Mercedes N 1.300

        La transformación de la Policía Armada en el Cuerpo de Policía Nacional implicó también la modernización de los venerables Land Rover 109 para las Compañías de Reserva General, eligiéndose para ello un vehículo que en los años 80 fue utilizado en profusión por transportistas civiles y militares, adaptándose también para su uso policial en el desplazamiento de personal por toda la geografía nacional. Sería la Mercedes M 1300.

            NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos expuestos en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como de las imágenes contenidas en él, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.

        UNA ÉPOCA DE TRANSFORMACIONES

        La llegada de la democracia a España supuso una transformación en el panorama policial gubernativo que rompiera con la imagen del anterior Régimen, aprovechándose de ese modo para intentar modernizar el parque automovilístico en la policía. En efecto, los Land Rover 109 utilizados por las unidades de antidisturbios transmitían una imagen que los nuevos gobiernos trataban de reducir, en especial en el aspecto represor de las unidades de orden público, por lo que era necesario buscar un nuevo vehículo que, si bien pudiera mantener la operativa de estas unidades, tuvieran una mayor proximidad a la ciudadanía.

        En ese sentido, la irrupción en el marcado de las furgonetas Mercedes N 1300 y su amplia utilización por la sociedad española, la convirtieron en el elemento ideal para ambas circunstancias. Por un lado, sus dimensiones y tamaño le permitían transportar a una escuadra completa de efectivos, y por otro, al ser ampliamente utilizada por el mundo civil, su imagen era más familiar y menos asociada a la represión.

        LA MERCEDES N 1300

        Las circunstancias sociales y económicas obligaron a una serie de cambios en el mercado automovilístico, el más importante de los cuáles fue desarrollar vehículos industriales y de transporte ligeros, de la marca Mercedes-Benz, que en el caso español se desarrollaban en dos plantas, Vitoria (donde se fabricaban carrocerías y demás) y Barcelona (donde se trabajaba el motor para los modelos).

        En concreto, dado que los orígenes de los vehículos eran extranjeros, los modelos españoles se fabricarían bajo licencia, en territorio y con industrias propias, que no obstante alcanzaron una alta calidad reconocida por Daimler-Benz. Fue tal el éxito y el nivel de acabado de los vehículos que se autorizó a poner en la fabricación española el popular logotipo de la estrella de tres puntas, siendo la primera vez que dicho tributo se ofertaba a una empresa extranjera por parte alemana. La Mercedes N 1000 tendría ese privilegio.

        Basada en el modelo DKW F 1000, a la Mercedes N 1000 se le introdujeron una serie de mejoras con respecto al modelo inicial, sobre todo en el aspecto mecánico y de motor, que además se convertiría en la Mercedes N 1300 al introducir el motor diésel OM 615 de 55 CV, aumentando además el nivel de frenado y mejorando la transmisión y la dirección. Además, al establecer esa serie de mejoras en el vehículo, se aumentaba su capacidad de carga, tanto de personal como de mercancías, en unos 300 kilogramos más que en el modelo N 1000.

     

        La gran capacidad de carga, su versatilidad y sus amplias mejoras con respecto a otros modelos en el mercado, colocaron a la Mercedes N 1300 en la cúspide del mismo, y ya en 1978, al llegar la democracia, existían 200.000 unidades de los dos modelos en el parque automovilístico español, siendo además utilizadas no sólo por la sociedad civil, sino por las Fuerzas Armadas y las instituciones del Estado, entre las que se incluían, por supuesto, las Fuerzas de Orden Público y entre ellas el Cuerpo de Policía Nacional.

        EL USO POLICIAL

        En el año 1978 se adquirieron para el Cuerpo de Policía Nacional 232 furgonetas Mercedes, aumentando la cifra rápidamente a 545 en dos años debido al éxito de su funcionamiento y su adaptabilidad para el servicio. Fueron utilizadas para diferentes fines, aunque su uso más conocido fue en las Banderas Móviles y sobre todo en las Compañías de Reserva General, función para la que se les dotó de una reja protectora en el cristal delantero, que debía proteger al conductor del lanzamiento de objetos contra el vehículo.

        El puente de luces, con el sistema de megafonía y altavoz entre los dos rotativos Interfase, era similar, aunque de mayor tamaño, a los utilizados en los Seat Ritmo que durante ese período también usó el Cuerpo de Policía Nacional, y la rotulación del vehículo incluía el Águila de San Juan, emblema tradicional policial español, pero sin el yugo ni las flechas, pintado en azul, sobre el que se leía la palabra "Policía" en el mismo color. Además, en la parte trasera de la carrocería se colocaba el distintivo de la unidad a la que pertenecía la furgoneta, con clave interna.

        Como en la mayor parte de los vehículos policiales, el mayor problema mecánico que sufrieron las Mercedes fue el embrague, aunque dado el kilometraje de las mismas (de 40 a 50.000 km al año), es normal que sufrieran ese tipo de averías. Estarían en servicio hasta los años 90.

        Para el servicio activo en las Compañías de Reserva General, las furgonetas Mercedes N 1300 estaban diseñadas para transportar a una escuadra, es decir, 6 policías y un cabo, a los que se unía el conductor del vehículo.

        La distribución táctica de los asientos incluía que la tropa se sentaba en hileras de tres, de la que la trasera estaba encarada para poder cubrir la retaguardia del transporte en caso de necesidad, mientras que el habitáculo unía tanto la parte de transporte de personal como la cabina.

        El mayor problema para la tripulación y la escuadra era que el vehículo carecía de aire acondicionado, lo que ocasionaba grandes problemas para la dotación en verano. Para superar al menos en parte esta dificultad, se contaba con un pequeño respiradero, protegido por una cúpula, que generaba una leve corriente de aire cuando el vehículo cogía velocidad, pero la ausencia de este fundamental elemento de confort fue una de las mayores quejas que tuvo durante el período de servicio la Mercedes N 1300. A lo largo de la década de los 90, sería sustituida por otro modelo de Mercedes, la MB 140, que además ya vistió los nuevos colores del Cuerpo.