Historia del Cuerpo Nacional de Policía

        La existencia del Cuerpo Nacional de Policía apenas cumple algunas décadas, y eso apenas es ayer cuando se estudia la historia de la policía gubernativa española. Sus orígenes se remontan a la fusión del Cuerpo Superior de Policía y el Cuerpo de Policía Nacional, que en 1986 pasaron a formar el nuevo Cuerpo Nacional de Policía, creándose la nueva institución mediante la Ley Orgánica 2/86 de 13 de marzo de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

            NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos expuestos en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como de las imágenes contenidas en él, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.

            NOTA 2: El presente artículo forma parte del libro "Historia del CNP", escrito por Raúl Matarranz del Amo, y se reproduce con el consentimiento de su autor.

        EL CUERPO NACIONAL DE POLICÍA

         El 13 de marzo de 1986, el Gobierno de la Nación decidió que había llegado el momento de finalizar con la tradicional existencia de dos cuerpos gubernativos policiales, uno militar y uniformado, y el otro civil y de paisano, y fusionar ambos en una nueva entidad que tendría la vocación de servicio público. Nacía así el Cuerpo Nacional de Policía, una nueva fuerza policial dependiente del Gobierno de la Nación que tendría carácter civil, vistiendo sus agentes uniforme en función del puesto que ocuparan y del servicio que desempeñasen. Desaparecían por tanto el Cuerpo de la Policía Nacional y el Cuerpo Superior de Policía, y el uniforme marrón, así como el Águila de San Juan, desaparecían de las instituciones policiales, siendo reemplazados por el uniforme azul y el nuevo escudo corporativo.

         Ese mismo año quedarían establecidas las Jefaturas Superiores, en la organización periférica que aun hoy utiliza en Cuerpo Nacional de Policía, mientras que en 1989 las Banderas Móviles serían reestructuradas y pasarían a formar las actuales Unidades de Intervención Policial. Se crearon además las llamadas Unidades Adscritas, a fin de adecuar a las necesidades sociales de la España democrática y autonómica, que proporcionarían a las Comunidades Autónomas que no quisieran crear policías propias una entidad acorde, y se especializó todavía más la lucha antiterrorista, a fin de dar caza a los responsables del atentado de la ETA del Hipercor de Barcelona del 19 de junio de 1989, que se unía a la larga serie de matanzas y asesinatos perpetrados por la banda terrorista.

         La llegada del Gobierno de don Jose María Aznar supuso la aparición de un cambio de mentalidad en el despliegue del modelo policial, y en ese aspecto se desarrolló el denominado Programa Policía 2000, que buscaba una mayor proximidad con la ciudadanía y un mayor desarrollo de los medios técnicos de investigación, creándose la Policía de Barrio y los Policías Técnicos de Proximidad.

         En el campo de la aeronáutica, el accidente en 2002 de uno de los helicópteros BO-105 hizo patente la necesidad de modernizar la flota, y se adquirieron nuevos modelos de helicópteros, los EC-120 y posteriormente los EC-135.

         Los atentados de Madrid del 11 de marzo de 2004 supusieron un grave golpe, a parte de para la sociedad, para las instituciones policiales, y desde el Gobierno de don Jose Luis Rodríguez Zapatero se inició una nueva reforma de la policía, que incluyeron el traslado de la dependencia de las unidades de desactivación de explosivos (TEDAX) desde la Comisaría General de Seguridad Ciudadana a la Comisaría General de Información, buscando hacer frente a un terrorismo diferente del que hasta entonces se había conocido con la ETA o con los GRAPO. Como continuación de los trágicos sucesos de Atocha, tendría lugar un asalto en Leganés a fin de capturar a los supuestos terroristas, que terminó con la explosión del piso donde se encontraban y con la muerte del primero GEO, don Francisco Javier Torronteras Gadea.

          Realizando una política de readaptación social, desde el Gobierno se promulgaron leyes y programas enfocados a luchar contra la violencia de género, creándose unidades especializadas, y una profunda remodelación en la Ley de Tráfico, que incluyó conductas en el código penal, estableció criterios que daban competencia al Cuerpo Nacional de Policía en ese campo.

         Finalmente, con la llegada del Gobierno de don Mariano Rajoy, el Cuerpo Nacional de Policía se encuentra nuevamente en un proceso de reforma y remodelación, que ha eliminado las primeras gestiones del Gobierno anterior de unificarlo con la Guardia Civil, y que busca renovar profundamente la institución, cambiando la nomenclatura, sistema de divisas y utilización de los recursos, buscando poder hacer frente a las necesidades sociales. Sólo el tiempo dirá lo acertado o lo erróneo de dicha política, pero lo indiscutible es que actualmente el Cuerpo Nacional de Policía se encuentra en su auge de valoración y aceptación social, participando en misiones internacionales, siendo puntero en medios tecnológicos tanto investigativos como de proximidad (sus medios de internet son los que más seguidores tienen de todas las policías del mundo) y siendo, junto con la Guardia Civil, la institución más valorada por la sociedad española según las encuestas del CIS en 2014.