Felicitación Navideña de 2018

        Como cada Navidad, y antes de que finalice el año en curso, es momento de hacer balance de lo ocurrido, de lo bueno y de lo malo, de los éxitos y de los fracasos. Siguiendo lo que ya se convirtió en una tradición en la Unidad de Estrategia y Operaciones en su anterior foro, el Norad, desde el año 2016 se ha continuado la costumbre con la publicación del mensaje navideño del Presidente de la U.E.O. en la web actual en la que la entidad publica sus acontecimientos y noticias.

            NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos expuestos en el siguiente artículo, tanto en el aspecto escrito como de las imágenes contenidas en él, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.

    Estimados compañeros y amigos:

        Un año más, con la reconfortante sensación que produce encontrarnos rodeados de nuestros seres queridos, en un ambiente de calidez humana y de festividad, me dirijo a vosotros como un miembro más de nuestro colectivo.

        En primer lugar, y como es inevitable por los lazos que nos unen, me gustaría detenerme para felicitaros la Navidad y para desearos a vosotros y a vuestros familiares y amigos un gran año 2019 que os traiga, como mínimo, más felicidad que el año que nos deja, y que permita que el amor profesado por ellos fructifique en poder compartir su presencia más allá de las simples reuniones sociales, de modo que demos importancia a la gente que realmente la tiene, y no a la que nos impone la sociedad o las redes.

        Termina el año 2018 en cierto modo de forma parecida al año pasado, con un gran crecimiento e implicación en proyectos de cada vez mayor envergadura que, sin embargo, en muchas ocasiones nos hace olvidar esos pequeños detalles y esos pequeños momentos que son los que hacen que la vida merezca la pena. Y es que, en la mayoría de las ocasiones, el crecimiento, ya sea personal o institucional, trae esas ataduras y esas consecuencias, que debemos esforzarnos en combatir.

        En ese sentido, es mi intención, sin tener por ello que renunciar a ese crecimiento en el tamaño e importancia de nuestras actividades, retornar  un poco a nuestros orígenes, de modo que podamos recuperar un poco la ilusión y el entusiasmo que son los que, en el fondo, mueven el mundo. Sin duda, los lazos de hermanamiento con otros colectivos con objetivos similares, también servirán de revulsivo para continuar añadiendo más incorporaciones a nuestros proyectos, y haremos lo posible por continuar creciendo seleccionando a la gente, de modo que podamos continuar manteniendo ese gran ambiente que hace que nuestra institución vaya más allá de la mera personalidad jurídica, y desechando esa negatividad y ese egocentrismo que convierten un proyecto común en mero interés propio, y que terminan por destruir a los grupos. Y es que lo que caracteriza a una hermandad es que el grupo está por encima del individuo, y esa idea es la que hace que se pueda confiar los unos en los otros.

        Es ese concepto el que diferencia la palabra confianza de una mera relatividad y de una falsa sensación de amistad que existe en otros entornos, y que no queremos en el nuestro, ya que, por encima de todo, los lazos que unen a nuestra particular comunidad son lo más importante para nosotros, algo que no todo el mundo comparte o es capaz de entender, y por ello es fundamental para nuestra propia supervivencia que quien no está de acuerdo con nuestra filosofía siga su camino, sin rencores ni acritud, pero no obstaculice el nuestro.

        Estoy convencido de que, sin duda, el año 2019 será un gran año para nosotros, y que cuando dentro de 12 meses escriba de nuevo estas líneas, nuestro crecimiento personal por un lado, e institucional por el otro, habrán alcanzado nuevas cotas que ni somos capaces de imaginar hoy en día. Y es que si algo nos ha demostrado la experiencia de años anteriores, es que sólo dicen que algo es imposible aquellos que son incapaces de hacerlo, y que los sueños están hechos para poder cumplirse y compartirlos con quien merece la pena.

        Me siento orgulloso de poder decir que vosotros sois esas personas con las que compartir esos sueños.

        Feliz Navidad .  

                                               Raúl Matarranz del Amo, Unidad de Estrategia y Operaciones, desde             la Sede Central de la U.E.O., Navalagamella, Madrid, a 26 de diciembre de 2018.