El primer radiopatrulla: Fiat 1400-B

        Tras la creación de la Policía Armada, en el año 1941, rápidamente se vio la necesidad de motorizar los recursos policiales a fin de poder patrullar las zonas urbanas. Por aquél entonces, las opciones en España eran ciertamente reducidas en lo que al tipo de vehículos se refiere, y rápidamente se optó como primera opción para un vehículo policial el SEAT 1400-B, que sería la fabricación bajo licencia del FIAT 1400, la "versión española" de dicho modelo...

        NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos en el presente artículo, tanto en el aspecto escrito como en las imágenes incluidas en el mismo, sin la autorización expresa de la administración del presente espacio web.

        LA POSGUERRA POLICIAL ESPAÑOLA

        Cuando en el 1 de abril de 1939 el Generalísimo Franco declaró el fin de la Guerra Civil Española en la ciudad de Burgos, el panorama policial español estaba en una convulsa situación, resultado del conflicto. Por un lado, los cuerpos policiales habían luchado en ambos bandos, aunque principalmente habían saltado a favor del gobierno republicano, y ello supuso de inmediato la intervención de los que más habían colaborado con la República. Así, el Cuerpo de Carabineros fue rápidamente disuelto, mientras que el Cuerpo de Seguridad y el Cuerpo de Vigilancia fueron rápidamente depurados ideológicamente por el nuevo régimen, y pasaron a convertirse en la Policía Armada y en el Cuerpo General de Policía. Por su parte, la Guardia Civil también estuvo próxima a ser disuelta, pero la resistencia del Alcázar de Toledo fue un argumento decisivo para que el nuevo Jefe del Estado salvara de su desaparición a la Benemérita.

        La motorización policial en tiempos anteriores a la Guerra Civil había sido francamente escasa, y se había reducido a prácticamente un pequeño grupo de automóviles y motocicletas, adquiridos tras el asesinado de don Eduardo Dato, y algunos camiones, que se convertirían en símbolo de la policía republicana, con sus grandes números pintados en los laterales de las puertas. Para la Guardia de Asalto se adquirirían además algunos vehículos de combate, como tanquetas, pero como quiera que ello se aleja de la materia objeto del presente artículo, no se entrará en detalle sobre ese aspecto.

        En 1941 se creaba la Policía Armada y de Tráfico, sustituyendo así al Cuerpo de Seguridad, y que conservaría su nombre hasta 1959, en que la competencia de tráfico pasaría a la Guardia Civil, pasando así a denominarse simplemente como Policía Armada. Se trataba de un cuerpo uniformado, de carácter militar, con un uniforme de color gris muy de la época, copiado en sus patrones del modelo militar. Así, en sus primeras versiones, y cuando se empezó a utilizar el vehículo objeto de nuestro estudio, se vestiría el uniforme de cuello cerrado, basado en la reglamentación de 1943, aunque posteriormente se abriría la guerrera y se le añadiría corbata.

        EL DESARROLLO DEL AUTOMÓVIL

        Los años 30 y 40 impusieron un importante desarrollo automovilístico de los vehículos, iniciándose en los Estados Unidos innovadoras tendencias enfocadas a dar una carrocería de estructuras más suaves y aerodinámicas, en contraposición con los primeros automóviles y su "boom" en los años 20, en los que la carrocería conformaba gran cantidad de capotas y ángulos rectos.

        Esta nueva tendencia fue expandiéndose y llegó a Europa, adoptándose por varios fabricantes europeos, uno de los cuáles fue la marca Fiat. El fin de la Segunda Guerra Mundial supuso la introducción de muchos aspectos del modelo americano, y el panorama automovilístico policial fue uno de ellos. Así, a los clásicos Land Rover que se utilizaban por parte de la Policía Armada, se buscó introducir un vehículo cuya apariencia no fuera tan militar, para asignárselos a la Dirección General de Seguridad. Sería el comienzo del 1400 en la policía española.

        EL FIAT 1400-B

        En 1953 se iniciaba la comercialización en España del Seat 1400, siendo el único vehículo de modelo turismo que se fabricaba por aquél entonces en toda la nación, con licencia de la marca Fiat. Por supuesto, cuando se buscó dotar a la Dirección General de Seguridad de vehículos radiopatrulla menos militarizados, para su uso en entornos urbanos, la consecuencia evidente fue su inclusión en la entonces escasa familia policial. Las líneas angulosas y el color negro, sin distintivos, convertirían a este modelo en un icono de su tiempo. El único distintivo era el letrero situado en el techo, sobre el cuál se montaba una discreta sirena de color azul, y en el que se podía leer la palabra "Policía", teniendo matrícula PMM (Parque Móvil Ministerial).

     

        El Seat 1400 del modelo policial entró en servicio en 1955, dos años después de su comercialización, y se mantuvo en activo hasta el año 1972, doce años después de que se hubiera dejado de fabricar para su comercialización (1960). Montaba un motor de 1400 centímetros cúbicos, con una potencia de 58 caballos, que se quedaba corta para el tamaño y el peso del vehículo policial.

        LA PATRULLA POLICIAL CON EL SEAT 1400

        Dado que los vehículos policiales del modelo Seat/Fiat 1400 pertenecían al Parque Móvil (al contrario que los Land Rover, por ejemplo, que sí pertenecían a la Policía Armada como tal), ello suponía que normalmente fueran conducidos por conductores del propio Parque.

        Como consecuencia, los vehículos radiopatrulla de este modelo de automóvil tenían una extraña combinación en sus ocupantes, perteneciendo a varios cuerpos, y dando así a veces una curiosa diversidad en su uniformidad. La dotación normal solía componerse de un conductor del Parque Móvil, que era el responsable del vehículo, y que vestía una característica cazadora de cuero. El mando de la patrulla lo ostentaba un Inspector del Cuerpo General de Policía, los llamados "chapas" (porque se identificaban bajo una "chapa" oculta bajo la solapa de su chaqueta) o "secretas" (porque sus intervenciones en casos como los de la Brigada Político-Social tenían el carácter de Secretas), que vestía de paisano, mientras que la fuerza operativa la proporcionaban dos agentes de la Policía Armada, con su característico uniforme de color gris, que inicialmente era de cuello cerrado, y que posteriormente pasó a evolucionar a guerrera de cuello abierto con corbata.

        Este modelo de patrulla policial permanecería con el tiempo, y el Seat 1400 se convertiría en el icono de una época, no sólo por su uso como radiopatrulla, sino por su comercialización y su utilización como automóvil más popular de la sociedad de la época, hasta la llegada del Seat 600...