Feria de Militaria

    Los pasados días 25 y 26 de abril de 2015 tuvo lugar en la Casa de Campo la XLV Edición de la Bolsa de Militaria, que desde hace años organiza la Fundación Don Rodrigo, y que es una referencia y un punto de encuentro para los coleccionistas de artículos militares de diversa índole, habiéndose convertido además ya en todo un icono de la recreación histórica en España.

     NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de las imágenes y textos expuestos en este artículo sin la autorización expresa de la administración del presente espacio web.

       INTRODUCCIÓN

        Como la mayoría de los lectores sabrán, la reconstrucción histórica se ocupa de tratar lo que se ha dado en llamar "la historia viva", esto es, el recrear en la medida de lo posible eventos históricos, principalmente militares y de grandes batallas, de modo que tanto los participantes como el público asistente puedan obtener una visión más cercana del acontecimiento o de la época en cuestión. Por supuesto, y como resulta inevitable, ello obliga a utilizar, en la medida de lo posible, cuantos más elementos relacionados con la batalla que se trata, a fin de darle cuanto mayor realismo se pueda.

        Como quiera que la dificultad, sobre todo antes de la existencia de internet, de obtener esa clase de material, era especialmente elevada, se creó en su día la iniciativa, por parte de la Fundación Don Rodrigo, de llevar a cabo un punto de encuentro, una feria, en la que los aficionados y coleccionistas pudieran encontrarse todas las tiendas relacionadas con la materia en un mismo lugar, tanto para comprar y vender como para intercambiar artículos.

        Con el tiempo, estas ferias terminaron por convertirse en algo más que un simple evento de compraventa, a medida que se iban creando grupos de recreación histórica y estos iban acudiendo a las posteriores ediciones vestidos con uniformes de época. El siguiente paso, a medida que estos grupos fueron creciendo y la popularidad de la recreación histórica fue aumentando, fue la adquisición de vehículos militares, lo que se convirtió en un nuevo elemento de atracción del público a esta clase de eventos.

        El desarrollo de las nuevas tecnologías ha permitido que las distancias y la comunicación entre asociaciones y coleccionistas dejen  de ser un problema, y que las fronteras se hayan convertido en otro mero trámite burocrático, además de ser una salida para aquellas personas y familiares de militares que en todo el mundo quieren deshacerse de los uniformes anticuados que sólo ocupan espacio, pudiendo venderse a los citados coleccionistas y grupos de recreación que puedan estar interesados en ello, y permitiendo así que esas pequeñas historias personales no caigan en el olvido, ya que una de las partes más interesantes de conseguir un uniforme original es estudiar la vida de quien lo llevó, así como del ejército al que pertenecía.

        En la actualidad, el mundo de la militaria se encuentra en una época dorada, con multitud de grupos de recreación de temáticas que abarcan desde la Antigua Roma a conflictos modernos que llegan a incluir, por ejemplo, la reciente Guerra de Irak, o temáticas más especializadas como son los cuerpos policiales, tanto españoles como extranjeros. Además, no sólo se centran en los uniformes de unidades de combate en campaña, sino que incluyen las distintas modalidades, como son las de gala o paseo.

        Esta evolución ha permitido que los eventos crezcan tanto en tamaño como en cantidad y sobre todo en calidad, hasta el punto de que las instituciones, con los ayuntamientos a la cabeza, se han implicado en la colaboración de un tipo de actividades que no sólo permiten conocer la historia desde otro punto de vista, sino que gracias a su espectacularidad, se han convertido en un punto de atracción incluso turística de cara al público, que observa con curiosidad e interés el desarrollo en expansión de este nuevo tipo de afición.

        Además, junto con los grupos de recreación y algunas instituciones civiles, como los ya mencionados ayuntamientos, se han unido a la participación en estas actividades temáticas, asociaciones de veteranos de las Fuerzas Armadas, que con su experiencia y adiestramiento, añaden no sólo colorido, sino realismo a las recreaciones. Destacan especialmente en ese aspecto los veteranos de la Legión española, que con sus antiguos gastadores, realizaron un pequeño desfile y una exhibición con las armas largas, los clásicos CETMES de madera (más conocidos como "chopos" por la mayoría de la gente que hizo el Servicio Militar). Destacó la especial consideración que tuvieron con un oficial casi centenario, al que solicitaron permiso para formar y proceder a realizar los ejercicios de la exhibición, que emocionaron no sólo al veterano oficial, sino a todo el público en general en un acto que fue largamente aplaudido.

       GRUPOS DE RECREACIÓN: LA DIVISIÓN NORDLAND

        De entre los Grupos de Recreación Histórica, desde la Unidad de Estrategia y Operaciones, tuvimos la oportunidad de conocer y tratar especialmente con uno de ellos, que recrea una de las unidades alemanas de la II Guerra Mundial: La División Nordland.

        La División Nordland fue una de las unidades de elite de las SS de Hitler durante la Segunda Guerra Mundial, destacando especialmente en sus intervenciones y campañas en el Frente del Este, donde participaron en duros y sangrientos combates a lo largo de toda la guerra.

        En lo que al grupo de recreación histórica se refiere, lo primero que destaca es la amabilidad, camaradería y buen trato que nos dispensaron, haciéndonos sentir inmediatamente como parte del evento y permitiéndonos usar su propio "stand" como base de operaciones para poder dejar nuestra propia infraestructura.

         Más allá de ello, rápidamente nos describieron el equipo que portaban los diferentes componentes, el material que tenían expuesto y las actividades que normalmente realizan y en los que participan. Aunque el grupo es pequeño, lo cierto es que la amabilidad de sus miembros, y el buen ambiente que les permite tener ese tamaño, transmite rápidamente la sensación de sentirse parte del equipo, como un componente más. Además, como la mayoría de recreadores, cada uno de sus miembros tiene su propia colección de uniformes de diferentes épocas, según los gustos de cada persona, aunque como en la mayoría de casos, la mayor parte opta por la II Guerra Mundial, ya sea en las fuerzas del Eje o en el bando de los aliados. Por supuesto, su asistencia a eventos como "División Nordland" implica al uso de la uniformidad adecuada a la unidad que recrean, como fue el caso de la propia Feria de Militaria.

        En lo que a su organización se refiere, la asociación cuenta con su propia escala de mando, con oficial al mando, suboficial, etc, de modo que se mantenga una coherencia acorde a la proporción de efectivos que representan. No tendría sentido, por ejemplo, representar a una patrulla en el Frente del Este o en los últimos días de Berlín, al mando de un General...

        También es importante destacar que, como es normal, los componentes del grupo de recreación están especializados en la uniformidad que portan y en la época que recrean, ya sea en el propio ejército alemán como en el de sus adversarios. Como curiosidad, de hecho, uno de ellos tuvo el detalle de hacer ver que el uniforme de la 101º División Aerotransportada que tenemos en la colección de la Unidad de Estrategia y Operaciones tiene gran parte de sus elementos originales, fechados en el año 1.943, por lo que solo por ese detalle, ¡ya mereció la pena conocer a este grupo de recreación histórica!

        En lo que al material que portan se refiere, entre las prendas y el equipo se incluyen reproducciones y réplicas, pero también a lo largo de los años han podido adquirir material original, lo que añade gran importancia al grupo por su interés por la historia.

        LA PRESENCIA DE LA UEO

        Por parte de la Unidad de Estrategia y Operaciones, aunque no participó directamente con la organización del evento, se asistió tanto como público como recreadores. Así, se portó por un lado el uniforme de paseo de un Capitán de Caballería del Ejército de los Estados Unidos, que se usa todavía en la actualidad, que incluye la graduación en el hombro con el modelo tradicional de las divisas que se portaba en el siglo XIX, manteniendo con ese detalle parte de la uniformidad clásica de la caballería, junto con la franja amarilla en el pantalón (en el US Army el color amarillo es el distintivo de la caballería, mientras que el rojo, por ejemplo, es el de la artillería.

        El segundo de los uniformes que se llevaron al evento era el de paracaidista de la 101º División Aerotransportada, de la II Guerra Mundial. Esta división se estrenó en este conflicto, y su primera intervención armada fue la Operación "Overlord", es decir, el Desembarco de Normandía, donde  fue lanzada, junto con la 82º, en la retaguardia de las líneas alemanas.

        A lo largo del conflicto, la División tuvo acciones destacadas, aparte de en Normandía, durante la Operación "Market Garden", en Holanda, y durante el famoso asedio de Bastogne, donde fue asediada por unidades acorazadas alemanas, en la Batalla de las Árdenas, hasta que fue rescatada por las tropas americanas del General Patton.

        El uniforme en cuestión incluía todo el equipo que se portaba en campaña, esto es, mochila, pistolera con su COLT M1911, del calibre .45, el machete, botiquín, cartucheras de munición, etc, así como una réplica de Airsfot del subfusil Thompson, arma diseñada como definitiva para terminar con la Gran Guerra y que se utilizó por las tropas americanas hasta la Guerra de Vietnam.

        CONCLUSIÓN

        A lo largo de los dos días que duró el evento, la asistencia de público demostró el éxito del mismo, ya fuera como compradores o como simples curiosos. La enorme cantidad de tiendas y grupos que colocaron "stands" auguró el éxito de futuras ediciones, y como resulta inevitable, aquellas personas de la Unidad de Estrategia y Operaciones que asistimos, tuvimos la oportunidad de conocer a gran cantidad de recreadores, y por supuesto tiendas, de donde se adquirieron diversos elementos que se verán en futuros artículos según se vaya tratando los diferentes temas históricos.