Evento de Fuensalida 2019

        El pasado fin de semana del 6 y 7 de abril de 2019 tuvo lugar en la localidad toledana de Fuensalida, en Castilla La Mancha, un evento de recreación histórica organizado desde la entidad "Héroes of rol", que además de dedicarse a la reconstrucción realiza eventos de fantasía, superhéroes y ciencia ficción, incluyendo zombies, y que cuenta con sus propios vehículos históricos, incluyendo un jeep Willys y un "Hum-vee" de la Guerra del Golfo, y cuya ambientación fue la de los grandes conflictos de la segunda mitad del siglo XX.

            NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos incluidos en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como de las imágenes contenidas en él, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.

        INTRODUCCIÓN

        Hace ya tiempo que se han realizado por toda España diversas iniciativas locales para realizar eventos regionales que atraigan a los recreadores de la zona, de modo que se aumenten así las actividades de los aficionados y dando la oportunidad de poder asistir siempre a alguna recreación, ya que al ir ocupándose el calendario, si no se puede ir a uno se podrá ir a otro.

        En ese sentido, resulta especialmente llamativo que el centro de la Península Ibérica, con su privilegiada situación estratégica (ya que permite acudir sin enormes distancias a gente de toda España), no es especialmente fértil en lo que a eventos se refiere, y es por ello que varios grupos han realizado iniciativas para corregir esa situación, como son los casos del Do Broni de la Asociación Histórico-Cultural "Poland First To Fight", la Feria de No Sólo Militaria realizada desde Soldiers y la Fundación Don Rodrigo, o el reciente macroevento de Brunete 2018 organizado desde la Asociación Codex Bélix, y que contó con la colaboración directa de la UEO.

        Siguiendo esa senda de eventos, y aprovechando el interés mostrado desde el Excmo. Ayuntamiento de Fuensalida, "Héroes of Rol" decidió, como popularmente se dice, "lanzarse a la piscina", y realizar una concentración de recreadores y vehículos en Fuensalida, no con la intención de recrear una batalla, sino un "museo vivo", otra de las modalidades en la recreación histórica.

        EL PROYECTO

        Como cualquier persona que haya organizado un evento, las circunstancias del mismo son un equilibrio entre las ilusiones del que lo diseña, la disposición de los participantes a acudir, las expectativas y colaboración del ayuntamiento de turno y las administraciones y, finalmente, el decisivo factor de la capacidad económica para llevarlo a cabo.

        En el caso que nos ocupa, dada la buena relación del equipo de "Héroes of Rol" en el mundo de la recreación histórica, estaba garantizaba la presencia de diversos grupos de temáticas muy diferentes, lo que proporcionaba una vistosidad para el público, que siempre busca variedad en las épocas y ejércitos expuestos. La idea sobre la que se trabajó fue la de campamentos de conflictos de la segunda mitad del siglo XX, a partir de la Segunda Guerra Mundial, incluyendo un elenco de algunas de las naciones beligerantes en ellos.

        Con respecto a la financiación y a la colaboración institucional, tras diversas reuniones se buscó, dada que era la primera vez que se hacía, facilitar los pormenores de las actividades, creando un museo vivo con desfiles de vehículos por la localidad, pero sin reproducir ninguna acción bélica que implicase el uso de armamento, ya que ello requiere una serie de trámites bastante más complejos. Quizás para sucesivas ediciones...

        La afluencia de grupos de recreación venidos de toda España, algunos de ellos desde lugares tan lejanos a Madrid como es el Principado de Asturias, obligó a realizar los preparativos para más allá del fin de semana, en especial el montaje de los campamentos, donde durmieron varios de los participantes, lo cuál les permitió experimentar las duras circunstancias de la vida en campamentos en campaña en circunstancias climatológicas adversas, algo que ellos mismos decidieron hacer voluntariamente.

     

        El plan de actividades era bastante simple, en el sentido de que las únicas cuestiones que implicaban salir de las zonas de campamentos eran los desfiles de vehículos, que habían sido planificados por la organización con el beneplácito del ayuntamiento a través de la calle principal de la localidad. El resto de actividades estaban enfocadas a interactuar con los visitantes y sobre todo a explicar el material de las diversas exposiciones del material de época aportado por los grupos, con quizás pequeñas escenas que se iban decidiendo sobre la marcha, y algunas de las cuáles fueron grabadas para hacer una pequeña secuencia cinematográfica.

        En ese sentido, también una de las intenciones del evento era la de servir de encuentro y hermanamiento entre los recreadores, ya que, normalmente, las apretadas agendas de actividades de los eventos no permite esa interacción, al tener que saltar de una reconstrucción a otra para no romper el horario previsto, por lo que los propios grupos agradecieron poder disfrutar de un encuentro "para ellos".

        LOS CAMPAMENTOS

        Se montaron diferentes campamentos de temáticas y ejércitos del siglo XX, que incluían fuerzas participantes en la II Guerra Mundial, tropas de la Guerra Fría en Afganistán y efectivos de la Guerra del Golfo. La descripción que se hará a continuación es en orden cronológico, no en el orden de despliegue en el evento.

        -Campamento de la Wehrmacht, Segunda Guerra Mundial: El primero de los despliegues de la temática de la II Guerra Mundial era un Puesto de Estado Mayor alemán de principios del conflicto, con su equipo de radio, su zona de planos y el camastro de descanso del mando. Entre los recreadores participantes, a parte de, como resulta fácil de imaginar, los oficiales, se contaban técnicos de radio, tripulaciones de vehículos blindados y cuerpo de guardia, la Feldgendarmerie.

        -Campamento de corresponsales de guerra, Segunda Guerra Mundial: El segundo de los campamentos trataba el aspecto de los corresponsales y fotógrafos de guerra tanto británicos como norteamericanos que cubrieron el conflicto. Existían tanto periodistas civiles autorizados como unidades militares propiamente dichas, incluyendo al Cuerpo de Señales (Signal Corps) del Ejército de los Estados Unidos.

        La participación de la prensa durante la Segunda Guerra Mundial expandiría un camino que, aunque en la historia norteamericana ya se había iniciado en la Guerra de Secesión y vio un espectacular crecimiento durante la Guerra de Cuba de 1898 a través de William Randolph Hearst, lograría su máximo apogeo durante la Guerra de Vietnam, convirtiendo los conflictos desde entonces en espectáculos mediáticos.

        -Campamento del Ejército Polaco, Segunda Guerra Mundial: Cuando en 1939 Polonia fue ocupada por un lado por las tropas de Hitler y por otro lado por la traición de Stalin, quien en secreto se había repartido con el III Reich el territorio polaco, el gobierno en el exilio trató de continuar en la lucha.

        En ese sentido, al igual que en el caso de otras naciones, Reino Unido se convirtió en el refugio de los soldados exiliados que quisieron combatir cuando sus gobiernos habían firmado la rendición, siendo integrados en el ejército británico.

        Así, en especial en el Frente Italiano, las fuerzas de los aliados al mando del Mariscal Alexander llegaron a sumar hasta 23 nacionalidades distintas en sus contingentes, entre tropas británicas propiamente dichas, efectivos y divisiones de los territorios del Imperio, y fuerzas exiliadas de países conquistados por los alemanes, de los que el mayor esfuerzo bélico fue aportado por los polacos, que aportaron, además de infantería, unidades blindadas reequipadas con material americano, hasta cinco escuadrones de cazas y algunas unidades navales.

     

        -Campamento Norteamericano, Segunda Guerra Mundial: El último de los campamentos de la temática de la Segunda Guerra Mundial era del Ejército Norteamericano (U.S. Army), que además de incluir el mayor número de recreadores también desplegó el mayor número de vehículos. De entre ellos, destacó la presencia de varios jeep Willys y camiones de reconocimiento Dodge, que era empleados en múltiples funciones, incluyendo mando, reconocimiento, sanitarios y según las necesidades, apoyo a la infantería.

        La mayor parte de los recreadores presentes vistieron el uniforme de la 101º División Aerotransportada, una de las más famosas unidades del ejército norteamericano durante la Segunda Guerra Mundial, junto con su homóloga, la 82º. Las divisiones de este tipo se componían de dos regimientos de Paracaidistas y uno de Planeadores, que estaban equipados como cualquier otro regimiento de infantería, y que usaban estas aeronaves para aterrizar en zona enemiga, a remolque de los famosos aviones de transporte Dakota.

        -Campamento Soviético, Guerra Fría (Afganistán): Tradicionalmente, Afganistán ha sido uno de los países más conflictivos e incontrolables de la historia de la humanidad. Sólo el ejército británico en la época victoriana logró controlar la región, y fue a costa de diversas batallas por un lado, y el enfrentar a unas tribus contra otras por el otro.

        La ocupación soviética durante la Guerra Fría tiene su origen en la política de bloques entre la OTAN y el Pacto de Varsovia, en la que cada uno de ellos buscaba establecer zonas de influencia desde la que amenazar al rival. En ese campo tuvieron lugar escenarios como la Crisis Hungría, la del Canal de Suez o la de los Misiles Cubanos, o los más famosos conflictos como la Guerra de Vietnam o la referida Guerra de Afganistán, donde los soviéticos lograron mantener una serie de enclaves a costa de gran cantidad de bajas a lo largo de varios años, luchando contra unas fuerzas que combatían en clanes tribales y con armas ligeras, pero que conocían el territorio y no tenían las necesidades logísticas de un ejército mecanizado.

        -Campamento norteamericano, Guerra del Golfo: El último de los campamentos, que además era el del período más moderno, era el norteamericano en zonas de conflicto de Oriente Medio, como pudiera ser Irak, el propio Afganistán o Somalia, estando presente hoy en día gran parte de la uniformidad y vehículos expuestos.

        El paso del tiempo ha supuesto un cambio de la imagen tradicional del combatiente, ya que los ejércitos que pueden permitírselo dotan a sus soldados de gran cantidad de material electrónico y tecnológico, como equipos de visión nocturna, etc.

        En el caso del campamento norteamericano contemporáneo, se incluía también la presencia de un vehículo que ha participado ya en diversas misiones en ultramar, el famoso "hum-vee" que en tantas películas hemos visto, y que empleaba la coloración del teatro de operaciones desértico.

        Como conclusión final, destacar que, a pesar de que la climatología no acompañó, la presencia de los campamentos y la convivencia en los mismos supuso que se cumplieran sobradamente los objetivos marcados. Desde la Unidad de Estrategia y Operaciones se agradece a "Héroes of Rol" la invitación para participar en la recreación de Fuensalida, y se espera que este sea el primero de muchos eventos, y que los futuros proyectos tengan éxito.