I Recreación Histórica del Oeste en Almería

        El pasado mes de noviembre tuvo lugar en el Desierto de Tabernas, provincia de Almería, la I Recreación Histórica relacionada con la temática del Oeste, organizada por don Manuel Olaya, y realizada, gracias a la colaboración de la Armería Leonardo y la gerencia del Parque Temático Oasys Minihollywood, en las impresionantes instalaciones de este último, un marco incomparable para realizar un evento que resultó inolvidable para quienes asistieron al mismo.

            NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos incluidos en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como de las imágenes contenidas en él, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.

        LA RECREACIÓN DEL OESTE AMERICANO: EL ESFUERZO DE UN SOÑADOR

        El proyecto de la I Recreación Histórica del Western en Almería surge del sueño de un estudioso del mundo del Lejano Oeste, don Manuel Olaya, quien además de ejercer de director de cine (ha realizado el corto "Arizona 1878" con Lamento Films), también se dedica a la recreación histórica en el período de la Batalla de Almansa. Como quiera que en Almería se encuentran los poblados que se utilizaron como decorados en gran cantidad de películas de la temática "Western", este apasionado de la historia ideó un evento utilizando el incomparable marco del Parque Temático Oasys Minihollywood, pero en lugar de su empleo como elemento cinematográfico, centrándose en dar a conocer la historia del siglo XIX en los Estados Unidos, dando así un nuevo punto de vista hasta la fecha no tratado en el entorno.

        Esta nueva idea, centrada precisamente en el aspecto cultural y no cinematográfico, contó inmediatamente con la aprobación del Parque Oasys Minihollywood, cuya dirección precisamente quería desarrollar actividades más allá del rodaje de cine, y de ese modo dar un mayor rigor al Parque. Contando también de inmediato con la colaboración de Armería Leonardo, el proyecto cobró forma rápidamente, a pesar de los obstáculos presentados por propuestas similares que, finalmente, se fueron desmarcando del plan inicial.

        La idea fue planteada por don Manuel Olaya a la Unidad de Estrategia y Operaciones, a fin de que por parte de nuestra entidad se documentara y dirigiera el aspecto militar de los Estados Unidos en el período en cuestión, tanto durante la Guerra de Secesión Americana como durante las campañas de las llamadas Guerras Indias, contando de inmediato con la total colaboración en el desarrollo del evento, más aún fortalecidos los lazos de amistad surgidos entre las organizaciones en el evento Codex Bélix de Murcia en 2016.

        Ya a principios de 2017, en la Feria Internacional de Turismo (FITUR) que se llevó a cabo en Madrid, se inició la promoción del evento (ver apartado correspondiente en "Actividades Institucionales", contando inicialmente con la colaboración del Centro de Iniciativas Turísiticas de Almería (CIT), hasta que posteriormente dicha entidad terminó por desmarcarse del proyecto, organizando su propio evento que aún no ha visto la luz.

        Finalmente, y a lo largo del 2017, diversos grupos de recreación histórica fueron uniéndose al proyecto, como Clan Tipi, asociaciones de Western de Almería, Pony Express o Imperial Service, estos últimos encuadrados, junto con la Unidad de Estrategia y Operaciones, en el aspecto militar de los Estados Unidos en el siglo XIX.

        MONTAJE Y PLANIFICACIÓN

        Debido a la naturaleza del evento y a la limitación del número de recreadores, se buscó dar un nuevo enfoque al estudio histórico más allá de las simples batallas, que es lo que habitualmente se realiza en las recreaciones. Así, basándose en las dos actividades principales que realiza en Parque Temático Oasys Minihollywood en su programación habitual, dos de las recreaciones serían de temática civil, representándose el famoso Duelo de O.K. Corral y la muerte de los Hermanos Dalton.

        En el aspecto del estudio militar, al no representar batallas, los campamentos adquirirían una especial importancia, y dado que la Confederación en esta ocasión estuvo falta de efectivos, las tropas azules se convirtieron en protagonistas estrellas de la vida castrense. Se buscó de ese modo dar un enfoque al campamento de la Unión que sirviera, por un lado, de muestrario para el público, colocándose tiendas y demás enseres alrededor de un patio de armas, con la enseña nacional de los Estados Unidos en el centro, de modo que se pudiera utilizar para realizar demostraciones en orden cerrado, y que al mismo tiempo permitiera dar una panorámica de cómo era la rutina diaria en un puesto fronterizo.

     

        En ese sentido, se emplazaron varias tiendas de tropa junto con dos de mayor tamaño, una de mando y otra de suministros, formando un ángulo recto, que se terminaba de cerrar con una improvisada trinchera de enseres, a la que se añadieron dos reproducciones de ametralladoras Gatling, una de la Guerra de Secesión y otra de las campañas indias, que fueron aportadas por la Armería Leonardo. Colocado en la zona central del pueblo, el emplazamiento no pudo ser mejor escogido que el planeado por el Oasys Minihollywood, ya que su situación privilegiada le permitía ser un elemento visual básico para el público, al tiempo que su situación le mantenía cerca de los campamentos indios y de la exposición de miniaturas que montó la UEO, así como de la galería de airsoft que emplazó la revista AK-47, bajo el control de Imperial Service.

        En referencia al campamento indio, cabe destacar el montaje que en días previos realizó Clan Tipi de tres reproducciones de los tradicionales hogares indios, que además se colocaron para su emplazamiento permanente en las atracciones del Parque Temático, junto al Museo de Carros. Inmediatamente comprobada su proximidad a una de las entradas del muro exterior, que simula un fuerte, pronto se decidió dónde se realizaría la recreación de la firma del Tratado de Fort Laramie...

        La gerencia del Oasys Minihollywood planificó la presencia de alrededor de 50 recreadores, que estarían distribuidos a lo largo de varios campamentos de diferentes temáticas por todo el Parque. Así, además del ya mencionado emplazamiento indio y las dos posiciones de la Guerra de Secesión, una de la Unión, que además hacía las veces de Caballería en las Guerras Indias, y otro de la Confederación, más pequeño, se distribuyeron un campamento minero junto a los decorados que de esa temática tiene el Oasys, y otro de Cowboys, junto a la zona en la que se realizaría la recreación del Duelo en O.K. Corral.

        Junto a estos campamentos, diversos recreadores y especialistas del propio Parque se mezclaron con el público por los edificios, a fin de dar reflejo de la amalgama social que componían las ciudades de los Estados Unidos en el siglo XIX. Así, además de las clásicas figuras del Sheriff o los propios delincuentes que tratarían de asaltar los bancos en los espectáculos, se contó con la presencia del vendedor de "medicinas", un fotógrafo, varios vaqueros (algunos de estos últimos venidos de Canarias, de la Asociación Pony Express), una piadosa maestra y hasta un penado.

        Además de todos ellos, y a fin de documentar momentos históricos de importancia de la historia del Oeste Americano, varios de los recreadores, elegidos por su parecido, representaban personajes históricos de la época, contándose entre ellos con Búffalo Bill, Jeremiah Johnson, los hermanos Dalton, Wyatt Earp y los suyos (y sus enemigos, claro), Nube Roja y Caballo Loco, el General George Amstrong Custer y el propio Presidente Abraham Lincoln, entre otros. La mujer también estuvo presente con la presencia de algunas de las féminas más famosas del Oeste, algunas de las cuáles demostraron un valor sin igual y fueron la imagen viva de que el coraje no entiende de sexos, como fue el caso de Anne Oakley, Elizabeth Bacon Custer o la famosa y aguerrida Calamity Jane, destacando entre otros personajes femeninos de la época.

        LA EXPOSICIÓN DE MINIATURAS

        Fueron diversas las aportaciones que llevó a cabo la Unidad de Estrategia y Operaciones para la realización del evento, ya fuera a nivel de uniformidad como de documentación, planificación y finalmente de exposición, que como es costumbre en las realizadas por la U.E.O. incluyó objetos, uniformes, banderas y, por supuesto, miniaturas. Cabe destacar que además del materia aportado por nuestra organización, se contó con la aportación de una espectacular silla de montar, junto a diversos elementos que además añadieron tanto la Armería Leonardo como uno de los organizadores del evento, don Manuel Olaya.

        Para la realización de la exposición, el Oasys Minihollywood ofreció el incomparable emplazamiento de un vagón de transporte restaurado, que se encontraba junto al campamento indio, así como junto a la galería de airsoft que organizó la revista AK-47, y que daba acceso a la parte posterior de los campamentos militares, tanto de la Confederación como de la Unión, con la ventaja que ello suponía de cara a poder coordinar cualquier incidencia que pudiera surgir. El montaje de la exposición se realizó en fechas anteriores a la realización del evento, aprovechando el ofrecimiento del Oasys Minihollywood a la U.E.O. de poder acudir unos días antes para poder ayudar a la preparación del evento.

     

        Sobre los dioramas expuestos, se buscaron varias imágenes icónicas que reflejaran la idea de lo que fueron las luchas en el Lejano Oeste, juntando de ese modo algunos de los más famosos combates tanto de la Guerra de Secesión como de las Guerras Indias, totalizando alrededor de casi un millar de miniaturas. Como es habitual en las exposiciones organizadas por la U.E.O., se colocaron las mismas buscando un orden más o menos cronológico, dentro de las circunstancias que permitía el espacio del vagón ferroviario, siendo descritas cada una de ellas a continuación:

        -Batalla de Gettysburg, 1863: El diorama en cuestión representaba el segundo día de la quizás más famosa batalla de la Guerra Civil Americana: Gettysburg. El famoso combate que supuso uno de los puntos de inflexión de la Guerra de Secesión enfrentó al Ejército del Potomac, bajo el mando del General George Meade, contra el Ejército Confederado de Virginia del Norte, a las órdenes del General Robert E. Lee.

        El origen de la batalla viene dado por la invasión de las tropas sudistas de Maryland, en un intento de buscar una batalla decisiva que supusiera, por un lado, la derrota del Ejército Federal, consiguiendo así que la población del estado se pasara a la causa sudista, y por otro, en combinación con las siguientes elecciones en el Norte, se derrocara al gobierno de Abraham Lincoln, logrando de ese modo la paz.

        Los diferentes Cuerpos de Ejército de ambos bandos avanzaban por separado, ya que ninguna población era capaz de abastecer a las decenas de miles de hombres que conformaban la totalidad de las fuerzas enfrentadas. Así, al inicial el mes de julio, ambos ejércitos convergieron sobre una población que era un importante cruce de caminos, donde tendría lugar el combate: la ciudad de Gettysburg.

        El primer día de la batalla, la oportuna intervención de las tropas montadas de la caballería federal del General Buford logró retrasar el avance de varias Divisiones confederadas, hasta que hicieron su aparición dos Cuerpos de la Unión, el I de Reynolds y el XI de Howard, asumiendo este último el mando tras la muerte de Reynolds. La batalla fue aumentando de tamaño a medida que se implicaban nuevas tropas de ambos bandos, y finalmente las tropas azules se vieron obligadas a retirarse a las alturas de más allá de Gettysburg, formando una nueva posición defensiva desde la que emplazar al resto del ejército.

        El segundo día de batalla, el representado en el diorama, trajo consigo la llegada de refuerzos de forma masiva de ambos ejércitos, planeando el General Lee un ataque en la zona Sur del campo de batalla, en la famosa colina de Little Round Top, donde el ataque de las tropas de Hood fueron rechazadas con fuertes pérdidas por el 20º de Maine y otros regimientos federales, que lograron mantener contra todo pronóstico la posición, mientras que otros ataques sureños mal coordinados eran rechazados en el resto de la línea.

        Finalmente, el tercer día de batalla implicó el esfuerzo final del General Lee por lanzar un ataque masivo que rompiera el centro federal y de ese modo lograra la victoria sobre las tropas de Meade. Este ataque fue la Carga de Pickett, que se desarrollará en otro de los dioramas.

        La sangrienta carga de Pickett supuso la desaparición de las esperanzas de victoria de Lee, que decidió retirarse tras el río Potomac. Meade, por su parte, no estaba en condiciones de realizar una persecución efectiva, dado que las bajas entre ambos bandos rondaron las 53.000. Sin embargo, la batalla de Gettysburg supuso un punto de inflexión con la derrota de Lee, que coincidió con la toma de Vicksburg por el General Grant, dando así un golpe de muerte a la Confederación. Aunque la guerra se prolongaría durante otros dos años, el traslado de Grant al Este supuso el cambio de iniciativa estratégica, y desde entonces Lee tuvo que jugar a la defensiva hasta la rendición en Appomattox en 1865.

     

        -La carga de Pickett, Gettysburg, 1863: El segundo de los dioramas, de menor tamaño, reflejaba una de las escenas concretas de la Batalla de Gettysburg, la famosa Carga de Pickett. Tras los combates de los dos primeros días, Lee decidió que era preciso asestar un duro golpe al centro federal, de modo que al romperlo cambiara el curso de la batalla. Para ello, ordenó al General Longstreet que enviara a 15.000 hombres contra las defensas de Meade, que calculaba en no más de 5.000 hombres. La punta de lanza de Longstreet era la División del General Pickett, que daría nombre a la famosa carga.

        Una potente descarga de artillería, como nunca antes se había visto en Norteamérica, anunció el ataque rebelde, pero por desgracia la larga distancia y el fuego de contrabatería federal restaron efectividad a los disparos confederados. Desplegándose con sus banderas al viento, como si de un desfile se tratara, los 15.000 soldados rebeldes iniciaron su avance en orden cerrado, buscando cubrir la larga distancia que les separaba de las tropas azules. El fuego de fusilería de estos últimos resultó demoledor, y las líneas rebeldes estaban a punto de venirse abajo cuando el General de Brigada Armistead, al mando de soldados de Virginia, clavó su sombrero en su sable como gesto de desafío y se lanzó al ataque. Enfervorecidos con su ejemplo, el resto de las tropas le siguieron a la carga y se produjo un violento cuerpo a cuerpo, pero los rebeldes habían sufrido demasiadas bajas en su avance hacia el enemigo y fueron derrotados finalmente. De los 5.000 hombres de la División de Pickett, sólo 500 quedaron en condiciones de combatir. Las otras unidades rebeldes había sufrido bajas igualmente terroríficas.     

        -La bandera de la Confederación: Cuando se formaron los Estados Confederados de América pronto se hizo evidente que necesitarían una bandera propia, y de ese modo vio la luz una nueva versión de enseña nacional. Sin embargo, otro modelo sería el que se popularizaría, una aspa azul con bordes blancos y estrellas del mismo color, representando cada una a cada estado de la Confederación, y todo ello sobre fondo rojo, de modo que los tres colores reflejaran los valores de América, que eran los de la Revolución Francesa: Libertad, Igualdad y Fraternidad.

        -El estandarte personal del General George Amstrong Custer: El General Custer siempre destacó por su vanidad, y pronto diseñó un estandarte propio que le diferenciara de otras banderas y guiones sobre el campo de batalla. Como gran defensor de la Caballería, el icono particular de su bandera serían los sables cruzados de aquél arma, en color blanco, y sobre fondo azul y rojo. Pronto ese guión se convertiría en todo un símbolo nacional.

        -Aportaciones externas: Como ya se ha indicado, por parte de otras personas se expuso diverso material del Far West, incluyendo una espectacular silla de montar, un hornillo para cocinar en campamentos y una impresionante colección de monedas y reproducciones de billetes del siglo XIX norteamericano, incluyendo algunos dólares confederados, que se exponían junto a mapas de lo que entonces eran los territorios indios, ya que en aquella época no todo lo que hoy es Norteamérica eran Estados. Además, diversas banderas como la famosa "Bonie Blue Flag", la del Álamo de 1824 y algunas otras fueron aportadas por la Armería Leonardo, como complemento de la exposición.

        -Diorama de emboscada apache, 1885: Tres fueron las principales campañas que las tropas norteamericanas tuvieron contra la Nación Apache. La primera de ellas, al poco de establecerse en el territorio, fue contra el jefe Mangas Coloradas, antes de la Guerra de Secesión. La segunda, con varias batallas en el Paso de los Apaches, fue contra Cochise, y tuvo lugar tanto durante como después de la Guerra de Secesión Americana, y terminó con la rendición del jefe indio al General Howard, logrando la paz a costa de terminar viviendo en las reservas, bajo el amparo gubernamental. La tercera de ellas, quizás la más famosa y la representada, tuvo lugar contra Gerónimo, quien al retirarse Cochise a la reserva, asumió el control de los descontentos. Contemporáneos de Gerónimo serían Natchez y Victorio, este último famoso por sus luchas con los mejicanos, a manos de los cuáles encontró la muerte.

     

        En lo que respecta a las operaciones contra Gerónimo, el jefe indio muy pronto se dio cuenta de que las grandes batallas en campo abierto contra las tropas federales serían inútiles, y desarrolló un sistema de emboscadas y guerra de guerrillas, en las que pequeñas partidas de guerreros atacaban las rutas de suministros, los convoyes de colonos y los campamentos mineros. Ello obligó al General Crook a dividir a sus fuerzas en columnas reducidas, que no siempre eran capaces de imponerse a los indios, hasta que fue sustituido por el General Nelson A. Miles, quien tras una infructuosa campaña impuso el embargo en las reservas y encomendó al Teniente Gatewood, oficial de exploradores, la misión de encontrar a Gerónimo y obtener su rendición, terminando así la campaña contra el último de los líderes apaches.

        -Bandera de la Brigada Irlandesa de la Confederación: Al igual que sus hermanos inmigrantes que conformaron una Brigada Irlandesa de tropas federales, fueron muchos los irlandeses que lucharían en el bando opuesto, enfrentándose ambas unidades en la Batalla de Fredericksburg. Sin embargo, aquellos que sirvieron en el Sur no eran tan numerosos, y en realidad la Brigada Irlandesa Confederada no fue una Brigada, sino un Regimiento, que fue denominado "Emerald Guards", colocando la tradicional arpa en el centro de su estandarte, como símbolo de sus raíces patrias.

        -Uniforme de soldado de caballería de la Unión: Cuando estalló la Guerra de Secesión, sólo existían media docena de regimientos de caballería, varios de ellos con denominaciones anticuadas (1º y 2º de Dragones y 3º de Rifles Montados). El color tradicional de la caballería ha sido siempre el amarillo, y de ese tono son los vivos y adornos del uniforme (el rojo es para artillería y el azul para infantería o milicias), que pronto pasaron a formar parte no sólo de las unidades profesionales de caballería, sino de las propias milicias estatales que formaron regimientos a caballo. El modelo de guerrera expuesto fue el utilizado en la Guerra de Secesión y en las primeras campañas de las guerras indias, hasta que progresivamente fue siendo sustituida por otras prendas más acordes. No obstante, como quiera que hasta cuatro reglamentos de uniformidad convivieron durante las campañas indias y los suministros no siempre llegaban bien a los fuertes, los soldados solían usar el modelo de uniformidad que más cómodo les resultase.

        -Uniforme de la Real Policía Montada del Canadá: Creada en 1873 bajo el nombre de Patrulla Montada del Noroeste, la que luego se convertiría en la Real Policía Montada del Canadá fue la responsable de custodiar a numerosas tribus y líderes indios que, tras sus combates con la caballería de los Estados Unidos, buscaban refugio más allá de la frontera. Dado que las tribus que huían al Canadá solían ser restos de antaño orgullosas estirpes de guerreros, pero no obstante habían sido derrotadas, normalmente aceptaban las condiciones que la Policía Montada les imponía, que por otra parte solían ser infinitamente más humanitarias que las aplicadas por el gobierno de Washington.

        -Bandera del Reino Unido: Expuesta en relación con el uniforme anteriormente descrito, la "Union Jack", como coloquialmente se conoce a la bandera británica, era el estandarte de la Patrulla Montada del Noroeste. La bandera del Reino Unido siempre se ha formado por la suma iconográfica de los reinos que la componen (Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte). Así, con el aspa roja sobre fondo blanco se representa a San Jorge, mientras que el aspa roja y el aspa blanca sobre fondo azul son reflejo de San Patricio y San Andrés, sumando la enseña la simbología de los patrones que protegen el Reino Unido.

        -Batalla de Little Big Horn, 1876: Sin duda la más famosa de las Guerras Indias, la batalla de Little Big Horn pasaría a la historia por ser una de las mayores victorias de las tribus indias sobre el ejército de los Estados Unidos, resultando masacrado el General Custer y una parte del 7º Regimiento de Caballería. El origen de la campaña es la violación de los términos del Tratado de Fort Laramie de 1868, al decidir el gobierno de Washington que los indios debían ser recluidos en reservas para permitir el paso y la colonización del territorios. Tres columnas, al mando de Crook, Gibbon y Terry (esta última incluyendo a Custer y al 7º de Caballería) trataron de cercar y romper la concentración de tribus que Toro Sentado había logrado reunir, pero este líder y otros dirigentes, como Caballo Loco, derrotaron primero a la fuerza de Crook y luego se giraron sobre la de Custer, que intentaba fijarles para que Gibbon y Terry pudieran atacar.

     

        Custer, al observar el inmenso poblado indio, trató de atacarlo desde varios puntos, dividiendo su Regimiento, a fin de intentar capturar a los no combatientes y a los ponys indios, pero la primera columna, la del Mayor Reno, fue rechazada, y este se replegó sobre el batallón del Capitán Benteen y el tren de mulas, decidiendo ambos oficiales fortificarse y esperar acontecimientos. Ello dejó solo al batallón de Custer (221 hombres), que pronto se vio incapaz de contactar con ellos al quedar rodeado por alrededor de 2.000 guerreros, muriendo todos los hombres y sobreviviendo sólo un caballo, llamado "Comanche". La llegada de Terry al día siguiente no significó nada para los indios, que ya se habían retirado más allá del río para celebrar su victoria, y una larga y cansina campaña de revancha llevó a los soldados azules a operaciones invernales contra los Cheyennes, pero eso es otra historia...

        -Bandera de la Guerra de Independencia Americana: Aunque rompiendo el orden cronológico, era un elemento de justicia mencionar este importante conflicto que significó el nacimiento de los Estados Unidos de América. La bandera en si cuenta como fondo con las tradicionales barras blancas y rojas, que representan a cada una de las 13 colonias que se alzaron contra el Rey Jorge de Inglaterra. Centrada en la misma, se encuentra una serpiente, sobre la cuál está escrito "No me pisotees", en honor a los revolucionarios que se alzaron contra la opresión y la tiranía del monarca, cuyos recaudadores "pisoteaban" a los colonos.

        LOS DÍAS PREVIOS AL EVENTO

        Como ya se ha referido anteriormente, se utilizaron los días previos para preparar todo el evento, y al mismo tiempo, se aprovechó la circunstancia para establecer lazos entre gente que no se conocía (desde la propia Unidad de Estrategia y Operaciones no habíamos tenido ocasión de conocer en persona al gerente del Oasys Minihollywood, por ejemplo) y planificar y transportar el material necesario para los campamentos, como el vestuario o las ametralladoras Gatling de la Armería Leonardo.

        El alojamiento fue proporcionado por la propia organización, a través del Oasys Minihollywood, en el espectacular hotel Playa Dulce, que cuenta con unas increíbles habitaciones ambientadas en la temática del Far West, aprovechándose ahora la ocasión para agradecer la gestión a Jose María, gerente del Parque, por su esfuerzo para con la UEO y por su calurosa acogida.

        Además de la referida planificación, se aprovechó la circunstancia para realizar sendas sesiones fotográficas con diferentes uniformidades, a fin de aprovechar el espectacular entorno para ilustrar y documentar posteriores artículos sobre las operaciones militares de la época. Por parte de la Unidad de Estrategia y Operaciones se emplearon las uniformidades de dos campañas diferentes, y además se aprovechó la aportación de don Manuel Olaya para documentar otro de su propiedad, el de los famosos Berdan Sharpshooters. Baste una breve reseña de cada uno de ellos para que el lector se haga una idea del período abarcado.

        -Uniforme de los Berdan Sharpshooters: Aportado por don Manuel Olaya, el uniforme pertenece a un Capitán de los famosos Tiradores de Berdan, denominados así en honor a su fundador, Hiram Berdan, quien reclutó hasta dos regimientos. El prestigio de las unidades fue de tal magnitud que el gobierno federal, en lugar de nominarlos como al resto de milicias (2º de Ohio, 23º de Pennsylvania, etc), directamente les dio nomenclatura como a las fuerzas regulares (1º de infantería, 4º de caballería...), siendo denominados 1º y 2º Regimientos de Tiradores del Ejército de los Estados Unidos, aunque sus reclutas fueran voluntarios y no profesionales. Esto les proporcionó una elevada reputación, y su efectividad para combatir en orden abierto (en general en la guerra las unidades combatían al modo napoleónico, en orden cerrado hombro con hombro, el orden abierto requería de hombres especializados para apantallar el avance de los bloques de infantería) muy pronto les hizo ganarse una merecida reputación de duros.

        -Uniforme de la Real Policía Montada del Canadá: Mencionado anteriormente en el presente artículo, este uniforme se llevó en un principio para su exposición en el vagón ferroviario, pero el día anterior a la apertura del Parque Temático al público se aprovechó el entorno para realizar una sesión fotográfica con él, tanto en su versión de Patrulla Montada del Noroeste, con su tradicional gorro de piel, como en su variante de la Real Policía Montada, ya con el famoso sombrero "Cuatro Bollos" que se inspiraba en el modelo Montana del Ejército norteamericano.

     

        -Uniforme del Ejército Norteamericano de la Expedición de Pershing, 1917: A finales del siglo XIX, y durante la Guerra de Cuba (1898) contra España, los Estados Unidos comprobaron que sus uniformes habían quedado obsoletos y eran totalmente inapropiados para los nuevos tipos de guerra. Así, vista la experiencia y la composición de algunas unidades de voluntarios, se adoptó una nueva modalidad de color caqui (marrón claro), que en invierno consistía en una guerrera de cuello cerrado y que posteriormente, pasada la Primera Guerra Mundial, acabaría adoptándose con una simple camisa para el uniforme de verano. En el cuello del uniforme se portaban las insignias de arma en un lado y las letras "U.S." en el otro, con el rango en hombreras para los oficiales, hasta que posteriormente fue reemplazado el sistema con el arma y el rango del oficial en uno y otro lado del cuello de la camisa, tocándose el uniforme como prenda de cabeza con el sombrero Montana.

        La expedición de Pershing fue el resultado de la incursión que Pancho Villa realizó en la fronteriza ciudad de Columbus en 1917, asaltando por un lado el banco y atacando por otro la guarnición. Se ordenó al U.S. Army enviar una expedición de castigo a Méjico, más allá del Río Grande, de tal modo que por un lado se atacase a Pancho Villa y por el otro se obligara al gobierno mejicano a adoptar medidas más contundentes contra la revolución. El resultado fueron las batallas de Carrizal y Columbus, que si bien fueron victorias norteamericanas, no lograron atrapar al líder revolucionario mejicano, hasta que una protesta diplomática obligó a Washington a retirar a las tropas de Pershing de nuevo a los Estados Unidos.

        Junto a todo este rosario de actividades previas, y mientras en el Oasys Minihollywood tenía lugar la realización de un rodaje de una productora italiana, también se aprovechó la semana para promocionar el evento, realizándose varias visitas a diversos medios de radio y televisión por parte de don Manuel Olaya, y siendo acompañado en alguno de ellos por la Unidad de Estrategia y Operaciones, cuyo representante en el evento fue entrevistado por Canal Sur en una de las jornadas televisivas realizadas. Dichas entrevistas fueron publicadas convenientemente por parte de los medios, y en ellas se hizo un breve resumen de las actividades que tendrían lugar a lo largo del fin de semana, con especial hincapié en el aspecto histórico y cultural de las mismas, más allá de las meras y tradicionales cuestiones cinematográficas que sobre el Western se hacen en Almería.

        Además, también por parte de don Manuel Olaya se llevó a cabo una donación para el proyecto de Museo que la Unidad de Estrategia y Operaciones viene realizando en Madrid, consistente en una serie de láminas uniformológicas de la Guerra de Secesión, momento que también se aprovecha desde nuestra organización para agradecer su generoso gesto, al tiempo que se le felicita por el éxito del evento, que fue la realización de un sueño de muchos años de esfuerzo.

        LAS ACTIVIDADES: EL SÁBADO

        La apertura del Parque Oasys Minihollywood se realiza a las 10:00 de la mañana, momento en el que los primeros visitantes comenzaron a acceder a las instalaciones. La primera de las actividades que estaban previstas por la mañana era una conferencia sobre las Guerras Indias que sería impartida desde la Unidad de Estrategia y Operaciones, y cuyo inicio tuvo lugar a las 11:00, dentro del Saloon Yellow Rose, donde poco a poco se fueron concentrando asistentes hasta llenar la sala, con alrededor de un centenar de personas.

        -Conferencia sobre las Guerras Indias: La conferencia relató primeramente, a modo de introducción histórica, un breve relato en el que se mencionaron los primeros contactos de los blancos con los indios en Norteamérica, desde que los españoles fundaran la primera misión europea en el continente, en la península de Florida, así como la llegada de los peregrinos en el Mayflower y la celebración de Acción de Gracias.

        Siguiendo en esta línea introductoria, se habló de la confederación de Pontiac, la Guerra de los Siete Años y como tras la misma el Canadá pasó a manos británicas, las guerras Mohawk con Brant y la Guerra de la Independencia Americana, y la exploración del Oeste por Clark y Lewis en 1804 tras la compra de Louisiana a los franceses. Ya establecidos los Estados Unidos como nación independiente, se habló de la política de Washington de desplazar a los indios más allá del Mississippi, mencionándose las batallas de Fallen Timber o Tippencanoe, para a continuación relatar el exilio de las tribus conocido como el "Camino de las Lágrimas", en que las tropas federales expulsaron a las tribus más allá del río siguiendo las órdenes del Presidente Jackson.

      

        La siguiente parte de la conferencia vino a describir la distribución y aspecto cultural de las Naciones Indias (Sioux, Cheyenne, Apache...) y su división en tribus (Dentro de la Nación Sioux, los Lakota, los Miniconju, los Sans Arc... Dentro de la Nación Apache, los Chiricahuas, los Mescaleros...) y luego en poblados, destacando que cada una de esas naciones eran independientes entre sí y de hecho en ocasiones luchaban unas contra otras, lo que fomentaba el avance de sus enemigos, los blancos. Se mencionaron además las Sociedades de Guerreros, destacando a los Akicitas, y se habló asimismo de la religión india, destacando los patrones comunes (adoración a una deidad superior, el Gran Espíritu, y a las fuerzas de la Naturaleza, con especial relevancia en algunos animales), pero haciendo ver que las costumbres de los pueblos indios eran muy diferentes, y que lo mismo tenían que ver un Apache y un Sioux que un español y un ruso.

        A continuación se describió la distribución de las tropas federales por las distintas áreas de operaciones, destacando la división en Estados y Territorios, y a su vez la circunscripción militar de los llamados Departamentos, similares a las Regiones Militares de hoy en día. Hablando de la Caballería, se hizo mención a la creación de 4 nuevos regimientos, totalizando 10 en total para cubrir todo el Oeste, resaltándose además al 9º y al 10º, que fueron formados por soldados negros, y haciendo especial hincapié en que las unidades montadas no tenían acuartelamientos permanentes, sino que se movían por todos los Estados Unidos según las necesidades de las campañas, al igual que hacía, en menor medida, infantería y artillería. Cuando estallaron las guerras indias, el U.S. Army rondaba los 27.000 hombres para cubrir el enorme país que se expandía hacia el Oeste.

        Una vez puesto el público en antecedentes, se trataron las diferentes campañas por orden cronológico, empezando por los Apaches de Mangas Coloradas y sus luchas previas a la Guerra de Secesión. De Cochise, también apache, se mencionaron los combates del Paso Apache, hasta que finalmente el General Howard logró firmar la paz con el líder indio y las guerras apaches pasaron a segundo plano hasta la llegada de Gerónimo, tiempo después.

        El siguiente paso desde las Guerras Apaches dirigió a los asistentes a la Guerra de Nube Roja, en la que 3000 Sioux, Cheyennes y Arapahoes pusieron en jaque a las escasas guarniciones de la Línea Bozeman (Fort Reno, Fort Phil Kearney y Fort C. F. Smith), derrotando a las tropas del Capitán Fetterman cerca de Fort Phil Kearney, pero siendo rechazados en las pequeñas batallas de Hayfield y Wagon Box, donde las nuevas armas y las fortificaciones improvisadas de los soldados azules lograron salvarlos del exterminio. Ya en 1868, en Fuerte Laramie, se ofreció la paz a los indios, desmantelándose la Línea Bozeman, y alcanzando la paz en la región hasta la Gran Guerra Sioux de 1876, la de Toro Sentado.

        De los conflictos contra los Cheyennes, también se mencionó la infructuosa campaña de 1867 del General Hancock, en que con importantes contingentes de tropas no logró atrapar a las tribus, hasta que se iniciaron las campañas de invierno, en  que los indios quedaban inmovilizados por la nieve, pero las tropas azules podían seguir avanzando gracias a los carros de suministros. En 1868, el 7º de Caballería masacró el poblado Cheyenne de Black Kettle en el río Washita, y se comprobó la efectividad de esta nueva forma de hacer la guerra. También el cerco de Beecher Island supuso una victoria de la Caballería, al mando del Mayor Forsythe, que acabó con Nariz Aguileña y que fueron rescatados por un nuevo contingente de tropas montadas.

        Nuevas campañas en otras zonas tendrían lugar al enfrentarse los soldados a los Modoc en Lava Beds, donde el Capitán Jack, jefe indio, acabó con el General Canby y rechazó a sus voluntarios. También se mencionó la campaña de Adobe Walls, que acabó con la Batalla de Palo Duro, en que el Coronel Mac Kenzie, del 4º de Caballería, venció a los Comanches de Quanah Parker, pacificando así la región.

        El siguiente salto llevó las campañas de nuevo contra los Sioux, en la Campaña de Little Big Horn, en que el 7º de Caballería del General Custer fue masacrado por los guerreros de Toro Sentado y Caballo Loco, que previamente había rechazado a la columna de Crook en las batallas del río Powder y del Rosebud. La persecución que hizo el ejército después de la campaña de Little Big Horn dio lugar a la dispersión de tribus, siendo especialmente perseguidos los Cheyennes de Dull Kniffe y Little Wolf, hasta que fueron poco a poco muriendo de frío y fueron encerrados en Fort Robinson, con grandes penalidades. Finalmente, tras sufrir unas terribles bajas, muertos de inanición y de frío, se ordenó a las tropas dejar en libertad a los Cheyennes.

        También los Nez Percé y el Jefe José fueron perseguidos por el ejército, iniciándose en 1877 una de las más sufridas campañas que tuvo que realizar el ejército norteamericano, luchando en el Cañón de Pájaro Blanco, en el río Clearwater o en Bear Paw, donde finalmente el Jefe José se rindió a los generales Nelson A. Miles y Oliver O. Howard.

     

        La última campaña Apache, contra Gerónimo, Victorio y Natchez, cerraba la conferencia, con las luchas del General Crook contra estos famosos indios, que finalmente se rindieron ante los exploradores del Teniente Gatewood, ya que las tácticas del General Miles, con despliegues masivos (5.000 hombres buscando a 35 apaches...) no dieron sus frutos, y el General se vio obligado a hacer uso del Teniente para obtener la rendición. El colofón final de la conferencia fue la mención a la masacre de Wounded Knee, en 1890, donde las tropas del General Forsythe abrieron fuego con cañones y ametralladoras cuando los indios se estaban rindiendo, con la excusa de un incidente con uno de ellos. De ese modo finalizaron las Guerras Indias y la conferencia que fue impartida por el Presidente de la U.E.O.

        -El Duelo en O.K. Corral: El 26 de octubre de 1881 tenía lugar en Tombstone el famoso Duelo en O.K. Corral, entre Wyatt Earp y los suyos, que actuaban como representantes de la ley, aunque su comportamiento era a título personal e iban acompañados de Doc Holliday, contra los hermanos Clanton y sus colaboradores. Tras una serie de jornadas en las que la tensión entre ambas partes había ido en aumento, la presión finalmente se desató el día 26, en que los dos grupos se enfrentaron en un tiroteo en la parte trasera del famoso corral.

        Durante su camino hacia el lugar del duelo, el Sheriff John Behan intentó disuadir a los Earp, pero tras un breve intercambio de palabras, se hizo a un lado y dejó que los cuatro hombres siguieran hacia su destino. Behan había tenido conductas francamente sospechosas, haciendo la vista gorda e incluso evitando intervenir en anteriores altercados en los que estuvieron implicados los Clanton, y decidió finalmente mantenerse al margen.

                Tras apenas medio minuto de tiroteo uno de los Clanton y los dos hermanos Mc Laury, cómplices de los primeros, yacían en el suelo, muertos. Por el otro lado, Doc Holliday recibió heridas leves, mientras que las de Virgil y Morgan Earp eran de mayor consideración. El duelo había terminado, y los Earp habían ganado.

            -El Tratado de Fort Laramie de 1868: Cuando en 1865, en Appomattox, se firmó la rendición de las tropas del Ejército Confederado, al mando del General Robert Lee, los intereses de la nación volvieron a girarse hacia las tierras vírgenes del Lejano Oeste. Cientos de miles de inmigrantes llegaban a los Estados Unidos buscando una vida mejor, y la política del gobierno federal era la de fomentar la colonización de los vastos territorios que se extendían hasta San Francisco.

          Los colonos empezaban sus largos recorridos de caravanas en Omaha, donde guías encabezaban convoyes de decenas o a veces centenares de carros, que a medida que avanzaban por las rutas del Oeste fundaban nuevas ciudades. Por diez simbólicos dólares y la promesa de trabajar las tierras durante cinco años, el estado otorgaba la propiedad a los colonos de los nuevos terrenos. 

         Sin embargo, desde la lejanía de la capital de la joven nación americana, se olvidaban de que muchas de esas nuevas tierras eran propiedad de las diferentes naciones indias, y que los búfalos que con tanta libertad mataban los nuevos colonos para poder emplazar sus nuevas granjas eran el sustento de las tribus, por lo que era inevitable que los guerreros comenzaran a reaccionar ante los atropellos cometidos, y un Sioux Oglala, llamado Nube Roja, organizó la defensa, atacando convoyes, rutas de suministros, puestos de comunicaciones y, en general, cualquier edificación del hombre blanco que violara los anteriores acuerdos.

          Entonces, el gobierno, para proteger a los colonos, mandó construir una serie de fortificaciones entre Fort Laramie y Virginia City, en Montana. Sería la Línea Bozeman, en pleno corazón de las tierras de caza de los Sioux. Se componía de tres fuertes, Fort Reno, Fort Phil Kearney y Fort C. F. Smith, pero las pequeñas guarniciones de infantería, apoyadas por pequeños destacamentos del 2º de caballería, fueron incapaces de hacer frente de forma efectiva a los 3.000 guerreros mandados por Nube Roja, que causó el pánico en la región.

         Diversas batallas tuvieron lugar a lo largo de la Línea Bozeman, la primera de ellas la llamada "Masacre de Fetterman", en la que un ambicioso oficial, que presumía que con 80 hombres podía terminar con los Sioux, fue derrotado y murió junto a curiosamente 80 soldados. En los alrededores de los fuertes, los indios atacaban las patrullas y las partidas de soldados que partían en busca de leña, pero las tropas americanas fueron más afortunadas en las batallas de Hayfield y Wagon Box, en las que se atrincheraron y gracias a la llegada de nuevos rifles de repetición, derrotaron a los guerreros de Nube Roja. 

         En 1868 una comisión determinó que la construcción de fuertes en territorio indio era ilegal, que la ruta Bozeman atravesaba tierras que pertenecían a las tribus Sioux y que los colonos deberían utilizar la nueva ruta, más al Sur, que permitía el uso del ferrocarril que entre la Union Pacific y la Central Pacific unía el Este con el Oeste. Así, ese mismo año, en Fuerte Laramie, se ofreció la paz a los indios.

     

          El Tratado de Fuerte Laramie reconocía los derechos de las tribus Sioux y Arapahoes, principalmente, sobre una serie de territorios, en los cuáles podrían cazar y desarrollar sus vidas como sus antepasados. Aunque se les ponía límites a esos territorios, un concepto que para las tribus nómadas era nuevo, se reconocía que toda la zona del Río Platte, incluyendo las Colinas Negras, que eran sagradas para ellos, pertenecían al pueblo indio. Además, se ofreció a las tribus compensaciones, tanto económicas como en material, y el gobierno se comprometió a construir en las reservas graneros, escuelas y otras infraestructuras que, bajo la supervisión de un agente del gobierno, proporcionarían mayor calidad de vida a los nativos.

          Nube Roja y los demás jefes, entre los que destacó la presencia de líderes tan destacados como Caballo Loco, en aquella época un joven líder guerrero, o Jefe Cuervo y Lluvia en la Cara, carismáticos líderes de tribus indias, no se fiaron del todo del acuerdo, y el propio Nube Roja exigió no firmar el acuerdo hasta que sus guerreros hubieran destruido los fuertes, como garantía ante su pueblo de la victoria diplomática. La caballería evacuó la Línea Bozeman, y el jefe indio viajó a Washington para ratificar el Tratado ante el Gran Padre Blanco, el Presidente de los Estados Unidos. Allí, comprobó con disgusto cómo varios de los puntos tratados en Fort Laramie no se habían incluido, y manifestó su disconformidad con el gobierno en varios periódicos y conferencias, entre ellas en New York, donde defendió con dignidad su causa.

          Sin embargo, lo cierto es que el Tratado de Fort Laramie y la actuación de Nube Roja supusieron la única vez en las guerras indias en que las tribus lograron vencer al gobierno de los Estados Unidos no sólo en el campo militar, sino en el diplomático, y durante varios años, reinó la paz en la región, hasta la violación del Tratado en la campaña de 1876, famosa por la masacre del 7º de caballería en Little Big Horn.

          Baste finalmente una de las más famosas frases atribuidas a Nube Roja al terminar sus conferencias en New York para dejar constancia de la actitud del gobierno americano y del hombre blanco en general hacia los indios: "Nos hicieron muchas promesas, más de las que pueda acordarme, pero mantuvieron una sola: prometieron tomar nuestras tierras, y las tomaron.

        -La comida: La recreación de la firma del Tratado de Fort Laramie supuso el fin de las actividades por la mañana, realizándose una parada para comer. A fin de organizar el buen orden en las comidas, por parte del Oasys Minihollywood se habían distribuido una serie de tickets para los recreadores, que se canjeaban en el salón principal para poder acceder al bufet libre. A modo anecdótico y para el público que allí se encontraba comiendo, por parte de los oficiales de Caballería se recreó una pequeña escena de protocolo, anunciando la entrada al comedor del Presidente Lincoln, que fue ampliamente aplaudido por el entusiasta público.

        -La banda de los Dalton: La actuación de la tarde incluyó el intento de una de las bandas de forajidos más famosas del Oeste, la de los Dalton, de asaltar dos bancos que se encontraban juntos en Coffeyville, Kansas. Esta banda, formada en principio por varios hermanos y sus cómplices, se hizo célebre a lo largo de todos los Estados Unidos por sus audaces actuaciones violando la ley.

        El 5 de octubre de 1892 trataron de llevar a cabo la que sería una de sus más famosas gestas, el atraco en Coffeyville de dos bancos a la vez, el Condon & Companys Bank y el First National Bank, pero a la salida se encontraron con que la ciudadanía había reaccionado, produciéndose un fuerte tiroteo y varios muertos, y poniendo fin a la actuación de la banda.

        -Actos finales: Como colofón a las actividades del sábado, entre las que se incluyeron algunas de las tradicionales del Parque, como el baile de las chicas del Saloon, se llevó a cabo una merienda/cena para los recreadores y personal participante del Oasys, a fin de comentar los detalles del día y confraternizar entre los distintos grupos participantes en el evento. También sirvió como reunión para planificar los detalles de las actividades del día siguiente, y perfeccionar los pequeños errores que se hubieran producido durante el sábado, o cambiar detalles que pudieran mejorar cada una de las recreaciones.

     

        Una vez finalizadas las actividades y concluida la reunión posterior, los grupos de recreación comenzaron a retirarse a sus respectivos alojamientos, gestionados también a través del Oasys Minihollywood, en otro alarde de buena organización que demostró la buena capacidad de Jose María, el gerente del Parque. Una parte de los grupos, la mayoría, se alojó en la cercana localidad de Tabernas, mientras que otra parte, entre la que se encontraba la U.E.O., se desplazó a Almería y a Aguadulce, donde durante la cena se pudo comentar en detalle la experiencia del día y del evento.

        LAS ACTIVIDADES: EL DOMINGO

        Al igual que en el caso del sábado, como quiera que la apertura al público eran las 10:00 de la mañana, se citó a los recreadores entre las 09:00 y las 09:30. A la vista de la experiencia del día anterior, se decidió que sería una buena idea la de que cada campamento realizara pequeñas actividades autónomas, al margen de las recreaciones de mayor magnitud.

        Así, se prepararon respectivamente una serie de actuaciones que dieran personalidad a cada grupo de recreadores, y al mismo tiempo se organizaron visitas de grupos a cada uno de los campamentos, que en el caso del domingo fueron guiados por el propio don Manuel Olaya.

        También en el domingo se impartieron sendas conferencias en el Saloon Yellow Rose, una por la mañana y otra por la tarde, que permitieron aumentar el aspecto cultural del evento. Baste una breve reseña de cada una de ellas para que el lector pueda hacerse a la idea de la variedad de temas que se trataron a lo largo del fin de semana.

        -Conferencia sobre la fotografía: El siglo XIX fue realmente revolucionario en el campo de la fotografía, no sólo por su invención, sino por su rápido desarrollo en los Estados Unidos. En efecto, mientras que en acciones contemporáneas en el resto del mundo sólo se hicieron fotografías esporádicas, la Guerra de Secesión fue ampliamente fotografiada al detalle.

        Los Estados Unidos en el siglo XIX no se encontraban regulados en la mayoría de las materias, como corresponde a un país basado en la libertad, y ello permitió el desarrollo de nuevos inventos e ideas innovadoras, así como teorías sobre la aplicación de las mismas, y la fotografía fue uno de los más claros ejemplos.

        -Conferencia sobre el asesinato de Lincoln: Cuando terminó la Guerra de Secesión, uno de los objetivos prioritarios del Presidente Abraham Lincon era el de intentar reconstruir el país, tanto en el aspecto económico como en el moral, buscando formas de reconciliar el Norte y el Sur.

        Sin embargo, por desgracia para él y para sus partidarios, no tuvo tiempo de implantar sus políticas, ya que fue asesinado en el palco de un teatro a manos de John Wilkes Booth poco después de la rendición del Sur.

        Como todo magnicidio y las circunstancias que les rodea, diversas teorías de la conspiración surgieron sobre cada detalle del asesinato, y la conferencia versó sobre todas ellas, ya fuera en su aspecto rumorológico o ya sobre cuestiones más serias como la conspiración o planificación para el magnicidio.

        -Izado de la enseña nacional de los Estados Unidos: En relación con las actividades a realizar en cada uno de los campamentos, en el de la Unión se decidió, en coordinación con las tropas de la Brigada Irlandesa, representadas por el grupo de recreación Imperial Service, realizar una ceremonia de izado de bandera.

        Ello permitió, por supuesto, que los asistentes pudieran contemplar algún aspecto de la vida diaria de un cuartel militar, y de paso observar parte de la instrucción en orden cerrado que realizan las tropas para poder actuar coordinadamente en la batalla. Además, como quiera que la realización del acto coincidió con la llegada del grupo de visitantes, se aprovechó para dar una pequeña conferencia sobre en qué consiste el izado y arriado de la bandera, y para explicar la historia de cada una de las unidades presentes en el evento, ya fueran 7º de Caballería, Brigada Irlandesa o Berdan Sharpshooters.

     

        También se aprovechó para explicarle al público el significado de la bandera norteamericana. Los colores que la conforman toman los valores de las revoluciones liberales, en especial la Revolución Francesa, que coincidió en tiempo con la Guerra de la Independencia Norteamericana. El azul es el color de la libertad, el blanco el de la igualdad y el rojo el de la fraternidad. Por su parte, cada una de las estrellas representa a cada uno de los estados que se fueron añadiendo a la Unión, variando así el número de estrellas según la época, mientras que las barras representan a cada una de las 13 colonias originales que se alzaron contra Inglaterra.

        De entre otras actividades que se llevaron a cabo en el campamento de la Unión, se simuló en fotografía un procedimiento judicial. Durante todas las guerras indias, los mandos de los fuertes recibieron la potestad de imponer la disciplina en nombre del gobierno federal, según el Código de Justicia Militar. Ello generó situaciones en las que se solía ser indulgente con las pequeñas faltas, pero extremadamente severos cuando el procedimiento era por una falta grave, incluyendo entre las condenas la expulsión con deshonor, que a veces incluía ser marcado como el ganado, con hierro a fuego, o la propia sentencia de muerte, que se ejecutaba mediante fusilamiento. Estos excesos posteriormente fueron corregidos, y las cortes marciales fueron sustituidas con el tiempo por un sistema judicial con mayores garantías.

        Siguiendo en la misma línea, se buscó reproducir escenas famosas de las campañas tratadas, ya fuera en fotografía o en cuadros modernos. En ese sentido, de la Guerra de Secesión se representó la fotografía que se tomó después de la Batalla de Antietam, en la que el Presidente Abraham Lincoln visitó el Cuartel General de Mac Clellan, al mando del Ejército del Potomac, en una de esas imágenes que se convertiría en icónica de la Guerra Civil.

        Otra de las imágenes que se reconstruyó, también en fotografía, fue un posado que hizo el General Custer con parte de sus oficiales y algunos mandos visitantes, y sus esposas, en Fort Lincoln, antes de iniciar las operaciones contra Toro Sentado en 1876.

        También de esa campaña existe un cuadro icónico de las guerras indias, del pintor Don Stivens, que representa al General George Amstrong Custer despidiéndose de su mujer, Elizabeth Bacon, siendo la última vez que ella le vería con vida. Pocos días después, una parte de su regimiento sería masacrado en Little Big Horn, y se produciría la más famosa de las victorias indias. Sólo sobreviviría un caballo del destacamento de Custer, llamado Comanche.

        Las recreaciones realizadas el sábado también se repitieron el domingo, tanto el Duelo en O.K. Corral y el asalto de los Dalton como la firma del Tratado de Fort Laramie, que tuvo tanto éxito el día anterior, que diversos recreadores solicitaron añadirse a la comitiva, como representantes del Gobierno, por lo que se pudo reproducir en mayor detalle y profundidad la firma del Tratado, incluyendo al Agente Indio, que fue interpretado por Manuel Olaya, y al General Terry, que fue caracterizado por Leonardo Giménez, ambos organizadores del evento. El éxito de la representación estuvo garantizado por el detalle una vez más de los indios, en especial por la interpretación de Nube Roja.

        -La ceremonia de despedida: Como despedida y finalización del evento, por parte de los organizadores se planeó una ceremonia de entrega de diplomas a los participantes, tanto individualmente como a colectivos, siendo presentado el cierre por don Manuel Olaya, cuyos sueños y esfuerzos hicieron posible el evento. Por supuesto, en la entrega destacaron la gerencia del Oasys Minihollywood, la colaboración de Armería Leonardo y las diversas entidades participantes, entre las que estuvo la Unidad de Estrategia y Operaciones.

     

        Una vez concluida la ceremonia, se dio por cerrado el evento, retirándose los distintos grupos de recreadores en el largo camino de vuelta a casa algunos. Cabe destacar como otro elemento que resalta el éxito que tuvo la realización de este gran sueño que acudieron a colaborar grupos desde toda España (Además de la propia Almería, acudió gente de Madrid, Castilla y León, Canarias...), lo que ensalza la capacidad de convocatoria de los organizadores, y dado el espectacular trato dispendido desde la gerencia de Oasys Minihollywood, se augura que posteriores eventos contarán con la misma, sino mucho mayor, participación del colectivo de estudiosos de la historia del Oeste Americano.

        EL OASYS MINIHOLLYWOOD

        Una vez finalizado todo el evento, y dada la circunstancia de que desde la U.E.O. todavía se permaneció allí el lunes, a fin de desmontar la exposición de miniaturas, se tuvo la amabilidad desde el personal del Parque Temático de enseñarnos el resto de las instalaciones, de tal modo que se pudo comprobar que lo que más habíamos visitado, esto es, el poblado del Oeste, sólo era la punta del iceberg, y que existen multitud de opciones de ocio y naturaleza dentro de las inmensas instalaciones del Parque que de hecho resultan imprescindibles de visitar. Se recomienda encarecidamente dicho recorrido, que asombrarán al visitante por su espectacularidad y cuidado riguroso de las instalaciones y sobre todo de los animales y plantas que se podrán contemplar durante la visita.

        -El Jardín de Cactus: Dentro del propio poblado del Oeste, cerca de los vestuarios y al pie de la empalizada, se encuentra el Jardín de Cactus y plantas desérticas, que reúne a una inmensa cantidad de especies de plantas que sobreviven en climas cálidos, cada una de las cuáles está perfectamente señalizada con sus paneles nominativos. Todo el recorrido por el jardín está marcado a través de unos bonitos caminos decorados al estilo de la estética del paisaje, con caminos marcados de baldosa y de piedras, y ofrece una posibilidad de ver algo diferente de lo habitual al visitante.

        -El Museo de Carros: También dentro de las instalaciones del poblado, el Museo de Carros nos ofrece un recorrido por la historia de los vehículos utilizados a lo largo del siglo XIX en los Estados Unidos para transportar personas y mercancías. El abanico cubre desde la clásica diligencia (una verdadera joya perfectamente restaurada y conservada) utilizada para unir a las poblaciones, como carros para transportar agua o incluso un armón de artillería, dando una idea global a lo largo de su veintena de modelos de cómo fueron evolucionando los transportes en el Oeste Americano. También cabe destacar que se han añadido algunos automóviles posteriores, pero también vehículos clásicos, a modo de comparación, lo que completa totalmente este curioso e interesante recorrido.

        -Las piscinas y la restauración: Aunque por motivos evidentes por las fechas en las que nos encontrábamos la principal piscina estaba cerrada, tuvimos la oportunidad de comprobar las espléndidas instalaciones que rodeaban a la misma, y que sin duda serán un factor fundamental como complemento a la visita al Parque en los calurosos días de verano. En lo que al segundo punto se refiere, la restauración, existen varias opciones para el visitante. La primera de ellas, y la más evidente, es disfrutar del estupendo bufet libre que existe en el poblado, donde  podremos comer en el salón completamente decorado de temática del Far West, o en la terraza anexa al mismo, junto a la hermosa y relajante cascada que hay al lado. Si lo que preferimos es algo más rápido y económico, en el área de la Reserva Biológica existen varias opciones, que abarcan desde platos combinados a los clásicos perritos calientes y hamburguesas.

        -La Reserva Biológica: Sin duda otro de los puntos fuertes del Parque Temático, y curiosamente no tan conocido como el poblado, la Reserva Biológica ofrece al visitante un recorrido por una inmensa variedad de especies animales, destacando algunos tan espectaculares como jirafas, hipopótamos e incluso leones. Es sin duda alguna una parte imprescindible para visitar si se va en familia, y nos llevará toda una mañana o toda la tarde, y ello sin detenernos demasiado en cada una de las especies de animales que existen, curiosamente mucho mejor cuidados que en zoológicos de mayor fama, como pueda ser el de Madrid.

     

        Todo este cuidado y calidad del personal del parque y del Hotel Playadulce (donde nos alojamos parte del evento) se produce sin duda porque los propios trabajadores dedican no sólo su tiempo, sino su propio entusiasmo al proyecto empresarial, un factor siempre difícil de conseguir, y ello redunda espectacularmente en el buen funcionamiento del mismo. Sería una completa injusticia no destacar la ejemplar conducta del personal del Oasys Minihollywood, que sin duda van más allá de lo que su contrato establece con su amabilidad y buena actitud para el visitante, logrando un ambiente de familiaridad no encontrado antes en otros Parques Temáticos. Así pues, desde la Unidad de Estrategia y Operaciones se quiere aprovechar para felicitar y agradecer sinceramente sus esfuerzos por hacernos sentir como en casa, y de hecho como parte del proyecto.