Feria de Militaria Noviembre 2018

        El pasado fin de semana del 3 y 4 de noviembre tuvo lugar en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo de Madrid una nueva edición de la tradicional Feria "No Sólo Militaria", que por dos veces al año organiza la Fundación Don Rodrigo, en colaboración con la tienda "Soldiers", y que constituye el punto de encuentro entre recreadores y aficionados al hobby, atrayendo a miles de coleccionistas y curiosos, así como a diversos grupos de recreación histórica y a cientos de puestos de compra-venta e intercambio de artículos militares.

            NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos incluidos en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como de las imágenes contenidas en él, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.

        LA FUNDACIÓN DON RODRIGO Y LA BOLSA DE "NO SÓLO MILITARIA"

        Todos los años, por hasta dos veces al año, la Fundación Don Rodrigo organizan el mayor punto de compra-venta e intercambio de coleccionismo militar en España, la famosa Bolsa "No Sólo Militaria", que además de ser el lugar ideal para conseguir esa pieza o esa parte del uniforme que no conseguimos encontrar, sirve de punto de encuentro entre coleccionistas y aficionados al hobby de la recreación histórica.

        Con el paso de los años, a lo largo de sus más de 50 ediciones, la Bolsa ha ido creciendo en tamaño y en calidad, desde sus orígenes en los sótanos de un hotel en la zona de Plaza de Castilla, hasta su traslado a la zona del Paseo de la Castellana y su asentamiento definitivo en el Palacio de Cristal de la Casa de Campo, que reúne unas mejores condiciones para la organización de grandes eventos y concentraciones de gente, como es el caso actual de la feria, que además excede el aforo del Palacio y obliga al público a entrar por grupos, para respetar la normativa vigente.

        Además, también con el paso del tiempo, la feria ha evolucionado, ofreciendo a sus visitantes diferentes expositores de grupos de recreadores, que con su labor explican a los interesados en qué consiste la afición, e informan sobre los distintos eventos que se producen por España. También se aprovecha su presencia para que realicen actividades y exhibiciones de diferentes épocas, dando así al visitante otras opciones complementarias de ocio y cultura.

        Todo el conjunto antes expuesto se complementa con la presencia de diferentes vehículos militares, que también constituyen un atractivo en sí mismo y que son un verdadero "banderín de enganche" para atraer a los aficionados y a los más pequeños, que desde siempre han sentido un gran interés por el mundo militar, sirviendo así para difundir la historia de una forma interactiva.

        CAMPAMENTOS Y ACTIVIDADES

        Diversas épocas fueron tratadas por los diferentes grupos de recreación que asistieron a colaborar con la organización de la Fundación Don Rodrigo, de modo que el visitante pudiera realizar un recorrido por la historia a través de los diferentes campamentos.

        Dos campamentos romanos, distribuidos en puntos distintos del recinto, recreaban la organización, armamento y la vida de las legiones, a través de sus desfiles y paneles informativos. Es una curiosa circunstancia, cuando se estudia este período histórico, que el público suele hablar de las legiones romanas como una misma estructura, como si durante toda la hegemonía de Roma estas unidades se hubieran mantenido uniformes, cuando no fue así. Poco tienen que ver, por ejemplo, las legiones organizadas en el período de las Guerras Púnicas, con Velites, Hastati, Princeps y Triarii con las que combatieron, por ejemplo, tras la Reforma de Mario, por lo que es importante distinguir las diferentes etapas organizativas que sufrieron estos ejércitos.

        Los campamentos romanos no fueron los únicos representantes de épocas remotas en las que las guerras se resolvían cuerpo a cuerpo con armas blancas, ya que también estuvo presente la Academia de Esgrima Antigua, cuyos componentes realizaron diferentes exhibiciones de combates con espadas y demás armamento de diferentes períodos, explicando detalles sobre el propio armamento y sobre las armaduras que se utilizaron en las diferentes épocas, y que fueron variando e introduciendo mejoras conforme se aprendían a través de experiencias en el campo de batalla, que eran aplicadas a posteriores diseños.

     

        Aunque no como grupo, también hubo una representación de fuerzas militares del período conocido como el Renacimiento, en concreto recreadores vistiendo la uniformidad de los Lansquenetes. Estas fuerzas pasaron a adquirir una gran fama en especial porque la uniformidad de la Guardia Vaticana se inspira en gran medida en sus uniformes, siendo una época en la que destacaban armas como las alabardas o el clásico Gran Espadón que era manejado a dos manos, lo que eliminaba de la ecuación el que portaran escudos para protegerse. También destaca de este período el gran colorido de los uniformes.

        En referencia al período napoleónico, una pequeña representación de la Grande Armée realizó desde su campamento diversas exhibiciones de cómo formaba y se instruía el ejército francés al servicio de Napoleón Bonaparte, explicando al público las diferentes órdenes y formaciones que se realizaban acompañadas del toque de un tambor, al tiempo que también hicieron diversas demostraciones del fuego de fusilería de la época.

        Durante el período napoleónico los soldados franceses de infantería conformaban principalmente tres grupos diferentes. El más común era la Infantería de Línea, que constituían el bloque principal de los regimientos, formando un frente unido en orden cerrado que coordinaba sus acciones para cargar contra el enemigo en columnas o para hacer fuego de fusilería en línea. Por delante de ellos, abiertos en "escaramuza", avanzaban los Voltigeurs, cuya función era la de hostigar al enemigo y al mismo tiempo hacer de pantalla para el grupo principal de la infantería de línea.

        Finalmente, la elite del regimiento la conformaban los Granaderos, que eran los hombres mejor adiestrados de la unidad, eligiéndose además a los más grandes y de complexión más fuerte de la misma. Iban equipados con granadas (de ahí su nombre), además de los mosquetes, y se esperaba de ellos que fueran los más agresivos del regimiento, inspirando con su ejemplo a los demás y encabezando las acciones de combate.

        Por supuesto, en una feria en la que se despliegan ejércitos de diferentes épocas, no podía faltar la temática estrella, la Segunda Guerra Mundial, ya que por su espectacularidad, la inmensidad del conflicto y por el cine se encuentra en la mente de todos, ya sean coleccionistas, aficionados o recreadores.

        Del bando aliado hubo diversas asociaciones y grupos que trataron la participación de los países que derrotaron al Eje, como fueron los campamentos de la Asociación Marlene Dietrich o de La Nueve. Mientras que los primeros representaban una unidad de infantería del propio US Army, con presencia tanto de tropa como de elementos de Policía Militar del mando divisional, los segundos encarnaban a la famosa unidad formada por exiliados españoles que participaron en el conflicto bajo mando norteamericano en la liberación de Francia, dentro del Cuerpo Francés.

        Con respecto a las unidades norteamericanas, inspirándose en los grupos de Comandos británicos, el alto mando estadounidense decidió crear sus propios batallones especiales, y de ese modo vieron la luz los famosos "Rangers", cuyo lema surgiría de la frase del General Norman Cota en Omaha: "Contamos con vosotros, los Rangers, para que abráis paso". Esa frase terminaría convirtiéndose en el famoso "Los Rangers siempre van por delante", que incluso en la actualidad es la seña de identidad de esa unidad de elite del Ejército de los Estados Unidos, y que diversas acciones les han hecho entrar en la leyenda popular americana.

        Antes de abandonar la parte de tropas aliadas de la II Guerra Mundial, conviene destacar también la presencia que tuvieron los "representantes" del Ejército Polaco, los miembros de la Asociación Histórico Cultural "Poland First To Fight", con muchas de cuyas actividades ha colaborado la UEO, ya sea en los macro eventos de Codex Bélix o en el propio evento que ellos mismos organizan en Madrid, el "Do Broni". En el caso concreto, acudieron a la muestra vistiendo el uniforme reglamentario del ejército polaco, el que vestirían en su momento los defensores de la posición de Westerplatte, primera batalla de la Segunda Guerra Mundial.

     

        Por supuesto, donde hay tropas aliadas tienen que estar sus rivales, y en este caso concreto, diversas asociaciones representaban a las tropas alemanas, en especial a las unidades de elite del Tercer Reich, esto es, las Divisiones SS. El mayor despliegue de vehículos también correspondía a este período, estando presentes el de reconocimiento ligero Sdkfz 222, de gran eficiencia y versatilidad en sus orígenes, pero que a mediados del conflicto quedó anticuado, y el inevitable cazacarros Stug III, uno de los más famosos y efectivos vehículos de combate germanos.

        En lo que respecta al apartado de la actualidad, quedaba perfectamente cubierto con un grupo que recrea las unidades de operaciones especiales del Ejército de los Estados Unidos, incluyendo su propio grupo de desactivación de explosivos, que además cuenta con dos robots. De hecho, este impecable grupo representó diversas actuaciones tácticas, explicando vicisitudes y detalles de la forma de desplegarse y moverse en una zona de operaciones.

        Finalmente, en el apartado policial también hubo representación por parte de algunos recreadores e, inevitablemente, por parte de la UEO, aunque ello se explicará en el apartado correspondiente. Baste dejar constancia también de la presencia de la IPA (International Police Association), que una edición más estuvo presente con su puesto de compra venta de escudos e insignias, aunque como es natural su mayor esfuerzo está enfocado a la Feria Polibomber.

        LA COLABORACIÓN DE LA UEO

        Como en anteriores ediciones, por parte de la Unidad de Estrategia y Operaciones se buscó difundir algunas de las unidades más emblemáticas de la historia policial española, en concreto de las que pertenecen a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, esto es, Cuerpo Nacional de Policía y Guardia Civil, ya que las Policías Autonómicas y las Policías Locales son sólo Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (pero no del Estado) al tener jurisdicción sólo en sus respectivos municipios y Comunidades Autónomas.

        En referencia al primero de los uniformes exhibidos, se trataba de la uniformidad de la Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Guardia Civil, que fue creada en 1982, aunque ya en 1978 se había creado su predecesora, el Grupo de Intervención Inmediata, que se convirtió 4 años después en la actual unidad. En concreto, el uniforme que se portó era el que se empleaba en los años 90, con material ignífugo, que les permitía realizar sus funciones de actuación en caso de tomas de rehenes, secuestros, antiterrorismo y en general misiones de alto riesgo que requieran de la actuación de estos grupos especializados. Destacaron en este período de tiempo sus intervenciones en los centros penitenciarios de Basauri (1983), Ocaña (1984) y Daroca (1992), entre otros muchos ejemplos.

        El segundo de los uniformes policiales que se exhibieron fueron el antiguo modelo del Grupo Especial de Operaciones (GEO) en el período en el que la unidad pertenecía al Cuerpo de Policía Nacional (1978-86). El grupo, equivalente a la UEI pero en el Cuerpo Nacional de Policía, se creó en tiempos de la Policía Armada (1977), a raíz de los atentados de Munich de la Organización Terrorista Septiembre Negro, en que la intervención de la policía alemana acabó en una masacre, obligando a los gobiernos europeos a crear grupos especializados en situaciones de rehenes y alto riesgo. En Alemania ello dio como resultado el nacimiento del GSG-9, en que el que gran medida se inspiraría posteriormente el GEO español, teniendo su primera intervención armada en el atraco al Banco Central de Barcelona en 1981.

        Aunque los dos uniformes expuestos son de períodos muy anteriores a los actuales, cabe destacar la gran labor realizada por estas dos unidades de elite a lo largo de varias décadas, y aunque pertenezcan a cuerpos distintos, han realizado diversas intervenciones y servicios conjuntos, en especial en cuestiones relativas a dispositivos de seguridad para Altas Personalidades. En concreto, en 2014, bien reciente en nuestra historia, ambas unidades colaboraron en el despliegue de seguridad que se llevó a cabo para la Proclamación de Su Majestad Felipe VI.

     

        Finalmente, también para la muestra y durante el día del sábado, se vistió un uniforme de gala de Sargento Mayor del Ejército Británico, con la reglamentación de principios del siglo XX, cuya esencia conserva aspectos del siglo XIX y de la guerra colonial, con la clásica casaca roja que se hizo famosa en la época Victoriana, y que ha caracterizado tradicionalmente la imagen que se tiene de las tropas inglesas. En este período de tiempo ya se había sustituido los colores regimentales en los puños y en cuello, aunque se conservaba el casco de servicio que empleaban las unidades en la metrópoli, y que era sustituido por el Casco de Servicio en el Extranjero de color blanco, siendo tintado con té o café en su despliegue en las colonias, a fin de no constituir un brillante y tentador blanco de francotiradores enemigos en campaña.