La batalla de Gaines Mill

        La llegada de un nuevo comandante en jefe al Ejército del Potomac, el General Mac Clellan, significó también la llegada de un cambio de estrategia y de un nuevo rumbo para las operaciones de las tropas del Norte. En efecto, en un espectacular movimiento, las tropas azules se embarcaron para evitar los frentes de las batallas anteriores, y para atacar Richmond desde una nueva posición que partiría de la costa. La reacción rebelde no se hizo esperar, y los ejércitos convergieron de nuevo...

            NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos incluidos en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como de las imágenes contenidas en él, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.

        UN NUEVO CAMBIO DE ESTRATEGIA

        Desde las primeras acciones que enfrentaron a las tropas azules con las grises, las derrotas federales traían acompañada la llegada de nuevos comandantes a los ejércitos, y ello fue especialmente cierto en el del Potomac, que a lo largo de la guerra sería comandando por una larga lista de mandos. Tras la 1º batalla de Bull Run (la primera gran batalla de la guerra), y las posteriores operaciones, se decidió desde Washington que era preciso un cambio en las operaciones, y fue nombrado nuevo Comandante en Jefe del Ejército del Potomac el General Mac Clellan.

        La idea del nuevo general era abrir un nuevo frente mediante una imaginativa maniobra que embarcaría al Ejército del Potomac, para a continuación desembarcarlo a 50 kilómetros al Este de Richmond, ocupando la capital confederada antes de que las tropas de Lee tuvieran conciencia de la situación y lograran reaccionar. Los combates navales de Hampton Roads, en los que por primera vez acorazados se enfrentaron entre sí en la historia (el Merrimac de la Confederación se enfrentó al Monitor de la Unión, acabando en tablas), fueron el precedente de la gran concentración naval de la flota federal, que transportaría  a las tropas azules y que el 17 de marzo de 1862 desembarcarían en el Sur, iniciando una nueva invasión.

        LA REACCIÓN CONFEDERADA

        Tal y como Mac Clellan habría previsto, su "desembarco de flanqueo", por ponerle nombre a tan espectacular maniobra, sorprendió a las tropas de Lee, que aguardaban el tradicional ataque por la zona de Harper´s Ferry, como ocurriría a lo largo de la guerra en varias ocasiones. Rápidamente, se envió a los hombres del General de Caballería J.E.B. Stuart con la misión de localizar al enemigo, determinar su fuerza y, en la medida de lo posible, retardar su avance, de modo que se permitiera al resto del Ejército de Virginia del Norte entrar en posición para interceptar a Mac Clellan.

        El avance federal continuó hasta acercarse peligrosamente a 30 kilómetros de Richmond, con cuatro Cuerpos de Ejército, mientras que el I Cuerpo se dirigía desde el Norte siguiendo la tradicional ruta de campos de batalla anteriores del Potomac, cuando, el 1 de junio, se produjo la batalla de Seven Pines, que supuso un sangriento combate que impresionó tremendamente a Mac Clellan, cuya indecisión provocó que ya no viera tan claro lo oportuno de su maniobra de flanqueo. A ello se uniría el hecho de que el Presidente Lincoln estaba preocupado por el hecho de que al haber lanzado la ofensiva contra Richmond desde el mar, las tropas de Lee se encontraban entre Washington y Mac Clellan, y que estas además tenían una línea de retirada que era, como poco, discutible.

        La pérdida de empuje de las tropas azules impulsaron a Lee a iniciar su propia ofensiva, y el 27 de junio iniciaba las operaciones con cuatro Divisiones (en realidad, aunque su nombre era el de divisiones, lo cierto era que la configuración del momento las convertía por su tamaño en Cuerpos de Ejército, como se vería más adelante cuando, tras la campaña, se reorganizó el Ejército de Virginia del Norte), tratando de envolver la retaguardia del Ejército del Potomac. La reacción de las tropas azules fue desplegar el V Cuerpo de Porter, con tres Divisiones, y se inició la Batalla de Gaines Mill.

        LA BATALLA DE GAINES MILL

        Eran las 13:00 horas del 27 de junio de 1862 cuando las tropas confederadas iniciaron las operaciones. El despliegue federal, bajo el mando del General Porter, incluía tres divisiones, cuyas órdenes eran mantener la posición con el Chickahominy a la espalda, hasta que el resto de las tropas azules se hubieran retirado, momento en que Porter haría lo propio. Se esperaba que las fortificaciones que los ingenieros azules habían hecho sobre las alturas que defendían las tropas federales proporcionaran una ventaja que compensara el mayor número de confederados, y que algunas de las fuerzas de elite del Cuerpo de Ejército, como la Brigada Irlandesa (por su entusiasmo, no por su veteranía...) o la Brigada de Meade (el mismo que comandaría el Ejército del Potomac en Gettysburg, equipada y adiestrada como las tropas regulares US, incluyendo el sombrero Hardee) marcaran la diferencia.

        Además, entre las tropas federales se encontraban el 1º y 2º Regimiento de Tiradores de Berdan, unidades de voluntarios que sin embargo tenían una consideración superior que las milicias estatales, y que estaban adiestradas como infantería ligera, para el combate de hostigamiento. Estaban armadas con rifles Sharps, vestían uniforme de color verde y eran tropas especialmente efectivas, como pronto se demostraría en la batalla...

        Frente a ellos, las enormes Divisiones Confederadas incluían unidades como los Tigres de Louisiana o los indestructibles tejanos de John Bell Hood, que entrarían en las páginas de la historia de los Estados Unidos por su valor. Nombres tan sonoros en el futuro de la guerra como Jackson, Longstreet o A.P. Hill mandaban algunas de las unidades, que además incluían a la caballería de J.E.B. Stuart. Como siempre, un despliegue detallado se puede ver en el apartado "Jugando la Guerra Civil Americana", en la representación de Gaines Mill que se hizo por parte de la UEO.

        El primer ataque confederado corrió a cargo de la División de A.P. Hill, que se adelantó al resto de sus hermanos de armas, y ello le supuso enfrentarse en solitario al V Cuerpo, siendo rechazada. La descoordinación confederada fue una de las principales características de la batalla, y el resto de Divisiones, salvo la de "Stonewall" Jackson, lanzaron un segundo ataque. La superioridad de fuerzas marcaba un importante punto de apoyo, pero las posiciones fortificadas de Porter aguantaron sin demasiados problemas el envite, mientras los hombres de Jackson, lentamente, continuaban atravesando los bosques, hasta que finalmente se desplegaron frente a la 2º División federal, cuando el resto de las tropas del Sur habían sido rechazadas.

        La llegada por fin de las últimas unidades confederadas supusieron la orden de Lee de lanzar un ataque general, pero a las 16:00, la llegada de nuevas tropas azules bajo el mando del General Slocum, salvó el frente de Porter. Desplegando a los Tiradores de Berdan (Sharpshooters) y cubierto por el fuego de artillería, Porter ordenó iniciar la retirada, hasta que todo el V Cuerpo hubo cruzado a la seguridad de la otra orilla del Chickahominy. Cuando la última unidad federal, el 2º de Delawarem cruzó el río, quedaron 2.800 bajas y 22 cañones federales y 4.000 confederados sobre el campo. Las operaciones de Mac Clellan y su plan de flanqueo fueron suspendidas, y el Ejército del Potomac volvió a sus viejas zonas de operaciones, seguido de cerca por el vigilante Ejército de Virginia del Norte de Lee, que fue remodelado en base a la experiencia adquirida en la llamada Campaña de la Península.