron unirse a los luchadores contra la Alemania de Hitler en Gran Bretaña.

        Además, a través de la Asociación "Krakus" se realizó la tradicional oferta gastronómica, así como la venta de refrescos para el público asistente, vistiendo también trajes típicos de la cultura polaca.

        Todo ello constituyó, como en anteriores ocasiones, una excepcional oportunidad para los visitantes de conocer la historia militar polaca durante la Segunda Guerra Mundial, así como una parte de la cultura del país, aprovechándose también la ocasión para homenajear a los mencionados combatientes y al sacrificio de los habitantes de Varsovia, que sufrieron la ocupación nazi y las represalias del levantamiento, para ser traicionados por los soviéticos y sufrir tras la guerra una segunda ocupación de una dictadura, esta vez comunista, al terminar la guerra. Una vez más, gracias a la labor de la Asociación Histórico-Cultural "Poland First To Fight", estas acciones permanecen en el recuerdo y no han caído en el olvido...