Evento "Do Broni 2018"

        El pasado mes de septiembre tuvo en lugar en Madrid, junto al Centro Comercial La Vaguada, una nueva edición del ya tradicional evento "Do Broni", organizado por la Asociación Histórico Cultural "Poland First To Fight" en colaboración con la Embajada de Polonia y la Asociación "Krakus", en una emotiva jornada muy especial para los ciudadanos de aquél país, ya que se cumple el centenario de la independencia de Polonia, por lo que el evento tuvo una marcada significación para todos sus participantes.

            NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos incluidos en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como de las imágenes contenidas en él, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.

        POLONIA EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

        De todos es sabidos que el estallido oficial de la Segunda Guerra Mundial se produce en septiembre de 1939, cuando las tropas alemanas invaden Polonia, teniendo lugar la primera batalla del conflicto en Westerplatte. Sin embargo, no es tan conocida la labor que realizó el ejército polaco a lo largo de la guerra, integrado en ejércitos de otras naciones.

        En efecto, una gran parte de los soldados polacos lograron escapar de la ocupación germana de su país, exiliándose para poder seguir combatiendo contra los alemanes en los ejércitos de otras naciones, destacando su participación especialmente en las fuerzas de la Commonwealth y en el Ejército Rojo.

        Dentro de esa integración, combatientes polacos participaron con uniformidad británica (pero con sus propios distintivos) en la Batalla de Inglaterra, en Tobruk, en Montecassino, en la liberación de Francia y en Arnhem..., y en el Frente del Este, donde fueron equipados con material soviético. Y, por supuesto, la propia resistencia polaca, que creó un ejército dentro del estado ocupado que se sublevaría en 1944 en la Batalla de Varsovia. Una espectacular colaboración en sangre y sacrificio en el esfuerzo que primero Europa, y después el mundo entero, hicieron por derrotar a las fuerzas del Eje, que finalmente no fue recompensado, pues Polonia no recuperó su independencia tras la finalización del conflicto, siendo ocupada por la URSS.

        El ejército polaco al estallar la Segunda Guerra Mundial era uno de los mayores del mundo, pero no podía compararse a la suma de fuerzas a las que se vio obligado a enfrentarse al ser invadido primero por Alemania y después por la Unión Soviética. En especial, destacaba su escaso número de aviones y una Marina que tenía grandes proyectos futuros, pero que no pudieron llevarse a cabo al estallar la guerra en 1939.

        En lo que respecta al ejército de tierra, el adiestramiento y la moral de los soldados era buena, pero contaban con pocos medios acorazados en una época en la que la doctrina estaba cambiando. Sus fuerzas incluían un fuerte contingente de caballería que, contrariamente a lo que se piensa, nunca cargó contra los carros alemanes, sino que actuaba como infantería montada, desplazándose montados a la zona de combate y desmontando entonces, pudiendo atacar así puntos en la retaguardia o flancos enemigos sin necesidad de usar carreteras ni de consumir combustible.

        También se contaban con varios trenes blindados, algunos de los cuáles se habían creado específicamente como tal, y otros se habían fabricando utilizando carros Renault Ft 17, con cañones de 37 milímetros, calibre que también era el usado por los cañones anticarro de la época. Aunque efectivos en las zonas ferroviarias, ello obligaba a intentar buscar combates cerca de las mismas, lo que no siempre era posible, por lo que sólo pudieron emplearse contra las tropas en acciones puntuales.

        Otro de los problemas a los que se enfrentaba el Alto Mando del Ejército Polaco era la enorme extensión de territorio a controlar, y en especial a la dificultad geográfica que implicaba el llamado "Corredor Polaco", que era la salida del país al mar, pero que cortaba en dos a Alemania, a fin de poder permitir una salida al Báltico a través de la ciudad de Danzing. La existencia de dicho Corredor era considerado por los alemanes como una ofensa, un objetivo no sólo estratégico sino moral, que debía ser conquistado rápidamente.

     

        Con todas estas dificultades, conscientes de que estando en medio de dos enemigos de inmenso potencial, los gobiernos polacos habían decidido jugar su futuro a la colaboración diplomática, firmando una serie de tratados y acuerdos, entre los que destacaba el de defensa mutua, por el que Francia, Reino Unido y Polonia se comprometían a declarar la guerra a cualquier país que invadiera a cualquiera de los signatarios del Tratado. Esta política de bloques, muy del momento, sería una de las causas de que la guerra se convirtiera en mundial, ya que Hitler y Mussolini tenían acuerdos similares.

        LA ASOCIACIÓN "POLAND FIRST TO FIGHT"

        La Asociación Histórico Cultura "Poland First To Fight" es una entidad formada por un grupo de amigos, tanto españoles como polacos, apasionados de la historia militar y en especial de las gestas de las tropas de aquél país, que se dedican a la difusión de la cultura castrense, sobre todo en el período de la Segunda Guerra Mundial, de los polacos en dicho conflicto.

        Dada su implicación en difundir la cultura y la historia de Polonia, colaboran activamente en diversos actos institucionales con la Embajada de aquél país en España, incluyendo homenajes, misas, conferencias, etc, y, por supuesto, recreación histórica, realizando así una función global que convierte al grupo en un verdadero ente cultural relacionado con las tradiciones polacas, más allá del evento mismo de "Do Broni".

        Por ello, en las actividades realizadas por parte de "Poland First To Fight" es normal encontrar elementos complementarios a la mera recreación, como es la gastronomía polaca, la música tradicional a través de la Asociación "Krakus", la difusión a través de paneles informativos de la participación en la Segunda Guerra Mundial de las tropas de Varsovia, o la realización de conferencias sobre uniformidad y organización del ejército polaco, tanto en los orígenes del conflicto como cuando fueron integrados en las contingentes de la Commonwealth.

        EL EVENTO "DO BRONI"

        El evento principal de recreación histórica que realiza la Asociación Histórico-Cultural "Poland First to Fight" es el "Do Broni", que todos los años tiene lugar en el mes de septiembre en Madrid, en las cercanías del Centro Comercial La Vaguada, y que tras varios años se ha convertido en una fecha tradicional en el calendario de las recreaciones, ya que, aunque la temática es muy específica, lo cierto es que hace de punto de encuentro para los aficionados.

        "Do Broni" suele tener la duración de un sólo día, en el que las actividades se dividen en mañana y tarde, con una serie de conferencias y jornadas gastronómicas que se realizan al medio día, aprovechando las instalaciones cercanas del Ayuntamiento de Madrid.

        Normalmente, las batallas suelen referirse a los dos principales períodos de lucha polacos en suelo patrio, esto es, la invasión de 1939 por la mañana, y la sublevación de la población de Varsovia contra la ocupación alemana en 1944 por la tarde, de modo que se permita a los asistentes poder observar el comportamiento de las tropas y sus uniformes en batalla de forma organizada al principio de la guerra, y luego como parte de un ejército ciudadano en las postrimerías de la misma. En alguna ocasión se ha reconstruido alguna de las acciones contra los otros invasores de Polonia, la Unión Soviética, pero suele ser algo excepcional.

        Además, de entre todas las actividades que se realizan en los diferentes eventos "Do Broni", es costumbre por parte del grupo realizar un emotivo homenaje a los caídos polacos a lo largo del conflicto en defensa de su patria, al que suelen asistir autoridades de la Embajada de Polonia, que en ocasiones incluyen al Agregado Militar de la misma o a la propia Embajadora, entusiasta colaboradora de la Asociación, a la que da amparo y respaldo a su labor de difusión de la historia militar de dicho país. También, dado que muchos componentes de la entidad son españoles, se suele incluir en el acto el Himno Español (Marcha Real), además de, por supuesto, el de Polonia, destacando así el hermanamiento entre las dos naciones que existe en la Asociación.

     

        También en dichos actos se realiza una parada militar que incluye a las tropas germanas, papel que suele realizar normalmente la Asociación "División SS Nordland", en el que los dos bandos suelen rendirse honores, para demostrar al público que la recreación histórica es simplemente eso, estudio de la historia, sin ideologías, y que el hecho de vestir un uniforme no tiene por qué significar necesariamente que se compartan las ideas del mismo, igual que a nadie se le ocurre pensar que un actor de cine simpatiza con unas ideas por interpretar un papel en una película.

        DO BRONI 2018

        El "Do Broni" de 2018 tuvo una especial significación tanto para los miembros de la Asociación Histórico-Cultural "Poland First To Fight" como para toda Polonia en general, ya que es el año en que se cumple el centenario de su independencia, por lo que la fecha reviste una gran importancia para todos ellos. Por eso, se buscó darle un mayor esfuerzo, de modo que sirviera como parte de las celebraciones por tan marcada fecha, y a tal efecto la Asociación procuró una mayor participación de asociaciones, acudiendo a la cita, entre otras, Imperial Service y la Unidad de Estrategia y Operaciones, que vistieron uniformidad británica, representando así con el campamento de la UEO esa acogida que tuvieron los exiliados polacos que continuaron luchando contra Alemania, integrados en el Commonwealth, y a las órdenes del gobierno en el exilio, que también pasó a ubicarse en Londres.

        Los actos se iniciaron por la mañana, con una alocución realizada por don Alberto Gómez Trujillo, Presidente de la Asociación Histórico-Cultural "Poland First To Fight", en la que ensalzó los valores patrios de la actual Polonia, rindiendo homenaje a los caídos por su patria en las guerras pasadas, y haciendo mención a las diferentes campañas de la Segunda Guerra Mundial en la que participaron soldados polacos. A continuación, los dos bandos, alemán y polaco, formaron respetuosamente, acompañados del resto de recreadores y público mientras sonaba su himno, al que se unieron salvas de fusilería en honor a los caídos.

        Ante la embajadora de Polonia y el Agregado Militar de la Embajada, una respetuosa comitiva portó ante un improvisado altar con la bandera una corona de flores, que fue depositado en medio del emotivo silencio del público, para a continuación ceder la palabra a la representante diplomática, que agradeció los esfuerzos de la Asociación "Poland First To Fight", a la Asociación "Krakus" y al propio Presidente, don Alberto Gómez Trujillo, por sus esfuerzos de difusión de la cultura y la nación polaca en España, ensalzando su labor y pasando a continuación a destacar la complicada situación sufrida a lo largo del último siglo por Polonia, que ha logrado salir de muchas complicaciones y convertirse en un estado ejemplar dentro de la Comunidad Internacional y de la Unión Europea.

        A continuación, y una vez realizados los Actos Conmemorativos, comenzó la primera de las recreaciones, que representaba una acción fronteriza en la que las fuerzas polacas trataban de detener la acometida germana, protegiendo al mismo tiempo la retirada del personal civil. Los combates incluyeron simulaciones de ataques aéreos y bombardeos enemigos, así como varias acometidas germanas rechazadas por los defensores, hasta que finalmente la noticia de que el frente había sido superado por otros puntos obligaba a la rendición, suicidándose el oficial polaco al mando, ya que en su arenga a sus tropas había dicho a sus hombres que mientras él siguiera con vida, las tropas alemanas no cruzarían su posición. Es este detalle concreto una escena verídica con la que se quiso rendir homenaje a la oficialidad polaca en la II Guerra Mundial.

        El descanso del mediodía incluyó una parada para comer, en la que se ofreció un puesto con comida tradicional polaca, así como postres propios del país, aprovechándose también la parada para confraternizar entre los recreadores de las diferentes asociaciones. Por desgracia, las instalaciones del Ayuntamiento no estaban disponibles este año, por lo que el ciclo de conferencias hubo de suspenderse, aunque sí estuvieron desplegados los ya clásicos paneles informativos sobre la historia militar de Polonia en la II Guerra Mundial que la asociación despliega en sus eventos.

     

        En lo que respecta a las actividades de la tarde, la primera de las mismas se inició con un concierto de música tradicional, a cargo de la Asociación "Krakus", que colabora activamente con la "Poland First To Fight", y que incluyó diversas corales y nostálgicas canciones de época, que permitieron evocar los tiempos pasados que se recreaban, pero cuyos valores persisten al paso del tiempo. A continuación se llevó a cabo la segunda de las batallas, que contó con una afluencia mayor de público, en especial por la circunstancia de que el tiempo acompañó durante toda la jornada, invitando a los curiosos a pasear y encontrarse con el evento.

        LA COLABORACIÓN DE LA U.E.O.

        Por parte de la Unidad de Estrategia y Operaciones, dado que la temática específica del evento no se trata en nuestro colectivo, se decidió colaborar aportando simplemente un campamento estático que completara los escenarios preparados para las batallas por el grupo anfitrión, siendo la contribución de recreadores mínima.

        Buscando que tuviera un mínimo de relación con la temática de Polonia en la II Guerra Mundial, y ante la circunstancia de que algunos miembros de la Asociación Imperial Service pensaban acudir vistiendo uniforme británico, se decidió montar un puesto de mando de la Commonwealth, de modo que permitiera contar a los visitantes la integración de los soldados polacos que lograron escapar en las tropas británicas, a fin de continuar la lucha contra la Alemania de Hitler, siempre a las órdenes del gobierno en el exilio, que estableció su sede en Londres.

        Además, junto al campamento, también se colaboró a nivel organizativo, aprovechando la circunstancia de que no se participaba en las batallas, pasando a hacerse cargo del sonido y los efectos especiales de combate por un lado y del relato de las diferentes acciones que tenían lugar en las recreaciones por otro. En ese sentido, como ya es costumbre en sus eventos, la organización de las batallas estaba pensada en una serie de escenas interconectadas entre sí, que relatara diferentes secuencias a modo de capítulos.

        Estas escenas relataban vivencias de los soldados en el frente, participación de la población civil, envíos de correos por parte de niños, o la rendición al recibir las órdenes del mando, entre muchas otras, de modo que se daba un toque humano a la recreación, ofreciendo así diferentes perspectivas de la lucha por Polonia.

        Finalmente, una vez terminada la jornada, por parte de la Asociación Histórico-Cultural "Poland First To Fight" se hizo entrega a la Unidad de Estrategia y Operaciones de uno de los ejemplares de difusión sobre la cultura, tradiciones e historia, tanto militar como civil, que las autoridades polacas han creado para dar a conocer al mundo su país, en agradecimiento por la asistencia de la UEO a los diferentes eventos llevados a cabo por el grupo recreador, circunstancia que se aprovecha para agradecer desde aquí.

        Como colofón final, destacaremos la constante y desinteresada labor realizada por este grupo, que además siempre tiene las puertas abiertas a recibir a todos aquellos que quieran colaborar con ellos, y cuyo trabajo, afortunadamente, se ve recompensado por las autoridades polacas, demostrando que, de vez en cuando, sí que las cosas funcionan como deben y hay algo de justicia en el mundo. Por todo ello, no podemos dejar de agradecer su calurosa acogida siempre que coincidimos en un evento con ellos, y desear lo mejor en sus futuros proyectos, en los que siempre que la agenda lo permita estaremos para ayudarles en lo que necesiten.