Jugando la liberación de Bastogne

        El pasado mes de marzo de 2016 se llevó a cabo en la Sede Central de la UEO una nueva edición de recreación con miniaturas de una de las más famosas batallas de la Segunda Guerra Mundial, la ofensiva de las Árdenas, y más concretamente, un escenario que representaba la aproximación de las fuerzas norteamericanas de la 4º División Acorazada para la liberación de la ciudad cercada de Bastogne. El escenario fue parte de la demostración al Presidente de Codex Belix de los juegos de miniaturas.

            NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido expuesto en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como de las imágenes contenidas en el mismo, sin la autorización expresa de la administración del presente espacio web.

        INTRODUCCIÓN

        Como continuación de la campaña de introducción a la Asociación de Reconstrucción Histórica Codex Belix al mundo del miniaturismo militar y más concretamente a la recreación de batallas de la historia de la humanidad con figuras, se decidió seguir adentrándose en el mayor conflicto del siglo XX, la II Guerra Mundial, por ser ese el período de especialización del Presidente de la referida asociación.

        Así, si el primer combate recreado fue el Paso de Kasserine, en 1943, se buscó cambiar radicalmente el escenario, aunque manteniendo el Frente Occidental como fondo. Dada su espectacularidad y lo famoso de la batalla, se optó por los combates que ocurrieron alrededor de la ciudad de Bastogne, en las postrimerías de la II Guerra Mundial, donde tuvieron lugar algunos de los mayores choques acorazados entre fuerzas norteamericanas y alemanas.

        SITUACIÓN HISTÓRICA

        Como quiera que ya existe información a disposición del visitante en otro apartado de esta misma web, valga como referencia un breve análisis de la situación en la que se desarrolla el escenario.

        En diciembre de 1944, las tropas aliadas habían detenido su avance con la llegada del invierno, dando así un respiro a las acosadas fuerzas alemanas del Frente Occidental. La combinación de ataques desde el Oeste en Bélgica, en el Sur en Italia y sobre todo en el Este con la ofensiva soviética, atenazaban al Reich de Adolf Hitler, por lo que se diseñó un plan con el que romper esa tenaza por uno de los flancos, a fin de debilitar la moral de las democracias occidentales, que el Führer consideraba decadentes, logrando así apartarlas de la lucha, aunque fuera temporalmente, y ganar así tiempo para girarse contra los soviéticos.

        Tal plan incluía un ataque que sería encabezado por algunas de las mejores unidades acorazadas alemanas, y preveía romper en dos el frente anglonorteamericano, tomando el puerto de Amberes y embolsando una importante parte de las fuerzas aliadas, lo que podría incluso forzar una paz, tal y como ocurriera durante la Ofensiva de la Kaiserlacht en 1918, durante la Gran Guerra.

        El ataque se produjo el 16 de diciembre y cogió totalmente por sorpresa a las fuerzas norteamericanas que cubrían la zona de las Árdenas, un área boscosa de Bélgica que se consideraba impenetrable para el uso de elementos acorazados. Sin embargo, esto se demostraría como un grave error de cálculo, y los Panzer alemanes pronto aplastaron a la mayor parte de las unidades de vanguardia estadounidenses. Pequeñas bolsas de resistencia fueron organizadas rápidamente con fuerzas de retaguardia y con los restos de las tropas del frente. Una de ellas sería Bastogne.

        Las principales fuerzas que pudieron llegar a guarnecer el cruce de caminos de Bastogne serían elementos acorazados de la 10º División Acorazada y la 101º Aerotransportada, que se fortificaron en la ciudad a las órdenes del General Mac Auliffe. Pronto las fuerzas acorazadas germanas, apoyadas por infantería, cercaron la posición, pero los norteamericanos lograron sorprendentemente resistir el envite, hasta que el tiempo clareó y las Fuerzas Aéreas Aliadas pudieron lanzar suministros en paracaidas, al tiempo que las tropas del General Patton, encabezadas por la 4º División Acorazada, se abrían paso por la fuerza con la esperanza de liberar la ciudad, cosa que lograron finalmente.

        El escenario que se jugó en esta ocasión refleja esos combates que tuvieron lugar en los alrededores de la ciudad, tanto de la columna que logró llegar hasta ella, como del resto de fuerzas que participaron en el entorno. Para la ocasión, las tropas alemanas estarían comandadas por dos jugadores, uno al mando de elementos de la 26º División de Granaderos Panzer y otro a cargo de una fuerza de la División de las SS Panzer Lehr. Por parte de los norteamericanos, uno de los jugadores quedaría a cargo de las defensas de Bastogne, con elementos de la 10º División Acorazada y de la 101º "Airborne", mientras que el otro comandaría las fuerzas del CCR de la 4º División Acorazada.

        LAS FUERZAS ENFRENTADAS: TROPAS ALEMANAS

        -26º División de Panzer Granaderos:

        -Grupo de Cuartel General, motorizados con kübbelwagen

        -Regimiento de Infantería

                    -Compañía de mando

                    -Batallón de infantería, 3 compañías, grupo de ametralladoras y grupo de anticarros (motorizados)

                    -Batallón de infantería, 3 compañías, grupo de ametralladoras y grupo de anticarros (motorizados)

                    -Batallón de infantería, 3 compañías, grupo de ametralladoras y grupo de anticarros (motorizados)

        -Batería de Artillería

                    -Grupo de mando y cobertura

                    -Grupo de observadores

                    -2 x piezas de artillería de 105 mm

                    -1 x pieza anticarro de 88 mm

        -Apoyo Acorazado: Batallón de carros de combate

                    -Compañía de Panzer IV

        -División Acorazada SS Panzer Lehr:

        -Grupo de mando divisional

        -Batallón de Reconocimiento

                    -Compañía de infantería mecanizada

                    -Compañía de Infantería Mecanizada

                    -Compañía de caballería, 3 x Puma

                    -Compañía de caballería, 3 x sdkfz

        -Regimiento Acorazado

                    -Batallón Pesado

                            -Compañía de carros Tiger I

                            -Compañía de carros King Tiger

                    -Batallón Pesado

                            -Compañía de carros Panther

                            -Compañía de carros Panther

                    -Batallón medio

                            -Compañía de carros Panzer IV

                            -Compañía de cazacarros, Stugg III

        LAS FUERZAS ENFRENTADAS: TROPAS NORTEAMERICANAS

        -Fuerzas de defensa de Bastogne:

        -101º División Aerotransportada

                -Compañía de HQ

                -Batallón de Infantería, 3 compañías de infantería con grupo de ametralladoras y grupo contracarro

                -Batallón de Infantería, 3 compañías de infantería con grupo de ametralladoras y grupo contracarro

                -Batallón de Artillería, 2 baterías de 105 mm y una de 155

                -Batallón Contracarro, 2 baterías de 37 mm y 1 de 57 mm

                -Grupo de observación y cobertura de artillería

        -10º División Acorazada: Batallón de Cazacarros, 2 Compañías con M-10

        -Fuerza de Liberación de Bastogne: 4º División Acorazada:

        -Regimiento Acorazado (CCR)

                -Batallón de carros medios, 3 compañías de Sherman

                -Batallón de carros medios, 2 compañías de Sherman

                -Batallón de carros ligeros, compañía de M-24

                -Batallón de cazacarros, compañía de M-36

                -Batallón de reconocimiento, compañía de caballería (M-8) y compañía acorazada (M-3 Grant y Stuart)

                -Compañía de Defensa Antiaérea

                -Batallón mecanizado, 3 compañías de infantería, grupo de ametralladoras y sección contracarro

        EL DESARROLLO

        A la hora de desplegar las fuerzas, es importante estudiar las posiciones históricas, a fin de reflejar la situación que se intenta representar, aunque sea en un escenario genérico como este. Así, a tal efecto, se dividió el tablero de juego en cuatro cuadrantes, uno de ellos ocupado por las fuerzas de la 101º y la 10º Acorazada US, que incluía una parte de los aledaños de Bastogne, mientras que los otros tres cuadrantes eran ocupados por las fuerzas alemanas, la 26º División de Panzer Granaderos.

        En lo que al resto de fuerzas se refiere, su aparición se iría realizando según tirada de dados, que sería modificada conforme a determinadas circunstancias, con el fin de reflejar la progresiva llegada de refuerzos, en el caso norteamericano de la 4º División Acorazada, y en el caso germano, de fuerzas de la Panzer Lehr, que intentarían impedir la llegada de la ayuda americana.

        Los jugadores germanos trataron de aprovechar la superioridad numérica que les proporcionaba esta primera situación del escenario, lanzando una ofensiva conjunta de fuerzas de infantería apoyadas por tropas acorazadas, mientras que la artillería de la 101º se preocupaba de bombardear a sus homólogos alemanes, a fin de lograr superioridad de fuego para los siguientes turnos, y poder de ese modo girar el fuego contra el avance enemigo.

        La llegada de las primeras tropas de refuerzo de la Panzer Lehr supuso un espaldarazo para el avance germano, que eliminó a las avanzadas anticarro de la 10º Acorazada, al tiempo que las escasas fuerzas desplegadas de la 101º fuera de los edificios eran obligadas a retirarse a posiciones fortificadas. Parecía que el avance de los alemanes era incontenible, y el desánimo se abría paso entre los mandos norteamericanos.

        Justo cuando la situación parecía estar a punto de acabar con los escasos defensores supervivientes de la 101º, la primera columna acorazada americana hizo su aparición por el flanco del avance alemán, que se había adelantado imprudentemente, seguro de su victoria. Los cazacarros M-36, con sus cañones de 90 mm, fueron especialmente efectivos contra una columna de Panther, mientras que la infantería alemana era obligada a buscar refugio ante el fuego de la artillería de campaña de la 101º.

         Ante la aparición de las primeras fuerzas acorazadas aliadas, la Panzer Lehr, giró para hacer frente a la nueva amenaza, mientras que el Batallón de Reconocimiento trataba de envolver el flanco de la 101º y lograba así entrar en Bastogne, pero una vez más, la superioridad de la artillería de campaña, reforzada por la llegada de una nueva batería de 105 mm, logró detener esa maniobra, y los granaderos alemanes se batieron en retirada, mientras que la llegada de una nueva fuerza de infantería norteamericana descendía de los camiones de transporte y ocupaba las casi desiertas posiciones defendidas por los paracaidistas de la 101º.

        El choque entre carros de combate fue especialmente cruento en el flanco opuesto a la intentona del Batallón de Reconocimiento, ya que los comandantes alemanes decidieron hacer una concentración con los carros Tiger y King Tiger supervivientes, mientras que la infantería asaltaba los edificios que apenas eran capaces de mantener los recién llegados infantes norteamericanos.

    

        Sin embargo, era tarde, y al haber logrado rechazar el avance enemigo cerca del Cuartel General de la 101º, los mandos norteamericanos pudieron concentrar toda su fuerza en detener esta última tentativa de la Panzer Lehr, haciendo uso de su superioridad numérica en medios acorazados. A pesar de sufrir unas terribles bajas a manos de los tanques pesados alemanes, los Sherman y M-10 norteamericanos lograron rematar los últimos vestigios del orgullo acorazado de Adolf Hitler, terminando así con las esperanzas de desestabilizar el frente y de tomar Bastogne. Tal y como ocurriera históricamente, la ciudad había sido liberada, y la contraofensiva de las Árdenas había alcanzado su punto de inflexión.

        Dadas las condiciones del escenario, lo cierto es que los jugadores pudieron sentir la desesperación de los combates cerrados entre carros que se dieron alrededor de Bastogne, a medida que más y más unidades llegaban a unirse al combate en los momentos más dramáticos, dando puntos de emoción que generaban el entusiasmo de sus beneficiarios. El momento álgido tuvo lugar cuando hicieron su aparición los M-36, que impidieron a la Panzer Lehr envolver las posiciones norteamericanas, y de ese modo salvaron a las tropas de la 101º de ser arrolladas, tras haber perdido todos sus anticarros de la 10º Acorazada. El otro factor decisivo para la victoria aliada fue el uso de la artillería, ya que una vez eliminada su homóloga alemana, ello permitió a los comandantes de la 101º concentrar el apoyo de sus obuses en todo el campo de batalla, allí donde iba siendo necesario, mientras que las fuerzas germanas se veían obligadas a aguantar estoicamente los bombardeos, avanzando con serenidad bajo el fuego enemigo, pero cuyo valor no fue suficiente para alcanzar la victoria.