XLIX Edición de la Feria de Militaria

        Como ya es tradicional, el pasado mes de mayo tuvo lugar una nueva edición de la Feria de Miliaria en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo de Madrid, alcanzando ya la 49º edición de la misma, toda una tradición ya en el mundo del coleccionismo militar. Como en anteriores ediciones, la muestra atrajo a coleccionistas y recreadores venidos de toda la geografía nacional, a los que se unieron los simples curiosos que acudieron a contemplar el material expuesto por los diferentes "stands".

            NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos expuestos en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como de las imágenes contenidas en el mismo, sin la autorización expresa de la administración del presente espacio web.

        COLECCIONANDO MILITARIA

        Antes de la existencia de internet, el principal modo para un aficionado o coleccionista de conseguir artículos de temática militar consistía en adentrarse y bucear en tiendas especializadas, como las del Rastro de Madrid, o en la Feria de Militaria organizada por la Fundación Don Rodrigo, y rezar por poder encontrar la ansiada pieza que faltara en su uniforme. En la actualidad, el panorama ha cambiado y se ha abierto considerablemente.

        En efecto, lejos han quedado ya aquellas épocas en que la Feria de Militaria era un simple sótano dentro de un hotel cerca de la zona de Plaza de Castilla, y desde entonces ha crecido de tal modo que es capaz de atraer a miles de personas y de cubrir uno de los lugares de mayor espacio que posee el Ayuntamiento de Madrid: El Pabellón de Cristal de la Casa de Campo.

        El crecimiento de la afición y la realización de eventos de Reconstrucción Histórica ha permitido al hobby crecer de forma exponencial y espectacular, hasta el punto de que en España existen varias asociaciones que poseen vehículos, ya sean originales o reproducciones, de modelos del pasado, incluyendo carros de combate, como es el caso de los organizadores de la Feria de Militaria, que todos los años exhiben su tradicional reproducción Sdkfz 222 o su imponente versión del cazacarros germano Stugg III.

        LA XLIX EDICIÓN DE LA FERIA

        Como en años anteriores, la presencia y número de puestos de venta y de grupos de reconstruccióin histórica presentes darán un diagnóstico del estado de la afición, y lo primero que debe reseñarse es que por parte de la Unidad de Estrategia y Operaciones no se expuso ningún "stand" o exposición, sino que, aunque uniformados, los miembros de nuestra entidad acudieron al evento como público, y dado que su presencia sólo tuvo lugar a lo largo del sábado, es en este día en el que nos centraremos.

        La coincidencia de este año de dos eventos, la 49º Edición de la Feria de Militaria y el evento de Reconstrucción Histórica de Belorado, en Burgos, supuso la disgregación de algunos de los puestos, grupos y aficionados, cuya presencia fue echada de menos en la Feria, ya que entre ellos faltaron algunos de nuestros miembros, que acudieron al evento de Belorado a petición de la organización, como Grupo Fotográfico en colaboración con la Asociación GERAP, quienes irónicamente al final no pudieron acudir a la muestra salvo uno de sus miembros.

        Por supuesto, ello supuso la aparición de varios huecos en la otros años abarrotada zona de "stands" y exposición, que por desgracia la organización no tuvo a bien cubrir con otros grupos de reconstrucción histórica por falta de tiempo.

        Sin embargo, y a pesar de la ausencia de varios de los principales grupos colaboradores, lo cierto es que la asistencia de público, aunque inevitablemente menor que en otros años y ediciones, hizo patente que la afición por la historia militar está muy presente en toda España, y a la feria acudieron "stands" y grupos venidos de todo el territorio nacional, ofreciendo a la venta uniformes, medallas, cascos, etc, que permitieron a los asistentes completar sus propios uniformes o colecciones privadas con el preciado objeto que faltara en las mismas.

     

        Por supuesto, junto al habitual elenco de puestos de venta, pudimos coincidir con varios de los ya tradicionales Grupos de Reconstrucción Histórica, como la clásica Marlene Dietrich, que junto con su presencia y su galería de tiro de airsoft, aportaron alguno de sus vehículos, o los Imperial Service, que montaron un puesto de compraventa. No faltaron los inevitables legionarios romanos, que además realizaron una exhibición de uso de catapulta y unas pequeñas conferencias en su zona de despliegue sobre la legión y su forma de combatir.

        Con respecto a otras asociaciones presentes, acudieron diversos grupos de II Guerra Mundial, entre los que destacó la presencia de infantería US, personal de la Luftwaffe alemana e incluso representantes de la División Azul, a los que también se unió algún miembro de la 3º División Acorazada "Spearhead" US, que acudió a título particular, o el presidente de la Asociación "Códex Belix", quien estuvo realizando gestiones sobre el próximo evento que tendrá lugar en la Playa de Poniente de Benidorm en Junio, donde se recreará el desembarco de Normandía, y en el que estará presente la Unidad de Estrategia y Operaciones, colaborando con la organización.

        Además, e inevitablemente, también asistieron asociaciones de veteranos del ámbito militar y policial, uno de los cuáles, como no podía ser de otro modo, fue la International Police Association, en su Delegación de IPA Madrid, que además montaron un puesto de compra-venta de parches, divisas e insignias policiales, tanto españolas como extranjeras.

        LA PRESENCIA DE LA U.E.O.

        Como anteriormente se ha referido, la Unidad de Estrategia y Operaciones no colaboró como organización en la propia feria, sino que su presencia se llevó a cabo por sus miembros de forma individual, aunque, como es lógico, una vez allí, estos se juntaron para recorrer en grupo la muestra.

        En referencia a los uniformes utilizados por nuestros representantes, dado que no se buscaba transmitir una imagen de grupo, los dos que acudieron uniformados tuvieron libertad de acción a la hora de elegir.

        El primero de los uniformes que se llevaron a la muestra fue un original de la Guerra de Vietnam, de un miembro de la 1º División de Caballería, que fueron desplegados en el Sureste Asiático como fuerzas helitransportadas, experimentándose sobre el terreno este nuevo tipo de doctrina militar. Su primera acción de combate fue en la Valle de La Drang, donde bajo el mando del Tcol. Moore, el 7º de Caballería combatió duramente a las fuerzas de Vietnam del Norte en 1965 (acción que fue inmortalizada en el cine por Mel Gibson en la película "Cuando éramos soldados"), estrenando además en situación de combate armas que se convertirían en iconos del conflicto, como el fusil de asalto M-16, las ametralladoras M-60 o los propios helicópteros UH-1.

        El segundo de los uniformes correspondía al período de la II Guerra Mundial, tratándose de un uniforme original pero justo del período de posguerra, al que se le añadieron reproducciones de los distintivos de mando, condecoraciones y la gorra de plato, a fin de dar la imagen completa de la vestimenta de un Mariscal del Ejército Británico durante el período del mayor conflicto del siglo XX. Estos distintivos de mando, curiosamente, pueden observarse en los actuales uniformes de las antiguas colonias, demostrando la influencia que sigue presente en ellas del modo europeo.