Legión Romana

        La legión romana fue el elemento fundamental de la expansión de la mayor civilización occidental de la historial, muchos de cuyos elementos sociales, jurídicos y culturales permanecen en nuestros días, muchos siglos después. De ellos, era fundamental la figura de los mandos de la legión, imbuidos de Imperium y de Potestas, los dos símbolos de la autoridad en Roma. Bajo el lema SPQR (Senatus PopulusQue Romanus, el Senado y el Pueblo Romano) llevaron a sus ejércitos a la conquista del mundo.

        IMPERIO ROMANO (Año 102 d. de C.)

        Si un ejército se ha ganado el derecho a entrar en la historia a lo largo de los tiempos, sin duda ha sido el formado por las legiones romanas, que lograron que una pequeña ciudad de la Península Itálica dominara el mundo conocido de aquél entonces, expandiéndose por Europa, parte de Asia y el Norte de África, con un efecto civilizador y cultural que perdura en nuestros días. Tradicionalmente, el nombre de Roma deriva de los dos hermanos, Rómulo y Remo, que fundaron la ciudad, y que sobrevivieron gracias a ser alimentados por una loba.

        Aunque los estudios sobre el ejército romano no son concluyentes en muchos aspectos, y existen muchas teorías diferentes al respecto, lo que sí es cierto es que la evolución de sus soldados varió según los siglos y los períodos históricos (Monarquía etrusca, República e Imperio, terminando este último en Occidental y Oriental), por lo que nada tenían que ver en aspecto los soldados de la República con los del Imperio, si bien la nomenclatura de la organización (legión) sí que perduró a lo largo del tiempo.

        Tradicionalmente, el soldado romano no era un profesional permanente, sino un ciudadano que hacía servicio militar, si bien posteriormente sí se crearon fuerzas permanentes e incluso ejércitos mercenarios. Su fuerza se basaba en la legión, que se dividía en varias cohortes, y estos en manípulos (según la época) y en centurias, rondando la centuria los 80 hombres, la cohorte entre 400 y 600 y la legión entre los 4.200 y los 6.000. En tiempos de la República, el ejército se formaba por dos legiones romanas y dos legiones de aliados, pero organizadas igual que las romanas, con pequeños destacamentos de caballería en ambos flancos.

        Contrariamente a la tropa, que en tiempos imperiales usaban como protección la lórica segmentata (una armadura formada por segmentos) y la cota de mallas, los oficiales romanos usaban corazas pectorales, que según el rango estaban mas elaboradas, al igual que el casco y el penacho del mismo. El color púrpura era característico de la época imperial, período del que procede la mas famosa unidad romana, la Guardia Pretoriana, que acompañaba al Emperador, y que tenía entre 8 y 12 cohortes. Como arma, los oficiales (y también la tropa, pero esta como arma secundaria) usaban espadas, llamadas gladius, que copiaban la espada (falcata ibérica) usada por los íberos en España.