La Playa Utah

        El área de desembarco asignado a las fuerzas norteamericanas incluía dos playas, denominadas Omaha y Utah. Si bien fue la primera la que pasó principalmente a la historia por los encarnizados combates que en ella tuvieron lugar, no por ello debe restarse importancia al sector de Utah, cuyos objetivos incluían el control de los accesos a la Península de Contentin y al fundamental puerto de Cherburgo, que los aliados esperaban utilizar en el futuro, a pesar de los daños que eran conscientes que le habrían producido los alemanes, con la esperanza de destruirlo.

            NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos incluidos en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como de las imágenes contenidas en él, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.

        LAS LANCHAS DE DESEMBARCO

             “Los DUKW no eran muy marineros; subían con el oleaje y, en lugar de bajar con él, entraban dentro de la ola y se iban al fondo. Simplemente, hacían agua, se volcaban y se hundían”.

                                Sargento William Lewis, 116º Regimiento de Infantería

        Uno de los elementos clave de la Operación “Overlord” fue el descomunal número y tipo de unidades de desembarco de distintas clases y modelos que se construyeron para el asalto anfibio, ya que serían necesarios muchos tipos para desembarcar diferentes tipos de carga, que iban desde infantería a suministros, pasando por vehículos y carros de combate.

     La experiencia demostrada en las operaciones con los canadienses en Dieppe durante la Operación Jubilee pronto demostró al SHAEF que si se quería que los desembarcos tuvieran posibilidades de éxito, era necesario multiplicar las fuerzas atacantes, hasta límites nunca antes conocidos en la historia de las operaciones anfibias.

        A la cantidad se uniría la necesidad de calidad, y sobre todo, de especialización de las unidades de ataque, debiendo cubrir las necesidades propias de la invasión.

        La mayor de las embarcaciones que se crearon fueron las denominadas LST, o buque de transporte de carros, un nuevo tipo de barco que era capaz de acercarse a la orilla y a la línea de costa gracias a su base plana, y que permitiría aproximar la zona de desembarco y de abastecimiento. Se construyó de modo experimental en los Estados Unidos, y pronto se demostró de sobrada eficacia, por lo que se fabricó en serie en aquél país para “Overlord”, pero la necesidad masiva de unidades provocó que también se fabricara en Gran Bretaña. En total se construyeron 2.229 de estos buques que desplazaban unas 1.500 toneladas cada uno.

        Las LCT o lanchas de transporte de carros, de menor tamaño, se transportaban sobre las LST, y servían para llevar velozmente los vehículos hasta la playa en las zonas en que las LST no pudieran llegar por no tener suficiente calado. Eran rápidas y fiables, y servían de enlace entre sus hermanas mayores y las fuerzas desembarcadas, alcanzando los 8 nudos y desplazando unas 130 toneladas en sí mismas, además de la carga de tres tanques de hasta 50 toneladas cada uno. Se construyeron 911 lanchas de este modelo para la operación.

        Para el transporte de infantería, el primer eslabón lo constituían las LCI, unidades de unas 250 toneladas que podían transportar a unos 200 ó 300 hombres, según el modelo, y que sería también probado y muy utilizado en los posteriores desembarcos de la Guerra del Pacífico. En Normandía hubo hasta 245 unidades.

        Al igual que se diseñaron dos tipos de lanchas para tanques, unas de mayor tamaño para acercarse a la costa y otras para llegar a la playa, la infantería utilizó un tipo de embarcaciones de menor tamaño para desembarcar a los hombres en las playas. Las llamadas LCVP eran capaces de transportar a casi 40 hombres, vehículos ligeros como “jeeps” o bien hasta 3.600 kilos de carga. Siguiendo en importancia numérica a las LST, se fabricaron 1.089 de estas pequeñas unidades. Para proporcionar apoyo a corta distancia y para el transporte de municiones, se diseñaron las Lanchas de Transporte de Munición. Estaban equipadas con más de un centenar de cohetes, estos se lanzaban en 24 salvas, alcanzando los casi 700 metros con su carga explosiva. Tras el lanzamiento de sus fatídicas armas, cada unidad podría transportar hasta doce toneladas de explosivos en sus bodegas.

     

        Diversos tipos más de lanchas se utilizaron en Normandía. Las LCM, de 25 toneladas, transportaban una sección de infantería o un carro de combate, mientras que varios mercantes británicos, los LSI, apoyaron la operación. Los ferrys que antaño recorrían el Canal se convertían en transportes de tropas, que eran controlados desde el “Ancorl”, el buque de mando de asalto anfibio que dirigiría la mayoría de asaltos anfibios de la II Guerra Mundial. Finalmente, ningún análisis de la fuerza anfibia estaría completo sin hacer mención a los DUKW americanos. Eran camiones con capacidad de flotación, pudiendo transportar hasta 2,5 toneladas de equipo y munición, estando tripulado por dos hombres y pudiendo alcanzar los 80 kilómetros por hora en tierra o los 9 en la mar. Fue sin duda alguna un elemento crucial en el abastecimiento durante el desembarco.

        LA PLAYA DE UTAH

         “Empezaremos la guerra aquí mismo”

                                                Gral Theodore Roosevelt Jr.

         La playa de Utah se consideraba de menor peligrosidad que su vecina de Omaha. Sin embargo, dada su importancia en cuanto a que daba a los accesos a Cherburgo, se le encomendó su ocupación a una división de primer orden, la 4º de Infantería. A las 05:05, después de que el mal tiempo frustrara la salida de torpederas alemanas, las baterías de la “Muralla del Atlántico” abrían fuego sobre la flota aliada, siendo respondidas inmediatamente por el HMS Black Prince, seguido del USS Nevada. Casi una hora después, se iniciaba el bombardeo de apoyo propiamente dicho, al tiempo que los aviones B-26 Marauder dejaban caer su mortal carga explosiva.

         La primera fuerza de ataque la constituían los carros anfibios, los Sherman DD, pero la mala mar les hizo avanzar demasiado despacio, y fueron los hombres del 8º Regimiento de Infantería los primeros en llegar a la playa. Gracias a la efectividad del bombardeo naval y a las corrientes, que también les desviaron de sus objetivos hacia zonas de la playa más despejadas, los hombres de la 4ª División comenzaron a avanzar hacia el enemigo, siguiendo los pasos del General Theodore Roosevelt Junior, el hijo del famoso presidente de los Estados Unidos Teddy Roosevelt. Eran las 09:00 horas, y el 8º regimiento de infantería se adentraba en el continente.

         El 2º Batallón se adentró hasta llegar a Pouppeville, donde en el cruce de carreteras aledaño a esa localidad enlazó con los hombres de la 82º Aerotransportada. Mientras tanto, los ingenieros tomaron la presa de Grand Vey, logrando evitar la inundación de la zona y haciendo además un centenar de prisioneros. A lo largo del Día D serían desembarcados el resto de elementos de la 4º División de Infantería, y las primeras unidades de la 90º.

         Para la medianoche del Día D, Utah estaba bajo control definitivo de los norteamericanos, habiendo sufrido 197 bajas en el desembarco anfibio. Esta cifra, sin embargo, quedaba empequeñecida con el alto número de paracaidistas que habían sido capturados, heridos o muertos, debido a la dispersión sufrida en las operaciones de lanzamiento. De todos modos, para los aliados aun quedaba una larga lucha hasta alcanzar Cherburgo, ya que la resistencia alemana en la zona todavía se prolongaría durante bastante tiempo, al igual que se alargarían los combates en la zona británica de Caen, donde la lentitud de Montgomery obligaría a replantear la estrategia ofensiva aliada.