El Grupo Especial de Operaciones (GEO) del Cuerpo de la Policía Nacional (Años 80)

Por Arturo Millán

NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial del material contenido en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como en las imágenes mostradas en él, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.

        El denominado G.E.O. (Grupo Especial de Operaciones) se fundó a finales de los 70, basado en el GSG-9 alemán. Dicho grupo se formó en principio por 70 hombres, los cuáles tuvieron que pasar unas durísimas pruebas de ingreso tanto físicas como psicológicas. A lo largo de su historia, el G.E.O. ha pasado por varias transformaciones tanto uniformológicamente como tácticamente y armamentísticamente.

        El primer uniforme del G.E.O. era muy sencillo, formado por una camisola y pantalón de color crema. A principios de los 80 el armamento que se usa con esa uniformidad era muy básico, se trataba de una pistola modelo H&K P-6 y un subfusil Star Z-70, más adelante se encargaron a los Estados Unidos unos revólveres Colt Phytoon, pero se rechazaron porque los números de serie no eran consecutivos y pensaron que podrían ser restos de fábrica.

        Más adelante se adquirieron subfusiles de asalto H&K MP-5A y la famosa pistola Star 28-PK o 30.

        La primera intervención de este famoso grupo fue en un asalto a un banco con rehenes, fue un banco Vizcaya del cual salió perfectamente sin ninguna baja y sin heridos, y de estos hechos se guarda como recuerdo un trozo del cristal blindado del banco.

        Más adelante, en 1981, el día del 23-F, el famoso golpe de estado, escoltaron el mensaje del rey hasta Prado del Rey y estuvieron custodiando la sede de Radio Nacional de España para evitar más alzamientos, incluso planearon un asalto contra el Congreso de los Diputados, que no se produjo porque según el jefe directo dijo que podría haber una masacre.

        Tan solo 3 meses después, el 23 de mayo de 1981, un grupo de 22 atracadores penetran en la sede del Banco Central de Barcelona, donde el jefe del grupo de asaltantes tuvo en jaque a toda España. 35 horas después, tras pensar los jefes policiales que incluso podría tratarse de un nuevo intento de golpe de estado, ya que se encontró una carta en una cabina telefónica cercana en la que se pedía la libertad de los presos juzgados por el 23-F. Los mandos policiales de la época creían que podrían ser guardias civiles que habrían tomado el banco, no esperaban que tras esa puerta se encontrarían con un grupo de atracadores de ideología "anarquista". Ya de noche, el G.E.O. se introdujo bajo el alcantarillado del banco, pudiendo observar que todo estaba tranquilo, y al día siguiente comenzó el asalto al banco, con el resultado de un atracador muerto y ningún rehén herido.

        Tras los años, el líder del grupo de atracadores manifestó en televisión que el intento de atraco fue un señuelo para recuperar un maletín con importante información sobre el 23-F, y que dicha operación se la encargó el propio servicio de inteligencia español, ya que de salir a la luz el contenido del maletín habría podido desestabilizar al país en aquella época.

         

        Con los años el Grupo Especial de Operaciones ha ido evolucionando, y su trayectoria histórica es impresionante: más de 400 terroristas detenidos, 250 barcos intervenidos con droga, su lucha contra la delincuencia organizada... El G.E.O. ha logrado ser uno de los mejores cuerpos de elite españoles y del mundo, ya que han enseñado a varios grupos de asalto sudamericanos, además de proteger a embajadores y sedes diplomáticas en países conflictivos.

        El G.E.O. depende directamente del Director Adjunto Operativo (antes Subdirector General Operativo), es el único que puede ordenar que este grupo especial salga a una intervención, y con los años, las técnicas y el armamento ha ido cambiando, al igual que la delincuencia. Por eso este grupo siempre tiene que ir un paso por delante.

        Actualmente cuentan con todo lo mejor en medidas de equipación personal, llevan un mono de intervención negro, chaleco táctico Black Hawk, botas de asalto, casco balístico, guantes tácticos anticorte...

        En cuanto al armamento, usan la pistola SIG SAUER P-226 de 9 milímetroa, fusil de asalto de 5,56 milímetros, escopetas Franchi del calibre 12/70 y subfusiles MP-5 A3 de 9 milímetros.

        A lo largo de su historia el Grupo Especial de Operaciones perdió en acto de servicio a dos componentes, uno fue el Capitán fundador, que murió en un accidente de tráfico, y que pertenecía  a la Policía Armada.

        El segundo es reciente, y fue el Subinspector Francisco Torronteras, fallecido en acto de servicio al inmolarse varios terroristas islamistas en Leganés, y fue la primera baja que este cuerpo tuvo en el asalto a un grupo de suicidas.