Exhibición de Salvamento Acuático con perros

        Desde la Unidad de Estrategia y Operaciones, una de las labores que se desarrollan es la colaboración con la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, a través de la Federación Española de Ligas Navales, actuando principalmente en entornos acuáticos. Ello lleva inevitablemente a la actuación conjunta con otras entidades y agrupaciones, una de las cuáles es SOSCAN, que está especializada en el adiestramiento de canes para salvamento.

            NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos incluidos en el siguiente artículo, tanto en el aspecto escrito como de las imágenes contenidas en él, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.

        LA ASOCIACIÓN SOSCAN

        Creada hace algunos años, la Asociación SOSCAN se compone de adiestradores voluntarios que se han especializado en la utilización de perros para colaborar en rescates en entornos acuáticos.

        Para ello, cuentan con diversos ejemplares que pertenecen a sus respectivos propietarios, y que como parte del proyecto común los aportan de forma totalmente altruista y desinteresada, realizando jornadas de adiestramiento y exhibiciones a las que puede asistir el público, realizadas tanto en tierra como en el agua.

        Dada su principal labor de colaboración con Protección Civil de rescate en entornos acuáticos, esta asociación trabaja con los llamados "perros de agua", que pertenecen a la raza de Labradores y Terranovas, en cuyas patas la Naturaleza les ha dotado de membranas, similares a las aletas de un buzo cuando abren las patas.

        A raíz de su contacto con la Federación Española de Ligas Navales, rápidamente se vio por parte de su Presidente, don Jose Carlos Tamayo, las amplias posibilidades que ofrecían los esforzados canes, y se decidió dar a conocer a este grupo de voluntarios mediante la realización de varias actividades conjuntas.

        EL ADIESTRAMIENTO DE PERROS Y LA DEMOSTRACIÓN PÚBLICA

        Cualquiera que haya trabajado con animales sabe que la labor de adiestramiento de los mismos resulta larga y requiere de habilidad, dedicación y sobre todo paciencia. En el caso de los perros, son especialmente aptos para ello debido a su inteligencia, pero aun así se requieren ciertas técnicas.

        Normalmente, se trata de que el animal en cuestión vea el entrenamiento como parte de un juego, en el que interactúan tanto él como su adiestrador, haciendo uso de la recompensa (esta no tiene por qué ser comida, puede ser un juguete que al animal le guste mucho u otra forma similar de aprobación, para que el perro sepa que está actuando como debe), de modo que el propio animal interiorice las conductas esperadas ante determinados estímulos.

        Todo ello genera que el perro reaccione de forma inmediata e instintiva ante situaciones concretas, como es la de una persona en el agua pidiendo socorro. El perro verá como parte del juego lanzarse a salvar a la persona, ofrecerle el arnés con flotador y remolcarla hasta la orilla, simplemente porque es lo que le han enseñado que le divierte hacer.

        En ese aspecto, la demostración que se llevó a cabo por parte de SOSCAN y de la entonces Delegación de los Mares de Castilla de la Real Liga Naval Española, a través de la Patrulla Auxiliar Marítima, consistió en tres fases claramente determinadas, la primera de las cuáles se realizó a través de una pequeña conferencia en la que se expuso al público la historia de la Asociación de adiestramiento canino, sus fines y sobre todo sus métodos y funcionamiento general, poniendo especial énfasis en la labor humanitaria y sobre todo desinteresada de sus miembros y de sus perros en su labor por el bien común a través de la colaboración con Protección Civil.

     

        A continuación, y como segunda parte, se procedió a la demostración de los resultados del adiestramiento mediante una serie de ejercicios de obediencia y disciplina, realizados en tierra, que son el paso previo a la práctica en entornos acuáticos, ya que los animales deben estar perfectamente habituados a interactuar con su instructor, que será la persona con la que trabajen habitualmente. Como puede imaginarse, la coordinación entre ambas partes es el fruto de incontables horas de trabajo, y por ello, en la muestra que se llevó a cabo, la actuación de los canes fue dispar en base a las horas en que se había trabajado con ellos, aunque la conducta de todos los canes fue ejemplar.

        Finalmente, se llevaron a cabo los esperados ejercicios de salvamento en entorno acuático, que llamaron especialmente la atención de niños y mayores. El primero de los ejercicios consistió en una persona que pide auxilio desde la orilla, a la que los perros debían lanzarse para poder ayudarla y remolcarla hasta el socorrista. Este ejercicio se realizó tanto en el supuesto de que la víctima quedara consciente, aferrándose al flotador que los labradores llevan en arneses, como en el caso de que ésta perdiera la consciencia, en que el propio can la agarraba del brazo con la boca y la llevaba hasta la orilla, sin, por supuesto, morderla.

        El otro tipo de ejercicio realizado, llevado a cabo por Terranovas, incluía el caso de una embarcación averiada que debiera ser remolcada. Fue especialmente llamativo el hecho de que en la barca de la demostración con hasta 7 personas a bordo, un solo Terranova fuera capaz de devolverles nadando hasta la orilla, demostrando la gran capacidad y fuerza de estos animales.

        Todas estas actividades, que se llevaron a cabo a lo largo del 13 de junio de 2010, demostraron la utilidad social de este proyecto iniciado por los entusiastas entrenadores de SOSCAN y de sus sacrificados canes, que demostraban su vocación queriendo lanzarse al rescate incluso cuando no debían hacerlo por no tocarles su turno. Nuestro reconocimiento a su labor, que quedó además plasmada en el Acuerdo de Cooperación que firmaron nuestra organización de Protección Civil y la propia asociación canina.