Exposición de la Historia de la Policía Gubernativa

    A lo largo del pasado mes de enero, la UEO, en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, y en el Centro Cultural Buenavista, organizó una exposición relativa a la historia de la policía gubernativa española.

NOTA: Todo el material y el texto están sacados de la referida exposición sobre la historia de la Policía Gubernativa Española, con el permiso expreso de los organizadores. Queda prohibida su reproducción o su distribución sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.      

        INTRODUCCIÓN

       A lo largo del pasado mes de enero de 2015 tuvo lugar, en el Centro Cultural Buenavista, junto al Metro de Diego de León, una exposición sobre la historia de la Policía Gubernativa española, organizada por la Unidad de Estrategia y Operaciones, con la colaboración del Ayuntamiento de Madrid. Dicha exposición, aunque contó con las donaciones y cesiones, así como con la participación de miembros del Cuerpo Nacional de Policía, se realizó de forma autónoma como una iniciativa ciudadana, con el fin de rendir homenaje a todos aquellos defensores de la ley que a lo largo del tiempo han colaborado en el mantenimiento del orden en nuestra sociedad, aunque se gestionaron los adecuados permisos que fueron concedidos por la Dirección General de la Policía, debido al material expuesto.

        La exposición, que se prolongó a lo largo de 15 días (del 16 al 31 de enero), atrajo a alrededor de 1700 personas, contabilizadas por los propios custodios de la sala de exposiciones del referido Centro Cultural, e incluyó a un elevado número de policías de todos los Cuerpos de Seguridad, ya fueran nacionales, autonómicos o locales, que acudieron acompañados de sus familias y amigos, así como a autoridades y entidades civiles e incluso en algunos casos militares, que acudieron ante la curiosidad de un tema poco tratado desde las propias instituciones.

        Sin embargo, y a pesar de la importancia de algunos de los visitantes, que incluyeron hasta personal de las Cortes Generales, lo cierto es que el público al que más se enfocó el evento fue, por un lado, el infantil, y por otro, el de aquellos compañeros ya jubilados, que pudieron recrearse contemplando sus recuerdos de juventud, y compartir con los organizadores sus experiencias y sus vivencias, acompañados de sus familiares. Fue ciertamente gratificante el que dichas personas se emocionaran al comprobar que su sacrificio y su esfuerzo no han caído en el olvido.

        Antes de cerrar este punto, destacar y agradecer la labor de quienes han colaborado con el proyecto, renunciando incluso a sus vacaciones para poder difundir, de forma altruista y por tanto sin el más mínimo reconocimiento por parte de las instituciones, la historia de la policía española, pues es de justicia reconocer como ciudadanos su entrega, ya que no se hace desde quienes tendrían la responsabilidad de hacerlo.

        ANTECEDENTES

        El proyecto de realizar una exposición de temática policial tenía ya sus antecedentes en la Unidad de Estrategia y Operaciones, entidad de la que varios de sus miembros pertenecen a cuerpos policiales. De hecho, ya en 2011, se intentó realizar una primera exposición, en cumplimiento del 25º aniversario de la fundación del Cuerpo Nacional de Policía, pero por desgracia, a dos días de inaugurarse, la Dirección General ordenó suspender el evento por argumentos burocráticos, con los consiguientes problemas que ello derivó.

        Sin embargo, tras tres años de lucha contra la burocracia y las propias instituciones, y gracias a la colaboración del Comisario Álvarez, que se implicó en ayudar a gestionar la autorización, en 2014 se logró el deseado permiso, aunque la realización de la exposición se retrasó a principios de 2015 a fin de poder hacer uso de un lugar más adecuado y de mejores condiciones, como era la Sala de Exposiciones del Centro Cultural Buenavista.

        Desde que se inició el proyecto, diversos componentes de varios cuerpos policiales, en especial del Cuerpo Nacional de Policía, cedieron temporalmente o donaron los uniformes y el material que todavía conservaban, añadiéndose a otras piezas que a lo largo de los años se habían podido ir adquiriendo por parte de nuestra institución (ello queda reflejado más adelante, en el apartado de los agradecimientos), y realizándose posteriormente una selección de lo que se consideró más apropiado exponer, ya fuera por su importancia o por su estado de conservación.

        En relación a la distribución, en un primer momento se pensó en realizarla por bloques, esto es, una zona de uniformes, otra de maquetas, otra de placas y emblemas, etc, pero finalmente se decidió que sería más interesante para el visitante, que se colocara el material por orden cronológico, de modo que se le permitiera realizar un sucedáneo de viaje en el tiempo, permitiéndole adentrarse en cada una de las diferentes épocas. La descripción que se realizará a continuación de la exposición sigue ese eje.

        DEDICATORIA

        "Dedicado a todos aquellos que han dado su vida por los demás vistiendo el uniforme, recientemente Vanesa y Francisco Javier, y que con su ejemplo inspiraron a todos aquellos que tratan de seguir sus pasos con dignidad, y a todos aquellos que tratan de seguir sus pasos con dignidad, y a todos los que con su ejemplo nos guiaron durante toda su vida, en especial Maqueda, que aunque jubilado, siempre será policía y siempre será un ejemplo. No permitiremos que se olvide vuestro sacrificio."

        NOTA INFORMATIVA

        "La presente exposición, aunque ha sido realizada con material cedido por personal que ha pertenecido o pertenece al Cuerpo Nacional de Policía, no es una actividad oficial de la Dirección General ni del Ministerio del Interior, sino de un colectivo de ciudadanos agradecidos que quiere dar a conocer la historia de su policía, desde el respeto y la admiración."

        AGRADECIMIENTOS

        La presente exposición ha sido posible gracias a gran cantidad de personas y entidades, a las que es de justicia destacar y agradecer:

        -A Sandra Rodríguez Bermejo y a todo el Archivo del Congreso de los Diputados, por la documentación aportada sobre leyes.

        -A Mariano, compañero, por los antiguos grilletes.

        -A Jose María Forteza López, por el caso de la Policía Armada.

        -A Anastasio, compañero, por el temario de la Policía Armada.

        -A Roque, compañero, por las gorras del Cuerpo Nacional de Policía.

        -A Prieto, compañero, por la uniformidad de la Policía Nacional.

        -A Matías, compañero (retirado), por los distintivos de la Policía Armada y de la Policía Nacional.

        -A Benito, compañero (retirado), por el uniforme de Gran Gala de la Policía Nacional.

        -A los hermanos Loro, compañeros, por los distintivos y correajes.

        -A Salus, compañero, por las gorras del Cuerpo Nacional de Policía.

        -A Sinfo, compañero, por el uniforme de Gran Gala.

        -A Manuel Morán Arias, por los soportes en forma de columna.

        -A Enrique y Mariló, por las fotografías originales del 23-F.

        -A Oliver y al equipo de Subsuelo, por el uniforme y el casco de esa especialidad.

        -A Juan Quintana Zuazúa, por su colaboración con la uniformidad alemana.

        -A Roberto Hernández Rodríguez, por la cartelería.

        -A Mariano Matarranz Puerta y Valentina del Amo López, por el montaje.

        -A Juan José Bonal, por las miniaturas de la Guardia Civil.

        -A Arturo y a todo el personal del Centro Cultural Buenavista, por su amabilidad y colaboración.

        -Al fallecido Inspector Jefe Contreras, por las láminas uniformológicas.

        -Al Comisario Álvarez, por su ayuda con la organización y las autorizaciones.

        -Y muy especialmente, al Inspector Jefe (retirado) Enrique Maqueda de León, por todo el material cedido, y por su ejemplo inspirador.

        SIMBOLOGÍA

        Los Santos Ángeles Custodios

        "Yo mandaré a mi ángel ante ti, para que te defienda en el camino y te haga llegar al lugar que te he dispuesto."

                                                                                                                                    Libro del Éxodo

        El primer elemento que se encontraba el visitante era el Santo Ángel Custodio o Ángel de la Guarda, patrón y protector tradicional de aquellos que dedican su vida a defender la ley y a proteger a los demás. Tradicionalmente, dos son las figuras religiosas que han amparado a los defensores de la ley, el orden y la justicia. El primero de ellos es San Juan, cuya Águila fue emblema de la policía española desde los lejanos tiempos de la Santa Hermandad. El segundo es el grupo que forman los Santos Ángeles Custodios, guardianes de la vida y de la salud de aquellos a quienes protegen. Cuenta la tradición que cada ser humano tiene un Ángel de la Guarda que se ocupa de velar por él en sus momentos de peligro y de dificultad.

        Ya desde el siglo V después de Cristo se celebraba el día de los Santos Ángeles Custodios, tanto en la Península Ibérica como en Francia, hasta que dicha festividad fue suprimida por Pío V. Sería en el año 1608, con Pablo V, cuando se introduciría de nuevo y de forma definitiva en la liturgia, quedando determinado que el día de su celebración sería el 2 de octubre, y convirtiéndose rápidamente en un emblema de protección para aquellos que velan por la seguridad de todos.

        "Te encomendaré a los Ángeles, para que te guarden en todos tus caminos. Y ellos te llevarán en sus manos para que no tropieces en las piedras."

                                                                                                                                    Libro de Los Salmos

        De entre los más excepcionales exponentes que se encuentran en la cristiandad se encuentran San Miguel, que fue el encargado de enfrentarse y expulsar a los ángeles rebeldes de los cielos, así como San Rafael, que fue el protector y acompañante de Tobías. En otras ocasiones, los Ángeles Custodios son enviados además de para proteger para transmitir mensajes, como fue el caso de la Virgen María, cuya Encarnación fue anunciada por el Ángel Gabriel. También sería un Ángel Custodio el que, según la tradición, sacaría a San Pedro de la cárcel.

        "Aunque somos tan pequeños y nos queda tan largo y tan peligroso camino, ¿qué temeremos teniendo tales ángeles custodios? Fieles son, prudentes son, poderosos son. Siempre, pues, que vieres leventarse alguna tentación, amenazar alguna tribulación, invoca a tu guarda, a tu conductor, al protector que Dios te asignó para el tiempo de la necesidad y la tribulación."

                                                                                                                                        San Bernardo.

        La bandera nacional

        Como en todas las exposiciones organizadas desde la Unidad de Estrategia y Operaciones, la bandera nacional presidió a la entrada la Exposición. Irónicamente, el significado de la simbología que compone la enseña nacional es especialmente desconocida por la población, motivo por el que suele exhibirse en las exposiciones realizadas por nuestra entidad, ya que es de especial importancia conocer el significado de aquello que representa a todos a lo largo de nuestra historia.

        El origen de la actual bandera nacional data de la época de Carlos III, cuando la Real Persona ordenó establecer las bases de un concurso que se utilizara para crear una bandera para su marina que pudiera ser fácilmente distinguible en el fragor del combate. Así, a dicho concurso se presentaron diversos modelos (en el Museo Naval de Madrid se encuentran expuestas las otras versiones que pudieron haberse utilizado en lugar de la que finalmente fue seleccionada), siendo elegida la versión actual, que se convirtió en símbolo clásico de la soberanía nacional por su uso por el pueblo durante la Guerra de la Independencia contra los franceses, con la única variante del escudo, según los reinos y territorios que conformaran el país en cada momento.

        En la actualidad, la enseña nacional, regulada por el artículo 4 de la Constitución Española, incluye en su escudo, que fue añadido dos años después, mediante una ley, los emblemas de los 5 reinos tradicionales que han conformado el Reino de España, esto es, Castilla, León, Aragón, Navarra y Granada. De ellos, el emblema de Castilla se representa con un castillo amarillo sobre un color de fondo rojo, el color tradicional del mismo reino, mientras que el de León se representa por un león de color morado (originalmente rojo), e incluye en sus orígenes el Reino Asturleonés. Por su parte, el de Navarra tiene su origen en las cadenas que ataban a los esclavos de la guardia de Al Nasir que rompieron los guerreros navarros durante la Batalla de las Navas de Tolosa en 1212, siendo su anterior simbología un águila negra sobre fondo rojo. En otro orden, el Reino de Aragón utiliza una bandera pontificia como emblema, las famosas barras rojas y amarillas, mientras que en el vértice inferior el fruto de la Granada representa al reino de ese nombre. Al escudo se le añade en el centro las tres flores de lis doradas sobre fondo azul que simbolizan la Monarquía Borbónica. Las Columnas de Hércules, con la cinta Plus Ultra (que posteriormente se conviertieron en símbolo del Dólar), a ambos lados del escudo, simbolizan la victoria que se logró al descubrir América, llegando más allá del mitológico fin del mundo que había en las famosas Columnas de Hércules (Así, el "Non Plus Ultra", esto es, No Mas Allá, se convirtió en el "Plus Ultra", es decir, Más Allá), estando coronadas por dos coronas, una la monárquica (que también corona el escudo) y otra, la imperial.

                                                                                                            LA SANTA HERMANDAD

        Los orígenes de la policía española, con jurisdicción en todo el territorio, hay que buscarlos antes incluso de la existencia de la propia España. En efecto, fue en tiempos de los Reyes Católicos, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, cuando se creó, debido al bandolerismo y a la búsqueda de símbolos unificadores, la llamada Santa Hermandad, inspirada en instituciones tan antiguas como la Hermandad Vieja de Toledo, Talavera y Ciudad Real, que en el año 1300 sería autorizada a perseguir "golfines y bandoleros". Hasta entonces, las hermandades y los alguaciles eran quienes mantenían, en nombre del rey, el orden en las ciudades, mientras que los asuntos de entidad eran llevados por la Santa Inquisición, ya que atentar contra la ley de la corona era atentar contra Dios.

        Sería en el año 1476, en las Cortes de Madrigal, cuando vería la luz una nueva fuerza que realizaría las labores de policía tanto en Castilla como en Aragón, la denominada Santa Hermandad, con su sede central en Toledo, y que fue puesta bajo el mando del Capitán General don Juan de Ortega y Alonso de Quintanilla, quedando el mando operativo de las fuerzas de a pie y a caballo a cargo del hermano del Rey Fernando, don Alfonso de Aragón, dándole poder sobre "ambos reinos y sus futuras conquistas." Ello le daría jurisdicción no sólo en los conquistados reinos musulmanes, sino también con posterioridad en América y el resto del Imperio. Las patrullas eran realizadas por tres hombres, y en tiempos de Felipe II se les asignarían zonas concretas de patrulla, sentando un precedente de lo que sería la distribución territorial española.

       En referencia al emblema que se emplearía por parte de la Santa Hermandad, los Reyes Católicos decidieron utilizar el Águila de San Juan, con el escudo de armas de ambos reyes sobre el ave del evangelista. Además, se le añadieron el yugo y las flechas, siendo el yugo por la Y de Ysabel (en castellano antiguo) y las flechas por la F de Fernando. Por ello, el Águila de San Juan se convertiría en el símbolo tradicional de la policía española, hasta que posteriormente se le relacionaría con el franquismo por el uso de un símbolo parecido, y se eliminaría de la simbología.

        LA REAL CÉDULA DE 1824

        La versión oficial de la Dirección General de la Policía es que la primera fuerza de defensa de la ley y el orden se crea en tiempos de Fernando VII, con la Real Cédula de 1824 y el Policía General del Reino. Sin embargo, uno de los documentos que se expusieron, a fin de demostrar que los orígenes de las fuerzas policiales son anteriores a esa fecha, es el Reglamento Provisional de Policía de 1822. Sin embargo, y aunque los orígenes difieran de esa versión, lo que sí es cierto es que la Policía General del Reino introduciría el carácter civil y urbano que heredaría la actual policía española.

        Hasta la llegada de la Real Cédula, el mantenimiento de la ley y el orden, una vez disuelta la Santa Hermandad, fue llevada a cabo por las Milicias Concejiles, los corchetes (que llamaban al orden al grito de "favor al rey") y las Milicias Nacionales, antecedentes de las policías locales. En ese período se perdió la coordinación de las fuerzas policiales, y el restablecimiento de Fernando VII obligó a crear nuevas fuerzas que dieran estabilidad. Por desgracia, ello ataría la existencia de la nueva Policía a la existencia del propio rey, y ello implicó su disolución en 1835.

        Resulta inevitable pues, en una exposición sobre la historia de la policía gubernativa, no incluir una reproducción de la famosa Real Cédula de 13 de enero de 1824, que en el caso que nos ocupa fue, junto con otros documentos, proporcionados por el Archivo del Congreso de los Diputados.

        LA REFORMA DE 1877

        El 6 de noviembre de 1877 se publicaría un Real Decreto que crearía un punto de inflexión en la historia policial española. Así, mediante ese Real Decreto, daba a luz una división de cuerpos que se prolongaría hasta el Cuerpo Nacional de Policía, en una rama militar y uniformada, encargada de la seguridad ciudadana y el restablecimiento del orden, y otra civil y de paisano, a cargo de las investigaciones. Serían el Cuerpo de Seguridad y el Cuerpo de Vigilancia. Estas dos entidades, que sobrevivieron a diferentes regímenes, hicieron uso de diferentes uniformes, expuestos en las láminas a disposición del visitante, y básicamente hacían uso del color azul oscuro para el invierno y del blanco o gris para el verano.

        Una de las introducciones en la uniformidad que quedaría presente tanto en la República como en el franquismo y en el uniforme de Gran Gala de la primera policía de la democracia, fue la franja roja en la gorra de plato, como símbolo por un lado de especialidad y por otro de distintivo de rango entre los oficiales. Así, la Sección Ciclista, que se crea a principios del siglo XX, lucía la referida franja roja en las gorras de plato que portaban los agentes.

        Entre las láminas que se encontraban expuestas resaltaban especialmente las referidas a la introducción de la defensa como arma policial, ya que anteriormente a los tiempos en que se crea la Sección de Gimnasia (la primera unidad de gestión del descontento civil, con Primo de Rivera) las manifestaciones se disolvían a sable, golpeando con la parte plana del mismo. El segundo aspecto que resaltan las imágenes expuestas era en relación a la motorización de la policía, que se produjo tras el asesinato de Don Eduardo Dato. Previamente a ello, las fuerzas de orden público hacían uso de caballos (y se siguieron utilizando posteriormente, pero en combinación con los nuevos medios tecnológicos), pero posteriormente se adquirirían varias motocicletas con sidecar, cuya postura de los dos agentes que iban en este, espalda con espalda, les valió el sobrenombre de "las disgustadas".

        De especial relevancia del material expuesto en la vitrina que trataba esta época era el Bastón de Mando del Comisario General don Enrique Maqueda del Castillo, que ejerció las funciones de su cargo en tiempos de Primo de Rivera, la República y los primeros años del franquismo, tal era su profesionalidad, reputación y conducta ejemplarizante. Además, entre los libros expuestos se encontraba un original del Reglamento de Policía de 1905, el primer reglamento de la historia de la policía, así como un "Oportet" o libro de consultas jurídicas y policiales de 1923, y un código penal de la época. Completaba la vitrina un diorama que representa a una patrulla a caballo de dos agentes del Cuerpo de Seguridad, así como unos grilletes y un silbato antiguos.

        LA POLICÍA DE LA REPÚBLICA

        El 14 de abril de 1931 se proclamaba en España la Segunda República, con el cambio que ello supondría para las instituciones y para la propia policía. Así, en este período, destacarían dos iniciativas de los diferentes gobiernos: la Guardia de Asalto y la Guardia Cívica Republicana. De los primeros de ellos, la Guardia de Asalto se convertiría en un icono del nuevo régimen, y fue tal su éxito que absorbió a gran parte del Cuerpo de Seguridad y sus recursos, aun perteneciendo a él. Se invirtieron fondos en dotar a esta nueva policía de grandes medios, como armamento, tanquetas, el primer camión de agua a presión de la historia policial española, morteros y ametralladoras, etc, así como de vehículos, en especial los camiones que se convertirían en símbolo de esta nueva policía.

        En lo que a la Guardia Cívica se refiere, destacar que no tuvo especial éxito. Se creó bajo el mandato del Ministro de Gobernación don Ángel Galarza, con la intención de crear una especie de policía ciudadana, cuyos componentes, "republicanos acreditados", como rezaba la condición para acceder, sólo tendrían potestad para denunciar. La ausencia de poderes y privilegios que esperaban obtener quienes ingresaron en esta iniciativa pronto les desencantó de la misma, y la Guardia Cívica apenas quedó como una pequeña anécdota en la historia policial española.

        Sobre el material disponible de la policía republicana, se incluía documentación diversa, así como una cartera portaplacas de la Dirección General de Seguridad con el escudo de la República, y una serie de láminas que incluían el anteriormente referido camión de agua a presión y varios uniformes de la Guardia de Asalto y del Cuerpo de Seguridad de la época.

       

LA POLICÍA ARMADA Y DE TRÁFICO

        El uniforme más antiguo de los que se exponían en la sala se encontraba en este apartado, tratándose del de un subteniente. Es de resaltar que este uniforme fue uno de los elementos más apreciados de la exposición, tanto por nostálgicos y simpatizantes de otros tiempos, como por visitantes de la ideología contraria, en especial los más mayores, que les hizo recordar su juventud, y fue con diferencia la pieza con la que más visitantes se retrataron fotográficamente. Destaca también de este uniforme el hecho de que el águila de la gorra y del brazo no son las franquistas, sino la policial, ya que no incluyen la cinta "Una, Grande y Libre" del Régimen, y la orientación de las flechas es inversa, mientras que los botones del uniforme sí son los de la Dictadura. Ello se debe a que, como se explicó anteriormente, el Águila de San Juan es el emblema tradicional de la policía española desde los Reyes Católicos, mientras que los botones son los mismos que los del Ejército, que utiliza los del águila introducida por Franco.

        La Policía Armada y de Tráfico se crea en 1941, y convive con el antiguo Cuerpo de Vigilancia, que en la Dictadura pasó a llamarse Cuerpo General de Policía, los llamados "chapas" (debido a que llevaban una pequeña placa identificativa o "chapa" en la vuelta de la solapa de la chaqueta, que mostraban para identificarse como policías). En 1959, la competencia de Tráfico pasaría a la Guardia Civil, y el nombre quedaría definitivamente como Policía Armada. De carácter militar, y disciplina acorde a su carácter, en los comienzos del Régimen, las fuerzas policiales se enfrentaron especialmente a la subversión, ya sea en zonas rurales (los makis) o en los entornos urbanos (grupos terroristas y anarquistas), aunque según fueron pasando los años pasó a derivar a funciones más propias de la lucha contra la delincuencia común, a excepción de la Brigada Político Social. Así, en 1945, por ejemplo, se crean las primeras unidades de Guías Caninos, y en 1969, las llamadas Compañías de Reserva General, precursoras de las actuales UIPs. De estas últimas, de hecho, se encontraba expuesto un casco de los utilizados en la época.

        Junto a diversa documentación y carnets profesionales de la época, el visitante podría contemplar el temario que en aquella época estudiaba un Policía Armado en su paso por la Academia de Canillas, lo que hoy es la Dirección General de la Policía, y que incluía disciplina y doctrina militar, armamento y demás elementos relacionados, que conforme fueron pasando los años evolucionó a materias más específicas y propias de la labor policial.

        Además, en la misma vitrina se podían observar varios modelos a escala de los utilizados en la época para labores de seguridad ciudadana, ya fuera como radiopatrullas o los todoterrenos de las anteriormente mencionadas Compañías de Reserva General.

        LA POLICÍA DE LA DEMOCRACIA (I)

        La llegada de la democracia, con la aprobación de la Constitución de 1978, supuso la entrada de un cambio de concepto al que las instituciones policiales debieron adaptarse. Aunque es cierto que la división de cuerpos policiales permaneció vigente (El Cuerpo General pasó a ser el Cuerpo Superior, y la Policía Armada pasó a ser el Cuerpo de Policía Nacional), con la entrada en vigor de la Ley 55/78, se cambió la imagen de las instituciones policiales, con la introducción de un nuevo uniforme de color marrón y la eliminación del yugo y las flechas del Águila de San Juan, que se seguía portando en el brazo.

        El artículo 104 de la Constitución estableció el mandato que definía las nuevas misiones de la policía, que serían la defensa del ordenamiento constitucional, la protección del libre ejercicio de los derechos y libertades públicas, y garantizar el orden público y la seguridad ciudadana. El desarrollo del presente artículo y de la referida Ley 55/78 estableció una división territorial en 12 circunscripciones, al mando de un Teniente Coronel o de un Coronel, siendo las cabeceras de las referidas circunscripciones Madrid, Sevilla, Valencia, Barcelona, Zaragoza, Bilbao, Oviedo, La Coruña, Granada, Santa Cruz de Tenerife, Palma de Mallorca y Valladolid. Además, se establecieron las llamadas "Unidades de Guarnición" en núcleos de población de más de 20.000 habitantes. En 1981, la Policía Nacional contaba con 45.000 efectivos, en comparación con los 65.000 de la Guardia Civil.

        Las unidades de la Policía Nacional se agrupaban en Banderas, del tamaño batallón, ya fueran en las llamadas "de Guarnición" o en las Banderas Móviles, sin contar con las especialidades, como pudiera ser la Bandera de Protección. El desarrollo de las Compañías de Reserva General supuso la introducción de un uniforme específico, con un distintivo especial para cada una de ellas, y con una cazadora corta de intervención, como la que se expuso en la vitrina, que se decoraba con un pañuelo de un color diferente para cada una de las unidades.

        En referencia al resto del material expuesto, además de modelos a escala 1/43 de los diferentes vehículos utilizados por la Policía Nacional, se encontraba diversa documetación, incluyendo una copia de la Ley 55/78, así como carteras portaplacas y apuntes de un Alumno del Cuerpo Superior, el Inspector Jefe don Enrique Maqueda de León, de su paso por la academia, que incluyen el estudio de las diferentes manchas de sangre y huellas de pisadas en la escena del crimen, para su posterior comparativa con aquellas que se encontraran en situaciones reales, dando una idea de la evolución de la técnica policial. Sobre los vehículos representados, el listado es el siguiente:

      

         -Mercedes N1300, 1990

        -Seat 131 Panorama, 1981

        -Seat Ritmo, 1981

        -Talbot Horizon GT, 1984

        Finalmente, otro elemento importante de los expuestos era la fotografía original, con su certificado de autenticidad, que publicó la prensa norteamericana sobre los sucesos del 23 F, en la que se pueden ver a varios agentes de la Policía Nacional disolviendo a curiosos que habían acudido a los alrededores del Congreso de los DIputados. Estos sucesos, que convulsionaron a la sociedad española, supusieron el punto de inflexión para el asentamiento del nuevo régimen.

        En referencia a los dos uniformes que se exponían, el primero de ellos era la versión de paseo, compuesto por guerrera y gorra de plato, mientras que el de servicio utilizaba cazadora corta y boina. Es especialmente destacable el segundo de los uniformes que se exponían al público, por su singularidad, ya que se trataba del uniforme de Gran Gala de esa época, y que además incluía ya el parche del futuro Cuerpo Nacional de Policía. Este uniforme, utilizado solo en ocasiones de especial solemnidad, tenía la particularidad de que incluía elementos de la uniformidad de todas las épocas pasadas. Así, el pantalón era el mismo que el de la Policía Armada, gris con franja roja de caballería, mientras que la guerrera es la del futuro Cuerpo Nacional de Policía, pero con el Águila del Cuerpo de Policía Nacional, y finalmente el modelo de la gorra, con su franja roja, es el mismo que el de la Guardia de Asalto y del Cuerpo de Seguridad.

        Aunque no coincidiera con la época, la comparativa obligaba a la colocación del uniforme de Gran Gala del Cuerpo Nacional de Policía, que modifica el pantalón y la gorra de plato, así como la eliminación de los distintivos de ambos brazos y de los botones de la guerrera, cuyo color se oscurece. Además, como curiosidad, el uniforme expuesto incluía las nuevas divisas recién incorporadas al Cuerpo Nacional de Policía, en este caso en la categoría de Policía.

        LA GUARDIA CIVIL

        Aunque no sea parte de la policía gubernativa en el sentido estricto de la palabra, lo cierto es que como institución hermana al Cuerpo Nacional de Policía en sus funciones por todo el territorio nacional, resultaba inevitable no mencionar a la Guardia Civil en una exposición sobre la historia policial española.

        El instituto armado nace el 28 de marzo de 1844, durante el reinado de Isabel II, en una época de grandes convulsiones sociales y un gran aumento de la delincuencia, sobre todo en el ámbito rural. Así, siguiento a ese decreto de 28 de marzo, el 13 de mayo del mismo año se publicaría otro por el que se creaba un cuerpo de naturaleza militar, con el fin de que "...hallase la sociedad la protección que le es debida. Para llenar este objeto es indispensable que este cuerpo sea un modelo de todas las virtudes políticas y militares. Forma un universo conscientemente propio, con sus costumbres, su visión del mundo propia, su forma de vestir característica, la disciplina y jerarquía, su culto al detalle, sus ritos y sus símbolos..."

        La efectividad y espíritu de sacrificio que desde su creación caracterizaron a la Guardia Civil tuvieron rápidamente sus primeros y espectaculares resultados. Así, en su primer año, bajo el mando del Mariscal de Campo don Francisco Javier Girón y Ezpeleta, Duque de Ahumada, se despejaron completamente las vías rurales de comunicación, deteniéndose a 40.093 maleantes entre 1846 y 1847. Medio siglo después, en 1929, recibiría el famoso título de "Benemérita".

        Desde su creación en 1844, la Guardia Civil ha permanecido con su misma cartilla y su misma estructura, sin cambios sustanciales de su esencia y su filosofía, lo que la convierte en el cuerpo policial español con más antigüedad en el sentido de la continuidad histórica (por ejemplo, el más antiguo serían los Mossos d'escuadra, fundados en el siglo XVIII, pero con diferentes disoluciones a lo largo de la historia española, mientras que la Guardia Civil siempre ha seguido existiendo desde que se creó).

        En referencia al material expuesto, dado que no es el objeto principal de la exposición, y su aparición había de ser meramente testimonial, a fin de no desviar la atención del visitante de la historia de la policía gubernativa, en la vitrina se expusieron por un lado un elenco de los vehículos utilizados por la Benemérita con el paso del tiempo, así como una representación en figuras del uniforme que se portaba en la época de su fundación, a caballo, y otra representación, esta vez de infantería, del uniforme que se portaba en 1929, cuando recibiría el sobrenombre de Benemérita.

        El listado de vehículos que se exponían es el siguiente:

        -Land Rover, 1956

        -Citröen 2 CV, 1959

        -Seat 1400 C, 1962

        -Renault 4 F, 1966

        -Renault 10, 1967

        -Dodge Dart, 1968

        -Citröen Dyane, 1973

        -Volkswagen Escarabajo, 1973

        -Seat 124 D, 1977

        -Chrysler 150, 1978

        -Land Rover Santana 109, 1978

        -Seat 131 Supermirafiori, 1979

        -Peugeot 505, 1982

        -Citröen Visa, 1982

        -Seat Ritmo 75 CL, 1984

        -Seat Ronda, 1984

        -Mercedes N1300, 1985

        -Renault 4 TL, 1985

        -Mercedes N1300, 1987

        -Citröen BX 19, 1988

       

        -Mercedes MB 140, 1990

        -Peugeot 309, 1991

        -Citröen C 25, 1991

        -Nissan Patrol, 1992

        -Nissan X-Trail, 2004

        -Nissan Patrol GR, 2005

        -Nissan Primera, 2007

        LA POLICÍA DE LA DEMOCRACIA (II)

        El 13 de marzo de 1986 se aprobaba la Ley Orgánica 2/86 de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, que rompería con la tradicional división de cuerpos militar y uniformado, y civil y de paisano. Así, el Cuerpo Superior de Policía y el Cuerpo de Policía Nacional pasarían a denominarse Cuerpo Nacional de Policía, unificándose ambos y estableciendo un carácter prioritario de servicio público. Inevitablemente, dicha unificación rompió con la antigua uniformidad, creándose una nueva, así como una placa emblema que utilizarían todos los agentes, ya fueran de uniforme o de paisano.

        Las necesidades de una cambiante sociedad obligaron a un desarrollo de las diferentes áreas y especialidades de la policía, en combinación con los grandes avances tecnológicos del último cuarto del siglo XX. Así, se abrieron una serie de nuevas competencias, junto a la continuación desarrollada de otras especialidades, como es el caso de la Policía Científica o de las unidades de Subsuelo y Protección Ambiental, cuyo uniforme se exponía junto al casco de dicha especialidad.

        Una combinación de vehículos de escala 1/43 reflejaban la evolución de los colores corporativos del Cuerpo Nacional de Policía, tanto en lo que se refiere a radiopatrullas como a las Unidades de Intervención Policial, cuyo uniforme también se encontraba expuesto, reflejándose el significado del escudo: cada una de las flores de lys que bordean el escudo representan a cada una de las 13 Unidades de Intervención, conservándose además en el interior del mismo la espada y la hoja de roble que portaban los emblemas de las primeras UIPs, y que simbolizan la primera la autoridad y la segunda la tradición. En el centro del escudo, un león rampante, amarillo sobre fondo rojo, representa la firmeza.

        Sobre los vehículos policiales expuestos, eran los siguientes:

        -Talbot Horizon, 1987

        -Mercedes MB140, 1987

        -Citröen BX, 1992

        -Mercedes 310, UIP, 2000

        -Nissan Patrol GR, UIP, 2005

        -Nissan Patrol GR, 2005

        -Nissan X-Trail, 2006

        Además, continuando con las maquetas, se encontraban dos dioramas, uno de ellos representando un control de carreteras o, como se llamaba en su día, un Dispositivo Estático de Control, junto con otro que representaba un asalto del GEO a una situación con rehenes, en este caso en un banco, así como varias figuras representando el uniforme de servicio del Cuerpo Nacional de Policía, que se combinaba con gorras de plato y las divisas que reflejan las distintas Escalas y Categorías que forman el escalafón del referido cuerpo.

        Un elemento que también destacaba por su importancia histórica era el brazalete de Jefe del Dispositivo que se encontraba en una de las vitrinas. Cuando se establecen dispositivos por atentados terroristas, grandes eventos o emergencias que requieren de la presencia de gran cantidad de medios y diferentes cuerpos, se designa a una persona que desarrollará el mando de todo el operativo, y al que se le identificaba con un brazalete. El que se expone en concreto perteneció al Inspector Jefe don Enrique Maqueda de León, cuando impidió gracias a su brillante dirección y coordinación una masacre que la banda terrorista ETA trató de llevar a cabo en el Corte Inglés de Callao, en Madrid. La única víctima fue un policía municipal, que fatalmente falleció cuando se demostró que la cobertura que él creyó suficiente no aguantó la explosión.

        LAS POLICÍAS LOCALES Y AUTONÓMICAS

        Aunque como en el caso de la Guardia Civil, las policías autonómicas y locales no serían en el sentido estricto de la definición policía gubernativa, al igual que con la Benemérita era de justicia dedicarles un apartado, a fin de que el visitante tuviera la posibilidad de comparar los diferentes cuerpos. Así, en una vitrina, se encontraban expuestos diferentes vehículos de policías autonómicas y locales, en el orden que sigue:

        -Seat 124 D, Policía Municipal de MAdrid, 1976

        -Seat 131 Panorama, Policía Municipal de MAdrid, 1980

        -Seat Panda, Guardia Urbana de Barcelona, 1982

        -Seat Ronda, Guardia Urbana de Barcelona, 1984

        -Seat Toledo, Guardia Urbana de Barcelona, 2007

       

        -Ford Escort, Mossos d'Escuadra, 1982

        -Suzuki Santana SJ, Mossos d'Escuadra, 1985

        -Nissan Patrol, Mossos d'Escuadra, 1988

        -Seat Altea, Mossos d'Escuadra, 2006

        Junto a los referidos vehículos, se exponían los diferentes escalafones de los cuerpos policiales españoles, a fin de que el visitante pudiera comprobar y comparar las graduaciones de las instituciones policiales. Así, se encontraban representados el Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil, la Ertzaintza, los Mossos d'Escuadra, la Policía Foral Navarra y la Policía Municipal de Madrid. En este punto, es de justicia destacar que una visitante donó un centenar de emblemas de policías locales de distintos municipios españoles, de los que se expuso aproximadamente una treintena por cuestiones de espacio, pero que estarán presentes en nuevas ediciones de exposiciones policiales que organice la UEO.

       

         POLICÍAS EXTRANJERAS

        Al igual que en el caso de los otros cuerpos policiales de España, se consideró interesante desde la organización representar a varios cuerpos de otros países que realizan labores parecidas al Cuerpo Nacional de Policía, con el fin de que el visitante tuviera ocasión de hacerse a la idea del funcionamiento de otras insituciones. Así, en una vitrina, se exponía un vehículo a escala de la policía norteamericana, junto con una cazadora de una de las Agencias Federales, la ATF (Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego) y diversos escudos de policías de todo el mundo.

        Sin embargo, el elemento de la vitrina que más atrajo la atención de los visitantes fue la colección de placas de policía del mundo, que incluía la siguiente lista:

        -Placas de la Policía de los Estados Unidos

                   

                    -Guardia de Honor del Condado de Hamilton

                    -Departamento del Sheriff del Condado de Montgomery, Maryland

                    -Departamento de Policía de Ohio

                    -Policía del Estado de New México

                    -Departamento de Policía de Long Beach

                    -Policía Militar, US Marines

                    -Departamento del Sheriff del Condado de Duval, Jacksonville, Florida

                    -Placa Honorífica del Departamento de Bomberos de Massachussets

                    -Placa Honorífica del Departamento de Policía de Chicago

                    -Placa Honorífica de New York

                    -Departamento de Seguridad de la Policía de New York

                    -Cazarrecompensas del Departamento de Policía de New York

                    -Departamento de Policía de Los Ángeles

                   

                    -Patrulla de Carreteras de Arizona

                    -Rangers de California

                    -Departamento de Policía de Newport, Oregón

                    -Departamento de Prisiones de Philadelphia

                    -Departamento del Sheriff, Condado de Pasco, Florida

        -Placa de la República Popular China, Pekín

        -Placa de la República de Singapur

        -Placa de la Policía Local de las Islas Baleares

        -Placa de la Bundespolizei (Patrulla Estatal Alemana)

        -Placa del Departamento de Policía de Barrie, Ontario, Canadá

        -Placa de la Stadtpolizei, Suiza

        -Placa de la Real Policía de las Islas Bahamas

        Además, para poder comparar la evolución de la Placa Emblema de la policía española, junto con las placas extranjeras, sobre la vitrina se exponía un cuadro en el que se podían observar los distintivos policiales a lo largo del tiempo. Las placas emblema expuestas eran las siguientes:

        -Cuerpo de Vigilancia, 1920

        -Cuerpo de Vigilancia, 1923

        -Dirección General de Seguridad, 1931

        -Cuerpo de Investigación y Vigilancia, 1938

        -Cuerpo General de Policía, 1942

        -Cuerpo General de Policía, 1954

        -Cuerpo General de Policía, 1963

        -Cuerpo General de Policía, 1973

        -Cuerpo Superior de Policía, 1982

        -Cuerpo Nacional de Policía (actual)

        Junto a la referida colección de placas emblema de las diferentes policías del mundo, no podía faltar también una representación uniformológica  de algunas de esas policías. Así, a ese efecto, se encontraba representado por un lado el uniforme de un agente de la Patrulla de Carreteras de California (California Highway Patrol), entidad cuyas divisas también se encontraban expuestas en la vitrina, y otro de la Patrulla Estatal Alemana.

        Como colofón final de la exposición, una fotografía ilustraba una de las ocasiones en las que se hizo uso institucional de Gran Gala del Cuerpo Nacional de Policía. En el caso concreto que nos ocupa, se trata de la guardia de honor en la capilla ardiente del ex presidente don Adolfo Suárez, en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso de los Diputados, antes de que se llevara el féretro a su tierra natal para proceder a su entierro.