Evento Codex Belix: Navalcarnero

        El pasado 18 de junio de 2016 tuvo lugar en la madrileña localidad de Navalcarnero un evento de recreación histórica organizado por la Asociación Codex Bélix y con la colaboración de la Unidad de Estrategia y Operaciones, que colaboró por un lado en la realización del mismo y por otro con una de sus exposiciones de historia policial, en coordinación con el Área de Automoción del Cuerpo Nacional de Policía, que aportó alguno de sus vehículos históricos.

            NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos incluidos en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como de las imágenes contenidas en él, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.

        REVIVE LA HISTORIA... DE CINE

        Bajo ese nombre, la Asociación de Recreación Histórica "Codex Bélix" realiza sus eventos, enfocados a transmitir la historia y el pasado, tanto nacional como internacional, y más especialmente, la II Guerra Mundial.

        El hobby de la recreación histórica es especialmente conocido en el mundo anglosajón, y de unos años a esta parte, ha tenido un gran auge dentro de la sociedad española, dejando de ser un oscuro y tenebroso rincón y abriéndose finalmente al público general, mediante la realización de eventos similares por toda la geografía nacional. De hecho, diferentes medios de comunicación ya se han interesado por la afición, y en el caso de Navalcarnero, Codex Bélix aceptó la solicitud de Televisión Española, en su programa "Comando Actualidad", para que filmara el evento, y sus reporteros pudieran entrevistar a los "reenactors" y al público en general, participando además desde dentro en varias de las actividades que se realizaron durante el día.

        En el caso concreto de Navalcarnero, en las reuniones previas que la organización tuvo con el Ayuntamiento, se decidió que se realizarían dos recreaciones, la primera, por la mañana, sobre la Francia ocupada y la liberación por parte de tropas norteamericanas, y la segunda, por la tarde, sobre el Levantamiento de Varsovia, que sería realizada por la Asociación Historico Cultural "Poland First to Fight", defensores de la historia militar polaca.

        Aunque esas dos batallas serían el plato fuerte del día, como en todas las actividades que realiza la Asociación "Codex Bélix", estas se completarían con exposiciones de vehículos, el tradicional desfile de los mismos por la ciudad, puntos de venta, etc, que permitirían al visitante adentrarse en el lema de "revivir la historia... de cine".

        LA EXPOSICIÓN DE VEHÍCULOS

        La principal aportación de vehículos históricos de la II Guerra Mundial corrió a cargo de una de las asociaciones que suele colaborar con "Codex Bélix", la 3º Acorazada US "Spearhead", quienes aportaron algunos de sus espectaculares recursos a lo largo del día y en especial para el desfile. Como cabe imaginar, aunque no es su única opción, la asociación "Spearhead" se dedica a rescatar, restaurar y utilizar en eventos y exposiciones vehículos norteamericanos, y esos fueron los utilizados durante el evento de Navalcarnero. Así, se pudo contar con la espectacular presencia de un Semioruga M-3, que tan buen resultado dio a lo largo de toda la II Guerra Mundial, y que fue utilizado en múltiples funciones: transporte, apoyo de morteros, cazacarros, etc, siendo empleado después de la guerra por muchas naciones a lo largo de décadas después del conflicto.

     

        Otro de los vehículos que estuvo presente fue el clásico camión de transporte de la marca Dodge, que tanto se utilizó durante el período, y cuyo chasis y tecnología ha servido de modelo para muchos vehículos posteriores, tanto de uso militar como de uso civil. En el caso concreto del evento, se contó con la presencia de dos de estas verdaderas joyas, totalmente restaurados, y uno de ellos además equipado con una ametralladora antiaérea.

        Por supuesto, un recurso que debe estar presente en toda imagen de tropas norteamericanas de la II Guerra Mundial que se precie es el legendario Jeep Willys, que fue uno de los vehículos más fabricados y utilizados tanto durante el conflicto como en las décadas posteriores, siendo usado en multitud de versiones, tanto civiles como militares, y habiendo perdurado el concepto hasta la actualidad. Varios de estos vehículos estuvieron presentes durante la jornada, interviniendo además en la batalla que tuvo lugar por la mañana.

        En el lado alemán, se pudo contar con la presencia de un menor número de vehículos, ya que se trataba de representar en ambas recreaciones a unidades de guarnición, de modo que se dispuso únicamente del coche de mando y de la motocicleta de escolta del mismo, equipada con su sidecar y con toda clase de detalles, incluyendo insignias divisionales y regimentales.

        Finalmente, es de destacar como curiosidad la bicicleta que los recreadores polacos utilizaron en el desfile, ¡y que marcó un verdadero esfuerzo digno de mención al mantenerse a la velocidad del resto de vehículos durante el desfile!

        EL RESTO DE EXPOSICIÓN Y LOS PUESTOS DE VENTA: LA COLABORACIÓN DE LA UNIDAD DE ESTRATEGIA Y OPERACIONES

        Como complemento a las actividades que a lo largo de todo el día iban a llevarse a cabo, se contó con la presencia de algunos puntos de venta, especialmente de literatura bélica, que corrió a cargo de la extinta Editorial San Martín, un clásico con el que gran parte de los aficionados a la historia militar empezaron, y que ofreció varios de los libros que aún conservan en "stock" a un precio verdaderamente tentador...

        La Exposición de historia policial de la UEO:

        Finalmente, emplazado en un extremo de la zona habilitada por parte del Ayuntamiento de Navalcarnero, el Área de Automoción del Cuerpo Nacional de Policía, en colaboración con la Unidad de Estrategia y Operaciones, llevó a cabo, como se ha convertido ya en tradicional en los eventos de Codex Bélix, una pequeña exposición sobre la evolución de la uniformidad de la policía gubernativa, que incluyó uniformes, dioramas, material e incluso un vehículo histórico de los que la Dirección General conserva para su exposición, dando así al visitante la posibilidad de abarcar un espectro aún mayor de variedad en el evento, y al mismo tiempo, sirviendo de reconocimiento a los componentes de estos Cuerpos, que dedican su vida a proteger a los demás.

        Así, junto a un perfectamente conservado y restaurado Talbot Horizon del Cuerpo de Policía Nacional (1978-86), se expuso un pequeño abanico de uniformes históricos de la policía, que incluían el Cuerpo de Seguridad en tiempos de la II República, en concreto de un mando de la Guardia de Asalto (aunque el Cuerpo de Seguridad se funda en 1877, la Guardia de Asalto fue poco a poco absorbiendo importancia dentro del mismo durante el período republicano) y otro uniforme del siguiente período, la Policía Armada (1941-1978), en este caso, de Subteniente.

  

        Por su parte, del período democrático de la historia policial, se contó con la uniformidad de paseo del Cuerpo de Policía Nacional (1978-1986), que además fue complementada por otras modalidades que vistieron miembros de nuestra entidad, como fue el modelo de patrulla de verano, tanto en su primera versión como en la segunda (en que se le añadieron las nuevas divisas, se añadió la placa-emblema y se cambió el escudo del brazo) y la primera uniformidad del Grupo Especial de Operaciones (GEO).

        Finalmente, en el aspecto uniformológico, se contó, también en las modalidades de verano, con la indumentaria del Cuerpo Nacional de Policía en el momento de su fundación (1986), que sigue presente hoy en día como modalidad de gala en determinados actos en verano, completado con el uniforme de servicio actual del CNP.

        Como complemento de todo ello, se exponían junto con los uniformes dioramas, reproducciones de placas-emblema y documentación, incluyendo una reproducción de la Real Cédula de 1824, por la que Fernando VII ordena crear la Policía General del Reino, punto de origen que tradicionalmente la Dirección General considera como fundación de la policía española.

        LA LIBERACIÓN DE PARÍS

             El miércoles 23 de agosto de 1944, apenas un par de meses después del Día-D (el desembarco de Normandía), la 2º División Blindada de la Francia Libre recibió la orden de posicionarse en la vanguardia de las tropas del General George S. Patton, a 90 kilómetros de Paris. La idea de la liberación de la capital francesa se acercaba, y los mandos aliados habían decidido que serían tropas de la Francia Libre las que se encargarían de ello, bajo la dirección de De Gaulle y más concretamente del General Lecrerc.

             Tras una serie de primeras aproximaciones y una exploración más a fondo, se decidió variar la ruta inicial de la aproximación a la capital francesa, con la intención de entrar en Paris por la Puerta de Orleans. El avance sería apoyado por la 4º División norteamericana, para reforzar a los hombres de Leclerc en el caso de que fuera necesario, y se planeó realizar la entrada para el día siguiente, el 24 de agosto.

           Por parte germana, el General Von Choltitz había recibido las órdenes del Führer de destruir la ciudad antes que permitir que cayera en manos aliadas, pero la Resistencia francesa no estaba dispuesta a permitirlo. El 24 de agosto, los parisinos se alzaban contra las fuerzas ocupantes, aunque ya previamente la Prefectura de la policía había iniciado actividades hostiles, en combinación con las llamadas FFI (Fuerzas Francesas del Interior), que se atrincheraron en la Oficina de Correos.

             La columna de Leclerc inició su avance hacia Paris, mientras los primeros disparos se oían por las calles de la capital. Sin embargo, el avance se convirtió en una lucha encarnizada cuando, desde la prisión, en Fresnes, en que las tropas germanas se habían atrincherado, se abrió fuego contra las columnas aliadas. Al fuego de la infantería se sumó el de los temidos cañones 88 mm, y Leclerc empezó a dudar que pudiera entrar en Paris el 24. A fin de enlazar con las fuerzas de la Resistencia y de elevar la moral de los parisinos, el Capitán Raymond Dronne recibió la orden de entrar en la ciudad. Leclerc no esperaba ni mucho menos que esta columna liberara la ciudad, pero al menos lograría el gesto de entrar en ella.

     

             Así, la pequeña columna, formada por elementos mecanizados y apoyada por 3 carros Sherman, inició su avance hacia la Puerta de Italia, por donde un grupo de exiliados españoles de la República, conocidos como "La Nueve", tuvieron el privilegio de encabezar la entrada en la ciudad, donde fueron recibidos por una ovación por parte de la población francesa.

             Tras su triunfal entrada, Dronne decidió dirigirse hacia el Ayuntamiento, el Hotel de Ville, donde miles de ciudadanos se agolparon para aclamar a los libertadores, mientras las campanas de media ciudad comenzaban a repicar. Aunque el resto de la 2º División no entraría hasta el día siguiente, Paris había sido liberado, y cuatro años de ocupación se daban por finalizados.

        LA COMIDA

        Una vez concluida la primera de las batallas del día, por parte de la organización del evento se condujo a todos los participantes, autoridades civiles y militares y demás colaboradores a realizar una comida en el Restaurante Las Cuevas del Príncipe, donde el propietario del mismo acogió con el entusiasmo que le caracteriza a todo el conjunto de personas.

        En ese aspecto, la actitud entusiasta del propietario fue rápidamente objeto de aplausos, y la espectacularidad con la que preparaba la tradicional "Olla del Segador" fue aprovechada para hacer un vídeo por el grupo de prensa de "Comando Actualidad" que acompañaba a los comensales.

        Además, por parte de la organización se aprovechó el momento para realizar una entrega de premios y diplomas que reconocían la labor de varias de las personas y entidades participantes en el evento, entre las cuáles destacó la Unidad de Estrategia y Operaciones, que tuvo el honor de recibir su correspondiente reconocimiento de manos del presidente de la Asociación de Reconstrucción Histórica "Codex Bélix", don Antonio Lalaguna Arroyo.

        Una vez finalizada la comida, por parte del propietario del restaurante se ofreció la posibilidad al equipo de prensa y a los interesados que quisieran la posibilidad de visitar las míticas cuevas de Navalcarnero, gran parte de las cuáles han sido reconvertidas en bodegas y salones de restaurantes, contando a los visitantes además cuantas curiosidades y leyendas pudo aportar.

        EL HOMENAJE A LOS CAÍDOS Y LA OFRENDA FLORAL

        Otra de las habituales actividades que se realizan por parte de "Codex Bélix" en los eventos y jornadas de recreación histórica que organizan es una ofrenda floral a todos los caídos en los conflictos que se recrean. Para esta ocasión especialmente emotiva, que corrió a cargo de la colaboración de la Asociación Histórico Cultural "Poland First to Fight", se contó con la presencia de un veterano superviviente de la II Guerra Mundial, que se conmovió ante el recuerdo de sus compañeros caídos y el homenaje que por parte de los recreadores polacos se hizo. Además, para el homenaje en cuestión se contó con la colaboración de las autoridades civiles locales, y con la presencia del Subteniente Bejarano, de la Brigada Paracaidista del Ejército de Tierra, que cubrió el aspecto militar del homenaje.

     

        Finalizado el acto, que además incluyó, como no podía ser de otro modo, formación en orden cerrado y órdenes dadas en polaco (especialmente meritorio, dado que muchos de los recreadores de la Asociación son españoles, lo cuál ensalza aún más su labor), todos los participantes y autoridades se retiraron de nuevo a la plaza frente al antiguo ayuntamiento para continuar con el programa del evento, con la recreación del Levantamiento de Varsovia en 1944.

LA SUBLEVACIÓN DE VARSOVIA, 1944

          En el verano de 1944 las tropas soviéticas estaban en condiciones de romper el frente y liberar Varsovia. El 29 de julio, la radio comunista Kosciuszko llamó a la insurrección general, a fin de colaborar con la hipotética ofensiva y crear confusión en la retaguardia germana. Dos días después, Stalin se reunía con el gobierno polaco en el exilio y prometía apoyar el levantamiento, iniciando el Ejército Interior Polaco (la "resistencia" polaca") sus primeras operaciones.

          El ataque polaco se basó en el uso de la sorpresa, y pronto los insurrectos ocuparon varios barrios de Varsovia, incluyendo la zona céntrica. En las áreas rurales, grupos en guerrillas ocuparon varias zonas boscosas, como Chojnowskie, Kabackie y Kampinos. Sin embargo, la falta de medios era crónica para los soldados y partisanos polacos, que pronto descubrieron que con el valor no iba a ser suficiente para detener la respuesta alemana.

         Sería el General de las SS Eirk Von Den Bach Zelewiski, bajo la dirección del Hans Frank, del Gobierno General, el encargado de aplastar la sublevación. Dado que los primeros planes de los insurrectos era establecer una serie de líneas enlazadas entre sí, y fortificadas con todo lo que la población civil pudo aportar, la réplica alemana se esforzó en romper dichos enlaces, empezando por las propias barriadas de Varsovia. El día 5 de agosto se iniciaban las operaciones, y sólo 48 horas después, las unidades alemanas habían partido en dos a los rebeldes en el centro de la capital polaca.

          Bajo el mando del Coronel Karol "Wachnowski" Ziemski, hasta 9000 polacos se enfrenaron a los contraataques alemanes, concentrándose la resistencia en el casco histórico, la "ciudad vieja". Por su parte, ante la tenaz resistencia de algunas zonas, las tropas germanas abrieron fuego con el cañón superpesado "Thor", que arrasó edificios enteros.

          Por su parte, la única iniciativa de la ayuda prometida por Stalin consistió en el envío de suministros y un pequeño ataque de unidades del Ejército Rojo formadas por voluntarios polacos, que fueron fácilmente rechazados al no querer comprometer el mando soviético a más unidades. El 1 de octubre se rendían los últimos rebeldes polacos, y comenzaba la represión. 150.000 polacos, de los que 30.000 eran combatientes (de 50.000 sublevados iniciales) pagaron con su vida el fallido intento de rebelión.

        CONCLUSIÓN

        Sirva esta pequeña muestra como una pequeña crónica de los sucesos recreados en la localidad madrileña de Navalcarnero, y que permitieron al visitante adentrarse de una forma diferente e interactiva, que entusiasmó al público concentrado, a adentrarse en el apasionante mundo de la historia. Desde la UEO le deseamos a los organizadores la mayor de las suertes en sus próximos proyectos.