Evento Brunete 2018

        El pasado fin de semana del 15, 16 y 17 de junio tuvo lugar en la madrileña localidad de Brunete la XII Edición del evento Codex Bélix "Revive la Historia... ¡De Cine!", en el que la Unidad de Estrategia y Operaciones colaboró en la gestión y organización del mismo, llevando además el peso de varias de las recreaciones que tuvieron lugar, y en especial la realizada sobre guerras coloniales, un campo hasta ahora no llevado a cabo en la reconstrucción histórica española.

            NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos incluidos en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como de las imágenes contenidas en él, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web. Algunas de las fotografías utilizadas para la realización de la siguiente crónica son propias de la UEO, y otras han sido realizadas por público que asistió al evento, a quienes se les desea agradecer su labor para plasmar los diferentes momentos del mismo.

        LOS EVENTOS DE CODEX BÉLIX

        Desde hace ya muchos años, la Asociación de Recreación Histórica "Codex Bélix" realiza por todo el territorio nacional sus eventos multiépoca "Revive la Historia... ¡De Cine!", siendo un referente en especial por el tamaño de los mismos, que atraen a cientos de recreadores, decenas de vehículos históricos y miles de visitantes.

        Actuando siempre en grandes poblaciones o en lugares emblemáticos, los eventos de Codex Bélix siempre cuentan con la colaboración del Ministerio de Defensa, así como con la de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, realizando una labor de difusión del mundo militar y policial a la ciudadanía.

        Desde hace ya dos años, la Unidad de Estrategia y Operaciones colabora con las actividades de "Codex Bélix", aportando gestión y recursos, en especial en el aspecto cultural y logístico, complementando así los eventos con la realización de exposiciones y añadiendo estudios históricos a las actividades recreadas. Así, la UEO ya ha participado en los eventos de Navalcarnero, dos veces en Murcia, Benidorm y, en esta ocasión, Brunete. En ese sentido, la proximidad de la localidad donde se realizaría el primer evento de 2018 a la sede central de la UEO permitió un despliegue de recursos y personal nunca antes realizado hasta la fecha por la Unidad de Estrategia y Operaciones en el mundo de la recreación, con las dificultades que ello comporta.

        Una de las principales características de los eventos de Codex Bélix es el concepto de multiépoca, ya que permite al visitante recorrer la historia a lo largo de campamentos y actividades que abarcan desde la antigua Roma hasta la actualidad, esta última parte cubierta por las Fuerzas Armadas.

        LOS CAMPAMENTOS

        La zona de campamentos militares de época se colocó en el área llamado "Prado Nuevo", junto a las calles Airbus y Autogiro por una parte y por la carretera M-600 por la otra, montándose un campo de batalla junto a los mismos, donde tendrían lugar una parte de las actividades. La disponibilidad del terreno marcó la disposición tanto de campamentos como de stands de venta, área de restauración y despliegue de las Fuerzas Armadas y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, así como, por supuesto, la zona de organización.

        Como en anteriores ocasiones, los campamentos se organizaron por zonas, cada una de las cuáles abarcaba a los grupos de recreación de las diferentes épocas. Así, como más antiguo, existían zonas de la legión romana, con áreas de tiro con arco para el público y diversas actividades, y un campamento de la Edad Media, que incluía varias tiendas y hasta un puesto de artesano.

        Como representación de la Edad Moderna, estaba presente un grupo de recreación que representaba a los clanes de las Highland, que lucharon contra los ingleses por la independencia de Escocia, hasta que fueron derrotados definitivamente en la Batalla de Culloden, a mediados del siglo XVIII, marcando así la última de las posibilidades del retorno del rey Jacobo, el último de los Estuardo, y asegurando así el reinado de la Casa Hannover, que permanecería así en el trono para el resto de la historia británica.

     

        Por su parte, en el período napoleónico, un pequeño grupo de recreadores realizó una serie de demostraciones sobre formación, técnicas de combate, estandartes y demás. Siguiendo en la línea temporal, el siglo XIX continuaba con el ya tradicional campamento de la Confederación del grupo de recreación de San Vicente, quienes desarrollarían un importante papel dos de las recreaciones que tendrían lugar el sábado por la mañana, tanto en la de temática colonial como, evidentemente, en la de la Guerra de Secesión, que cubriría la campaña de Atlanta.

        El siguiente salto histórico en los campamentos abarcaba la zona de la Rebelión de los Boxers en 1900, con representación de tropas rusas, alemanas, británicas, francesas y norteamericanas. En ese sentido, se agruparon también en este campamento las tropas de la Unión de la Guerra de Secesión, ya que de ese modo interactuaban las tropas azules de distintos períodos. Aunque este campamento fue a cargo de la UEO, se permitió que otros grupos de recreación que cubrían el siglo XIX lo utilizaran, para de ese modo darle mayor vistosidad y sumar recursos. Sea como fuere, se tratará en mayor detalle cuando se describa la aportación de la Unidad de Estrategia y Operaciones en el evento.

        Como en anteriores ediciones, el elemento principal del evento de Codex Bélix lo constituía la II Guerra Mundial, y de esa temática eran los principales campamentos y despliegues. La distribución se llevó a cabo por bandos, primeramente la zona alemana y a continuación la aliada, estando entremezclados entre ellos los vehículos históricos, junto a los campamentos de cada uno de los grupos de recreación.

        En la zona aliada destacó especialmente el despliegue de medios que se llevó a cabo por la Asociación 3º Acorazada "Spearhead", que montó un espectacular campamento norteamericano de aquella división de la II Guerra Mundial, que complementaba el conjunto de vehículos que trajeron al evento, así como a la increíble pieza de artillería de 155 milímetros, que atrajo la atención de los visitantes.

        De entre el elenco de vehículos desplegados de la 3º "Spearhead", la estrella fue sin duda, como en anteriores ocasiones, el carro de combate M-41 Walker, totalmente funcional, que además tuvo un papel fundamental en las batallas recreadas. Aunque el M-41 es un tanque posterior a la II Guerra Mundial, heredero del M-24 Chaffee, lo cierto es que ha sido utilizado en innumerables filmes bélicos para representar a los carros de la época, y dado que el nombre de los eventos de Codex Bélix es "Revive la Historia... ¡De Cine!", se permite esa pequeña licencia por ser un elemento icónico en la mente de los aficionados al cine bélico.

        El segundo vehículo en tamaño del evento fue un semioruga M-3 del ejército norteamericano, otro de los iconos de la II Guerra Mundial. Las divisiones acorazadas americanas, al principio de la guerra, estaban diseñadas según la doctrina de ataque, por lo que contaban con dos regimientos de carros y uno de infantería mecanizada. Sin embargo, tras la experiencia adquirida en el Norte de África, y en especial en el Paso de Kasserine, pasaron a contar con un solo regimiento acorazado y otros dos de infantería mecanizada, ya que se comprobó que de lo contrario no eran capaces de conservar las posiciones conquistadas.

        Complementaban el dispositivo de la 3º "Spearhead" otra amalgama de vehículos, incluyendo un camión de mando, con mapas y todo el material utilizado en la época por los oficiales de Estado Mayor, así como un "Command Car", el transporte usado por los mandos en las zonas de operaciones, así como medios de transporte de tropa, como un camión GMC. Este increíble despliegue de medios fue uno de los principales iconos y atractivos del evento de Brunete, ya que permitió a los visitantes una oportunidad única de ver un verdadero parque móvil de época, sin duda el mayor realizado al menos en España.

     

        Los vehículos norteamericanos de la 3º División Acorazada se complementaban con varios jeeps Willys y camiones de transporte Dodge, que aportaron otros grupos de recreación ataviados como tropas de la 1º División de Infantería US, la llamada "Big Red One", debido a que su emblema era un enorme número 1 en color rojo sobre fondo verde oliva. Destaca especialmente la aportación del grupo venido desde Toledo, con su impresionante Dodge, que además tuvo un papel destacado en las batallas, así como los jeeps Willys que acudieron desde Madrid, algunos de ellos de particulares.

        Además de las tropas norteamericanas, otros grupos también montaron sus propios campamentos, en representación de la amalgama de nacionalidades que participaron en la campaña de Italia. Así, hubo representación de tropas francesas en la figura del grupo de recreación de La Nueve, que aunque tratan el tema de la famosa unidad de exiliados republicanos españoles, también hacen el papel de tropas de la Francia Libre, las cuáles fueron equipadas con material norteamericano.

        La parte de las tropas británicas, en especial en los Comandos, estuvo a cargo del grupo Imperial Service, que está especializado en la historia militar del ejército británico, y que aportaron tanto tropas uniformadas como elementos civiles para representar las luchas partisanas que se alzaron contra la ocupación germana. En ese temática, también la UEO añadió representación tanto a los paracaidistas británicos como al SOE, que colaboraban realizando ataques de retaguardia y sabotajes.

        Finalmente, la parte aliada se completaba con la colaboración de la Asociación Histórico-Cultural "Poland First To Fight", quienes participaron doblemente en el evento, primero con la uniformidad de la Commonwealth que usaron las tropas polacas en la campaña de Italia y en la batalla de Montecassino, y el segundo día del evento con la recreación del Levantamiento de Varsovia contra la ocupación alemana. Además, en su campamento pusieron sus ya tradicionales desplegables informativos sobre la participación de Polonia en la II Guerra Mundial.

        La otra zona de los campamentos de la temática de la II Guerra Mundial la cubrían las tropas germanas, destacando especialmente el hospital de campaña montado por la propia organización de Codex Bélix y el campamento montado por Milites Gloriae. De entre los vehículos germanos, menores en número que los aliados, destacaban un kubbelwaggen y varias motos.

        Finalmente, hubo pequeñas representaciones de otros períodos, como el Movimiento Sufragista de principios de siglo, representados por el grupo Battle Honors, o los Cascos Azules de las Naciones Unidas, recreados por un grupo de recreadores venidos de Castellón y por miembros de la UEO.

        LA COLABORACIÓN INSTITUCIONAL

        Es toda una tradición ya en los eventos de Codex Bélix la participación de las instituciones del Estado, ya sea mediante las Fuerzas Armadas como mediante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, a fin de fomentar la llamada "cultura de defensa", que permita acercar a la ciudadanía a los profesionales encargados de su seguridad.

        Por ello, la costumbre en los eventos "Revive la Historia... ¡De Cine!" es la de no recrear unidades actuales, dejando el papel del siglo XXI en la zona de los campamentos y exposiciones a las unidades participantes de los tres ejércitos que siempre acuden a los eventos, a fin de dar a conocer los equipamientos, procedimientos y uniformes usados por las Fuerzas Armadas.

        En el caso concreto del evento de Brunete, destacó especialmente la colaboración de la Agrupación de Infantería de Marina que en la actualidad ocupa las instalaciones de Arturo Soria, y que cooperaron en tres bloques principales. El primero de ellos, que además sirve para dar a conocer a la unidad, fue la colocación de una oficina móvil de información, que por una parte sirve de acercamiento a la ciudadanía al mundo militar y realiza labores de difusión de la Infantería de Marina, y por el otro hace las veces de oficina de reclutamiento, para todos aquellos civiles interesados en ingresar en la vida castrense que se encuentren en la edad y que reúnan las condiciones para unirse a las Fuerzas Armadas.

     

        El segundo bloque de actividades corrió a cargo de la Unidad de Policía Naval y de Seguridad de Arturo Soria, con el despliegue de varios vehículos, y más concretamente, con la colaboración de la Unidad Canina, que realizó una serie de exhibiciones para el público, con demostraciones de localización de drogas y explosivos que, como siempre entusiasmaron a los más pequeños. Finalmente, la última de las actividades realizadas por la Infantería de Marina fue la realización de un concierto en el pueblo de la Banda de Música, en el kiosko que a tal efecto se encuentra en el parque situado ante la Plaza Mayor.

        Además de la colaboración de Infantería de Marina, en representación del Ejército de Tierra acudió una parte del Regimiento Inmemorial del Rey, con una exposición de uniformes y material histórico usado por la unidad a lo largo del tiempo.

        Finalmente, y como exposición a lo largo del fin de semana, el Área de Automoción del Cuerpo Nacional de Policía desplegó varios de sus espectaculares radiopatrullas para dar a conocer la historia de la institución al público. Como suele hacer habitualmente, se expusieron vehículos que fueran referentes en sus respectivos períodos, siendo el más antiguo un Fiat 1400 de color negro que fue utilizado por el Cuerpo General de Policía y posteriormente por la Policía Armada, hasta su sustitución por los modelos 1500, ya pintados con el color gris corporativo. Siguiendo en la línea temporal, se colocaron dos vehículos de la marca Seat, en sus modelos de 124 y 131, este último especialmente característico por su enorme puente luminoso cuadrado y por su color blanco, que dio el sobrenombre de "lecheras" a los radiopatrullas del momento. Destaca que la flota de Seat vivió el cambio de uniformidad de la policía, al pasar a ser la Policía Armada el Cuerpo de Policía Nacional, aunque estos radiopatrullas conservaron su color blanco.

        En la época en la que se creó el Cuerpo de Policía Nacional, el color de la uniformidad pasó del gris al marrón, y los coches patrulla que se añadieron a la flota ya introdujeron los nuevos colores corporativos. Serían los Talbot Horizon y los Seat Ritmo. Mientras que los primeros serían los radiopatrullas del momento, los 72 del segundo tipo se usarían como vehículos de mando.

        Ya en el año 1986 se promulgaba la Ley Orgánica 2/86 de 13 de marzo de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, por la que se unificaban el Cuerpo de Policía Nacional y el Cuerpo Superior de Policía para crear el Cuerpo Nacional de Policía, cambiándose de nuevo la uniformidad y dotando a la institución de un marcado carácter civil. Se buscaba romper totalmente con la dinámica anterior, y entre otras medidas, buscando una imagen de modernidad, la coloración del cuerpo pasó a ser azul. Se repintaron los vehículos en combinaciones de azul y blanco, manteniéndose la marca Talbot para la flota policial, como lo demuestra la ambulancia del Cuerpo que también se expuso, y que era utilizada para el caso de accidente en prácticas de tiro. Finalmente, para representar la última etapa, se añadió a la muestra un Peugeot 306, con el nuevo modelo de puente luminoso que se vería a lo largo de la década de los 90 y los primeros 2000.

        LA COLABORACIÓN DE LA UEO

        Como ya se ha mencionado anteriormente, dada la proximidad de Brunete con la localización de la Sede Central de la UEO, la Unidad de Estrategia y Operaciones se implicó especialmente en la realización del evento, tanto a nivel logístico como a nivel organizativo e institucional. Destacó especialmente el campamento colonial que se montó para dar cobertura tanto a las tropas de la Unión como a la temática colonial, aunque trataremos cada uno de los diferentes aspectos por separado.

        -El campamento colonial: El campamento que organizó la UEO estaba ambientado en la segunda mitad del siglo XIX, en especial en el año 1900, y trataba de representar la internacionalidad de la expedición de socorro contra el asedio de las legaciones extranjeras en Pekín. El elemento principal fueron las tiendas cónicas, que aunque más modernas, eran similares a las que se utilizaron en la época, colocadas alrededor de una zona central despejada que hacía las veces de patio de armas. Además, junto a las tiendas se emplazaron diversos muebles de temática colonial, así como cajas de suministros y material diverso.

     

        Para dar ese aspecto de internacionalidad del campamento, cada contingente contaba con su propia bandera de la época, a excepción del grupo ruso, ya que por motivos logísticos no fue posible encontrarla. El contingente norteamericano, por su parte, tenía que ser válido tanto para representar la Guerra de Secesión como para recrear la expedición a Pekín, por lo que se hicieron las pertinentes modificaciones para las batallas respectivas. Además, completando el campamento, había dos piezas de artillería, una británica de las guerras zulúes de 9 libras, y otra de montaña, de las utilizadas en Cuba y Filipinas por el ejército español en las secciones de artillería que acompañaban a las columnas de operaciones.

        -Los uniformes de las legaciones: El principal bloque de uniformidad aportado por la UEO para el evento fue para representar la expedición de rescate de las legaciones en Pekín, por lo que era necesario medir el número de efectivos y uniformes para representar la internacionalidad de la columna. Así, se aportó un contingente principal a base de tropas británicas, que no obstante vestían la casaca roja. Esta guerrera ya no se utilizaba en campaña (se dejó de usar en 1885, en la Batalla de Ginnins, en Sudán), pero quedó su uso para servicios de guardia en lugares emblemáticos, y se consideró desde la organización que añadiría vistosidad al evento, permitiéndose así esa pequeña licencia. Además de la uniformidad aportada por la UEO sobre esta temática, algunos recreadores aportaron uniformes propios, uno de ellos de Highlander y otro del 24º Regimiento (2º de Warwickshires) usado en las Guerras Zulúes. También de otros contingentes, junto a las casacas rojas, se añadió un uniforme de los Royal Marines, y uno cuya guerrera es original de 1879 del 17º de Lanceros, que si bien no participó en la campaña, se consideró de justicia poder ofrecer a los visitantes ver una joya histórica como esa.

        El contingente francés incluyó diversas modalidades de Infantería de Marina de la época, reproducciones, que incluían guerreras de doble abotonadura y casco colonial. Las principales tropas aportadas al comienzo de la campaña incluían contingentes de marinos e infantes de marina, y ya posteriormente se añadieron unidades orgánicas como regimientos de infantería, cuya uniformidad se mantuvo hasta la Primera Guerra Mundial. Aunque la infantería utilizaba pantalones rojos, muy característicos, y herederos de la Guerra Franco Prusiana de 1870, algunas unidades, incluyendo algunas baterías de artillería, usaban pantalón azul y el tradicional kepi.

        Otra de las naciones tratadas desde la UEO fue Alemania, que también envió grupos de tropas desembarcadas de la Flota de Extremo Oriente. El contingente aquí representado incluía el reflejo de esas tripulaciones y esa marinería que participó en las operaciones, armada apresuradamente y con el material que pudo ser aportado desde los barcos.

        Finalmente, el contingente de tropas norteamericano incluía uniformidad de los US Marines, así como de tropas del ejército regular. Como ya se ha indicado anteriormente, hubo que hacer modificaciones a los uniformes para que dieran la imagen del ejército regular americano en la campaña y que quitadas esas modificaciones pudiera utilizarse también para la Guerra de Secesión, y a lo aportado desde la UEO se añadieron uniformes propios de otros recreadores. La parte de la UEO se centró principalmente en la Compañía del 6º de Caballería que participó en la campaña.

        Antes de abandonar la uniformidad relativa a la campaña de Pekín en 1900 conviene destacar el homenaje que desde la UEO se quiso realizar al Embajador del Reino de España en Pekín, don Bernardo de Cólogan y Cólogan, que fue representado con una reproducción de uniformidad del Cuerpo Diplomático, y al que se le añadió una pequeña escolta para portar la enseña nacional con el uniforme de rayadillo de Cuba. Es importante destacar que en ese punto también se permitió por parte de la organización esa licencia, para hacer un pequeño guiño a la película 55 Días en Pekín por un lado, y por honrar a la figura del diplomático española por el otro. También reviste especial importancia destacar la aportación de otros recreadores como personal civil, ya sea a título particular o como parte del Grupo Battle Honors, que aunque no trataban específicamente la temática, aceptaron el ofrecimiento de colaborar en la recreación.

        -Los uniformes de la Guerra de Secesión: Al igual que en el caso anterior, dado que la programación del evento exigía una batalla de la Guerra de Secesión, también la UEO abordó esta temática, utilizando en parte los uniformes adaptados para la campaña de Pekín y añadiendo uniformidad específica de la Guerra Civil Americana, que incluyó fuerzas de caballería, artillería y estado mayor, además, de inevitablemente, infantería. Destaca en este punto la ventaja que proporcionaba estar tratando la campaña de Atlanta, ya que las tropas de Sherman, que venían del teatro de operaciones del Oeste, eran bastante más informales que sus homólogos del Ejército del Potomac, lo que permitió dar un aspecto más rústico a la tropa, reflejando así ese "espíritu del Oeste" que hacía patente la diferencia de mentalidad de los habitantes de unas zonas u otras de los Estados Unidos, aun perteneciendo todos al Norte.

     

        -El resto de uniformes: El resto de la uniformidad aportada desde la Unidad de Estrategia y Operaciones la constituyó ya la de la propia organización, haciéndose uso del uniforme de trabajo o campaña durante el montaje de los campamentos, y el de paseo para actos y otras actividades en el evento. La pertenencia y cooperación de la Unidad de Estrategia y Operaciones con Protección Civil en temas de Salvamento en zonas de agua ha permitido que una de sus modalidades esté reconocida por Real Decreto como vigente dentro del organigrama estatal, aunque dicha uniformidad no suele utilizarse en las recreaciones.

        -El apoyo a la organización: Como en anteriores ocasiones, por parte de la Unidad de Estrategia y Operaciones se colaboró con la organización del evento, la Asociación Codex Bélix, estando marcada especialmente esta colaboración en Brunete debido a la proximidad geográfica de aquella localidad con la población de Navalagamella, en la que se encuentra la sede central de la UEO. La preparación de un evento de las dimensiones de los organizados por la Asociación Codex Bélix requieren de un nivel de gestión, esfuerzo y planificación generalmente ignorados por la mayoría de la afición, e incluyen la obtención de licencias y permisos (de armamento, para los vehículos, para la utilización de pirotecnia y efectos especiales...), la coordinación con los servicios de emergencia y las autoridades (Policía Local y Guardia Civil, Bomberos y Protección Civil, etc), la gestión con el Ministerio de Defensa e Interior para la participación de unidades militares y policiales, y un sinfín más de gestiones que agotarían hasta al más constante de los aficionados, y por ello es de justicia destacar en este punto la abnegada y sacrificada labor del Presidente de Codex Bélix, don Antonio Lalaguna Arroyo, y de su equipo, que consiguen a pesar de las adversidades organizar los eventos más grandes de temática multiépoca que se realizan en España.

        También se colaboró con la guionización de las batallas que se recrearon, así como con el diseño completo de algunas de ellas, debido a que era la primera vez que se realizaba esa temática, y se requerían una serie de conocimientos previos tanto de la época como de los sucesos que acontecieron en las mismas.

        LAS ACTIVIDADES DEL EVENTO: EL VIERNES

        Dado que los eventos de Codex Bélix atraen a grupos de recreación procedentes de toda España, las actividades planificadas para el viernes suelen ser de baja intensidad, enfocadas, por una parte, a promocionar de cara al fin de semana la afluencia de público, y por otra, a permitir que según los grupos vayan llegando, vayan montando sus respetivos campamentos, y es que ese suele ser otro de los bastiones del evento, el campamento en sí, ya que no en todas las recreaciones históricas se da la opción a los grupos a desplegar todo su equipamiento y atrezzo.

        Además, como quiera que ya desde los días previos habían ido llegando diversos vehículos de la 3º "Spearhead" y la noche anterior ya se habían colocado para su exposición de los radiopatrullas históricos del Cuerpo Nacional de Policía, desde el viernes por la mañana se pudo ofrecer exposiciones y actividades para los vecinos de Brunete que se acercaron a la zona de montaje de los campamentos. De hecho, diversas autoridades de ayuntamientos de la sierra, como el propio alcalde de Navalagamella, se acercaron en compañía del alcalde de Brunete, pudiendo realizar una primera y rápida visita.

        A las 17:00, conforme al programa previsto, se abrió oficialmente el parque temático a la visita del público, pero lo cierto es que las altas temperaturas impidieron una afluencia masiva de visitantes, y no fue hasta la caída del sol y la bajada del calor que se produjo una mayor llegada de curiosos.

       La principal actividad enfocada a llamar la atención de la población fue el envío de un primer convoy de vehículos, que en coordinación con la Policía Local de Brunete hicieron un recorrido por la zona y por las principales vías de la localidad, anunciando el evento y permitiendo de ese modo también a los recreadores disfrutar de los impresionantes transportes, algunos de ellos originales de la II Guerra Mundial (no todos los días se tiene la oportunidad de subir en un vehículo de más de 70 años...), al tiempo que los propietarios de los mismos aprovechaban la circunstancia y el campo de batalla para probar el buen funcionamiento de los mismos.

     

        Destacaron en ese sentido las espectaculares pruebas que alrededor de la zona de trincheras realizó el carro de combate M-41 de la 3º "Spearhead", así como el semioruga M-3, y que rápidamente se convirtieron en una atracción para los curiosos que iban acercándose a la zona. Además, así pudo aprovecharse para comprobar el comportamiento de ambos en una zona de operaciones que aún no estaba probada más que a efectos teóricos, y pudo apreciarse la maniobrabilidad de ambos vehículos, mientras eran manejados hábilmente por los conductores de la asociación.

        LAS ACTIVIDADES DEL EVENTO: SÁBADO

        Como en anteriores ocasiones, el sábado fue el día fuerte del evento, ya que se reprodujeron hasta 4 recreaciones diferentes, tres de menor tamaño por la mañana, y la principal por la tarde, centrada, como es habitual en los "Revive la Historia...¡De Cine!", en la II Guerra Mundial. En ese sentido, ese día fue la esencia del concepto de "multiépoca", al tratarse recreaciones de varios períodos históricos y temáticas muy diferentes.

        -El movimiento sufragista: Realizada en la Plaza Mayor de Brunete, esta recreación, realizada impecablemente por la Asociación Battle Honors, reprodujo las manifestaciones del movimiento sufragista de principios de siglo XX en Inglaterra, incluyendo el enfrentamiento con las autoridades británicas y su característica policía, los conocidos popularmente como "bobbys".

        La increíble puesta en escena, que además fue cubierta en televisión por Telemadrid, incluía a las propias sufragistas, así como ciudadanos varones oponiéndose a ellas, niños repartiendo periódicos que anunciaban el voto femenino y los propios agentes de policía tratando de restablecer el orden.

        El movimiento sufragista finalmente logró el voto femenino, a medida que las naciones europeas se modernizaban, y en ese sentido cabe destacar que, además de Inglaterra, España fue uno de los países pioneros en este campo.

         -La Rebelión de los Boxers en China: 55 Días en Pekín: Realizada en este caso por la Unidad de Estrategia y Operaciones, en este caso se trataba de representar el asedio de las legaciones extranjeras en Pekín por parte de una secta secreta china, los Boxers, que posteriormente fue apoyada por el gobierno de la Emperatriz, hasta que en tras 55 días de asedio (de ahí el nombre de la famosa película), una columna de rescate formada por tropas de varias nacionalidades logró romper el cerco y restablecer el orden en China.

        Hasta 6 naciones extranjeras estuvieron representadas con la uniformidad del período, sin contar, por supuesto, con la parte china, que anduvo algo escasa de números, porque finalmente la Casa de la Cultura China decidió no participar en la recreación, y fueron sustituidos por la colaboración de recreadores de San Vicente, siempre dispuestos a ayudar donde se les necesite.

        También como parte de la recreación, que incluyó los primeros asaltos de los Boxers contra la población civil (los civiles europeos fueron representados por Battle Honors, que rápidamente también se ofrecieron a colaborar con la organización), la defensa de las legaciones, incluyendo los disparos del famoso cañón "Internacional" o "Betsy" que los defensores tuvieron que improvisar y la llegada de las tropas de rescate, se representó la firma del tratado de Xinchou, en el que tuvo un papel esencial la figura del embajador español, don Bernardo de Cólogan y Cólogan, aprovechándose así la circunstancia para homenajear su figura.

        Destacó en ese sentido que, aunque a modo de generalización, se hizo también referencia a la resistencia encabezada en otras zonas del conflicto, en especial Tientsín, donde la actuación del matrimonio Hoover (Lou Hoover y su marido, que más adelante se convertiría en Presidente de los Estados Unidos) organizando la defensa de las concesiones en aquella ciudad resultó fundamental para la defensa de la plaza. Toda esta temática, la de las guerras coloniales, que no había sido tratada anteriormente en España, despertó la atención del público y aficionados, y la UEO ha recibido posteriormente un torrente de preguntas de personas interesadas en la temática, por lo que se le augura un futuro prometedor en el campo de la recreación española.

     

        -Guerra de Secesión: La Toma de Atlanta: La siguiente de las recreaciones realizada el sábado por la mañana fue sobre la Guerra de Secesión Americana, una temática que también poco a poco va despegando en España, y que añade un gran colorido a los eventos multiépoca. Aprovechando las circunstancias del entorno, y para dar variedad con respecto a las anteriores representaciones que se habían realizado, se eligió la toma de Atlanta por parte del General Sherman, y la posterior quema de la ciudad, de modo que también se permitiera participar a los recreadores civiles, y muy especialmente a las damas que todos los años acompañan incansablemente a los confederados venidos de Alicante.

        Tras la toma de Vicksburg y las diferentes derrotas del Sur en el frente del Oeste, al ver partido su país en dos por la toma de los federales del Mississippi, el General Sherman decidió llevar su filosofía de la "Guerra Total" al corazón de la Confederación, y sus operaciones por Georgia terminaron por poner sitio a la ciudad de Atlanta, punto emblemático para el Sur y nudo de comunicaciones.

        Los meses de asedio fueron debilitando a la ya de por si inferior numéricamente guarnición del Sur, mandada por el famoso y heroico general John Bell Hood, que ya había sido mutilado en Gettysburg, y finalmente, Sherman decidió estrechar el cerco y estrangular los recursos de la ciudad. Atlanta se hizo especialmente famosa por su posterior destrucción a manos de las antorchas del ejército federal, y aunque las propias mujeres de la ciudad intercedieron ante Sherman para intentar convencerle de que no incendiara la localidad, la nueva política del general yankee, que posteriormente se usaría con tanta frecuencia en guerras futuras, llevó a sus hombres a quemar los edificios.

        La destrucción de la ciudad de Atlanta supuso un nuevo golpe moral a la Confederación, pero lo cierto es que a pesar del valor derrochado por sus soldados, su causa estaba ya perdida, y un año después, en Appomattox, el General Lee se rindió a Grant y se puso fin a la guerra.

        -La inauguración por parte de las autoridades: A media mañana se produjo la llegada de las autoridades, encabezadas por el alcalde de Brunete, que acompañados por el Presidente de Codex Bélix, don Antonio Lalaguna Arroyo, procedieron a realizar una pequeña ceremonia de inauguración del evento, en la que además la Hermandad de Auxiliares de la Guardia Civil aprovechó para condecorar al organizador del evento, en una emotiva sorpresa que dicha asociación quiso realizar al presidente de Codex Bélix.

        -El acto de homenaje a los caídos por la paz: Pasada la hora de la comida, ya por la tarde, tuvo lugar también dentro de la localidad de Brunete la tradicional ceremonia a todos los caídos por la paz a lo largo de la historia, con la participación de diversos recreadores de varias épocas y en especial con una escuadra de honores que vistió el uniforme colonial español de finales del siglo XIX y principios del XX, el llamado "rayadillo".

        Se contó además con la presencia en el acto de diversas asociaciones de veteranos de los tres ejércitos, así como con la colaboración de la Hermandad de Auxiliares de la Guardia Civil, en una emotiva ceremonia que levantó el entusiasmo de los allí concentrados. Además, para esta ocasión, el organizador del acto decidió incluir el himno "la muerte no es el final", tradicional entonación realizada en ceremonias fúnebres por las instituciones armadas españolas, lo que emocionó aún más a los veteranos allí concentrados.

        -La Segunda Guerra Mundial: La liberación de Italia (I): La Línea Gótica: Como el propio título da a entender, la temática principal de la Segunda Guerra Mundial se dividió en dos fases, para poder representar cada una de ellas en un día diferente. La campaña de Italia comenzó muy bien para los aliados, tras la toma de Sicilia, y la entrada en la Península desde el Sur. La cadena montañosa que divide en dos el país obligó a realizar dos ofensivas diferentes, cada una de ellas a cada uno de los lados del macizo, y los combates de la costa Oeste, por encontrarse en esa zona Roma, fueron los más famosos de la campaña.

     

        Por su parte, los alemanes, bajo el mando del Mariscal Kesserling, pronto supieron aprovechar las circunstancias geográficas, y convirtieron cada río en un foso y cada colina en un fortín. Esto se hizo patente en la famosa y formidable "Línea Gótica", en cuyo extremo se encontraba el Monasterio de Montecassino, que adquiriría fama mundial por los acontecimientos desarrollados en él. Sería tan encarnizada la resistencia germana en el sector, que finalmente los mandos aliados ordenarían bombardeos masivos contra la zona, destruyendo completamente el Monasterio, que fue reconstruido tras la guerra.

        La campaña de Montecassino incluyó hasta cuatro ofensivas en las que participaron 23 naciones, al mando del General Alexander como comandante supremo en Italia y del americano Clark en la zona de operaciones. Las defensas alemanas estaban tan bien organizadas que hubo que realizar un asalto anfibio en su retaguardia, a fin de abrir un nuevo frente, en la batalla de Anzio, pero también esta operación fracasó, al dedicarse el General Lucas a fortificarse en la playa en lugar de avanzar hacia el interior del país.

        Finalmente, sólo la constancia y la superioridad numérica de las tropas de Clark logró vencer la resistencia germana, a base de ataques convencionales y sangrientos, destacando especialmente la intervención de las tropas polacas, que fueron las que finalmente tomaron el Monasterio.

        La primera de las batallas representadas de la campaña de Italia buscaba representar esa primera serie de ataques contra la Línea Gótica, encabezadas por tropas norteamericanas, que recrearía diversas oleadas de ataque. La acumulación de fuerzas fue reconstruida mediante el despliegue de un mayor número de vehículos, haciendo hincapié en la importancia de la artillería en las unidades americanas en la II Guerra Mundial, y también se hizo especial mención a la participación de enfermeras y personal femenino en la campaña (En Anzio fue especialmente alto el número de mujeres heridas, casi 700, sólo en el Ejército americano), así como el reflejo de los diversos escalones sanitarios en las zonas de operaciones.

        Otro de los factores que se quiso representar, aunque fuera un guiño a Sicilia y no a Montecassino, fue la animadversión entre mandos británicos y norteamericanos, sobre todo en el Estado Mayor, y se planearon diversas escenas para recrearlo. Fue especialmente representativa la escena, impecablemente tratada por los recreadores, en que el mando británico insinúa al oficial americano que si no son capaces de tomar las defensas germanas, quizás sea mejor que se ocupen los ingleses, a lo que la respuesta recibida es una nueva ofensiva norteamericana que finalmente toma la primera línea enemiga.

        Por su parte, las tropas alemanas estaban representadas por una serie de fortificaciones y trincheras que deberían ir abandonando para ocupar otras, y de ese modo reflejar para el público lo que supone atacar una línea defensiva en profundidad, con varios niveles. Contaban además con un cañón anticarro de 37 mm, una pieza ya obsoleta en la época, pero que podría ser utilizada para destruir vehículos ligeros y avanzadas de reconocimiento enemigas, en apoyo de una batería de morteros que también emplazaron en las trincheras.

        Para representar la amalgama de nacionalidades participantes en la batalla se contó con grupos de recreación que representaban tropas americanas, británicas, polacas y francesas, por lo que la batalla quedó bastante cubierta en ese sentido.

        El ataque inicial fue realizado por fuerzas norteamericanas, que tras ser rechazadas, fueron apoyadas por elementos franceses. La llegada del carro de combate, junto con el apoyo artillero de la pieza de 155 milímetros que aportó la asociación "Spearhead" representó la importancia de estos medios en las divisiones norteamericanas, y tras tomar la primera línea de las defensas alemanas, los aliados se abrieron en dos frentes. Por un lado, las tropas norteamericanas y francesas siguieron el avance inicial, a rebufo de los medios acorazados, mientras que los británicos y polacos se abrían por el flanco, para rodear a las fuerzas germanas y representar la toma del último reducto alemán, defendido por los paracaidistas.

     

        Estos pequeños guiños permitían a la narración de la batalla poder dar detalles reales sobre lo acontecido en la historia, así como destacar pequeñas anécdotas de las unidades, dando así al público una visión global de lo que supuso en la realidad la dura lucha en la zona de Italia. Como quiera que la idea era la de continuar con una segunda fase de la batalla al día siguiente, mientras los paracaidistas alemanes mantenían la defensa de la granja hasta el último hombre, el alto mando de la Wehrmacht se retiró por un extremo para poder continuar la resistencia del día siguiente, quedando los aliados en posesión del terreno.

        La finalización de la batalla de la II Guerra Mundial supuso también la finalización de las actividades del sábado, si bien tanto el público como los recreadores permanecieron por la zona de restauración y por los campamentos, en especial para reponerse del calor extremo que hizo durante todo el día, y que afortunadamente pudo ser combatido, al menos para el público, con la colaboración de los Bomberos, que ofrecieron en las mayores horas de calor zonas en las que enchufaban con la manguera para refrescar a quien lo quisiera.

        LAS ACTIVIDADES DEL EVENTO: DOMINGO

        Aunque el bloque principal de actividades fue el sábado, lo cierto es que la mañana del domingo también estuvo plagada de ellas, tanto por las batallas recreadas como por la colaboración de las Fuerzas Armadas, destacando primeramente, por parte del Regimiento de Infantería Inmemorial del Rey (el primer regimiento de infantería de la historia de la humanidad), una exposición de uniformes, material y documentación de la historia de la unidad, que remontaba desde sus primeros tiempos hasta la actualidad, contando además con la presencia de algunos vehículos militares.

        También por parte de las Fuerzas Armadas, pero esta vez desde la Agrupación de Infantería de Marina, tuvo lugar un concierto en el kiosco de música situado en la zona central de Brunete, cerca de su Plaza Mayor, que fue interpretado por la Banda de Música de la unidad.

        -El levantamiento de Varsovia: Por parte de la Asociación Histórico-Cultural "Poland First To Figth", de cuyas actividades hay larga constancia a lo largo de la presente web, por haber estado presente la UEO en muchas de sus actividades, se realizó la ya tradicional recreación de este grupo del Levantamiento de Varsovia en 1944 contra la ocupación alemana.

        Tras la ocupación de Polonia en 1939, el gobierno se exilió a Londres, y los restos del ejército del país, así como diversas organizaciones y población colaboradora, comenzaron a formar fuerzas de resistencia contra la ocupación alemana, siempre con la filosofía de recuperar ellos su propia capital antes de que llegaran fuerzas extranjeras. En 1944, 5 años después, las líneas soviéticas se aproximaban a Varosvia, pero los polacos no querían que el Ejército Rojo, que años antes se había aliado con los nazis, liberara la ciudad y pudiera reclamar su ocupación, por lo que inició la sublevación contra las tropas germanas, ocupando diversos puntos clave de la capital.

        Los mandos soviéticos, obedeciendo órdenes del propio Stalin, detuvieron el avance, con la esperanza de que la resistencia polaca fuera aplastada y no pudieran reivindicar su independencia. Unidades rusas formadas por polacos exiliados fueron lanzadas en ofensivas absurdas para evitar así que pudieran hacer presión en el frente, y el propio Stalin ordenó rechazar la propuesta aliada de enviar aviones con suministros a Varsovia.

        Libres así para actuar, los contingentes alemanes fueron reforzados e iniciaron una nueva ofensiva contra Varsovia, incluyendo apoyos acorazados y de artillería que devastaron la ciudad, mientras que la resistencia polaca iba siendo aplastada sistemáticamente. Sin ningún tipo de apoyo, sin armas anticarro en condiciones, y con un ejército formado a base de voluntarios de todas las edades y armado a base de haber saqueado los cuarteles germanos al conquistarlos en un primer momento, los mandos polacos recibieron orden de no continuar la inútil lucha, estableciéndose en las condiciones de la rendición que serían tratados como tropas regulares por sus captores.

     

        La recreación realizada por parte de la Asociación Histórico Cultural "Poland First To Fight" siempre se divide en varias fases, que van narrando los distintos acontecimientos que se produjeron durante los meses que duró el levantamiento, y que además del combate, incluyen escenas cotidianas. Especialmente emotivas son siempre las reproducciones que realizan del juramento de la población, y de la muerte a manos de los alemanes de los mensajeros, función que normalmente era realizada por niños, y que siempre despiertan la emoción del público.

        -La liberación de Italia (II): Siguiendo en continuación con la recreación sobre el Frente de Italia realizado el día anterior, el domingo se reprodujo la entrada aliada en el camino hacia Roma, tras la ruptura de la Línea Gótica, y la liberación del frente, que fue realizada por parte del General americano Clark, quien a costa de conseguir la gloria de la liberación de la capital italiana, no completó el cerco al enemigo y permitió así que muchas unidades germanas pudieran retirarse para seguir combatiendo en la Península Itálica.

        Aunque en un principio se pretendía que la batalla se hubiera realizado en el interior del propio Brunete, finalmente se optó por aprovechar los escenarios del día anterior, a fin de permitir mayor afluencia de público, y ello supuso poder aprovechar de nuevo el campo de batalla y la escenografía preparada para la ocasión, con un mayor despliegue de vehículos.

        En particular en esta segunda fase de la batalla se quiso reproducir además de la ofensiva principal una serie de acciones en la retaguardia enemiga, a fin de representar las acciones de comando que se llevaron a cabo, y dar así otra perspectiva al público de los combates que en Italia se produjeron. Así, se realizó un ataque coordinado de población civil y miembros del SOE, a los que apoyarían los Comandos Británicos (representados por la Asociación Imperial Service, que el domingo pudieron acompañarnos en el evento), en un asalto contra el Búnker de mando del estado mayor alemán, que finalmente se replegó sobre sus propias posiciones.

        De nuevo el despliegue de vehículos fue la estrella del evento y de la batalla, destacando especialmente la participación del carro de combate, que atravesó espectacularmente las trincheras alemanas, despertando el entusiasmo del público, y que abrió la marcha a la columna de infantería motorizada que avanzó tras él, hasta tomar la última resistencia enemiga y terminando así las actividades del evento de Brunete.

        CONCLUSIÓN

        Como habrá podido comprobarse a lo largo de toda la crónica, la realización del evento de Brunete por parte de Codex Bélix estuvo plagada de complicaciones que estuvieron a punto de cancelarlo, pero por parte de la organización se decidió que era necesario salvarlo costase lo que costase, en especial por los aficionados y recreadores que reservan las fechas en sus calendarios, y que en palabras del Presidente de Codex Bélix, don Antonio Lalaguna, "no se merecen que les cancelen las cosas a última hora".

        Desde la Unidad de Estrategia y Operaciones, al realizarse las actividades cerca de la Sede Central de la UEO, se pudo comprobar de primera mano todas las dificultades que se fueron presentando, primero por parte del Ayuntamiento de Boadilla, y posteriormente logísticas y administrativas (hubo que gestionar todo en menos de un mes).

        Por todo ello, y con las deficiencias que pudieran haberse producido, desde nuestra organización y desde la presente página, queremos agradecer el inmenso esfuerzo y sacrificio realizado por Codex Bélix y por su Presidente, así como por su familia (los grandes olvidados, ¡aquí no lo sois!), en la realización de un evento inolvidable que además, ya a título personal, nos permitió desde la UEO introducir una nueva temática en la recreación histórica española, que es la de guerra colonial, y que ya nos consta que ha atraído gran interés en muchos de los aficionados.