Polibomber 2015

    El pasado fin de semana del 28 de febrero de 2015 tuvo lugar en Madrid, en el Centro Cultural Eduardo Úrculo, la octava edición del Polibomber, la Feria de compraventa de coleccionismo policial, que tomando la inspiración de las ya veteranas ferias de Militaria, ha establecido su propia cuota dentro del apartado del coleccionismo.

        NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial tanto del texto como de las fotografías expuestas en el presente artículo sin la autorización expresa de la administración de este espacio web.

        INTRODUCCIÓN

        Desde hace ya muchos años, se llevan realizando en Madrid por parte de la Fundación Don Rodrigo las tradicionales ferias de coleccionismo militar, habiéndose convertido en todo un icono y punto de encuentro de grupos de coleccionistas y de recreación histórica. Siguiendo esa senda, un nuevo coleccionismo se abrió paso en los eventos y en el mercado, y se estableció una nueva rama de la afición, esta vez especializada en el campo policial, y así fue como se inició otra tradición de eventos, los Polibomber, organizados con la colaboración de la International Police Asociation (IPA), en su Delegación de Madrid.

        La UEO entró en contacto con la IPA a raíz de la exposición sobre la Historia de la Policía Gubernativa que realizó en enero de 2015 nuestra entidad, siendo visitada por los organizadores de los eventos Polibomber, que solicitaron por nuestra parte colaborar con ellos en la realización de la feria de coleccionismo policial.

        Contrariamente a lo que cabría pensar, por lo limitado del mercado, lo cierto es que, si bien no tiene el auge de público y de puestos de venta que puede abarcar la militaria, lo cierto es que el coleccionismo policial tiene muchos más adeptos de lo que nadie podría suponer, y de hecho en la feria de este año participaron más de 20 tiendas, incluyendo algunas extranjeras, así como organismos relacionados con el mundo policial.

        Además, las instituciones policiales, en especial la Policía Municipal de Madrid, colaboraron con el evento, pudiéndose exponerse uno de los nuevos vehículos radiopatrulla de la recién creada "policía turística", cuya finalidad es auxiliar a aquellos ciudadanos extranjeros que acuden a visitar nuestro país. Finalmente, se contó además con la presencia de algún vehículo histórico, un antiguo coche patrulla de la Policía Municipal de Madrid, propiedad de un particular, que lo cedió temporalmente como exposición para el evento.

        En lo que a la asistencia de público se refiere, llamó la atención el número de coleccionistas y sobre todo de curiosos que acudieron a observar o a participar en el Polibomber, sumando varios cientos de asistentes, que a lo largo del fin de semana pudieron disfrutar y adquirir diversos artículos, incluidos los propios participantes de la UEO, que compramos material del Departamento de Policía de New York, y que se expondrá a su debido tiempo con la correspondiente información y fotografías en el artículo pertinente.

 

        LA PARTICIPACIÓN DE LA UEO

        Por parte de la Unidad de Estrategia y Operaciones, y a petición de los organizadores, se colaboró en el evento con la exposición de diferentes uniformes de aquellos que se habían utilizado anteriormente en la Exposición sobre la Historia de la Policía Gubernativa que realizó la UEO en enero de 2015.

        El uniforme más antiguo de aquellos que se llevaron a la exposición fue el de la Policía Armada y de Tráfico, que como en anteriores ocasiones fue el de Subteniente, en el caso en cuestión, posterior a la fecha en que la competencia de Tráfico pasó a ser de la Guardia Civil, en 1959, y el nombre de la institución fue simplemente el de Policía Armada. El uniforme en sí llevaba el distintivo de la Bandera de Protección, que se creó justo en el momento en que la Policía Armada pasó a ser la Policía Nacional, aunque como siempre que se cambia la uniformidad de un cuerpo, primero se hace en el campo de la normativa y luego en la práctica, por lo que durante un tiempo coexisten ambas uniformidades.

        El segundo de los uniformes que se llevó al evento fue, siguiendo el orden cronológico, el del Cuerpo de Policía Nacional, de color marrón, que dio el sobrenombre de "maderos" a los policías. En el caso en cuestión se trataba del uniforme de paseo, perteneciente a la siguiente evolución del distintivo anterior, cuando la Bandera de Protección pasó a la Brigada de Escoltas. Mientras que con el uniforme de servicio solía usarse cazadora corta y boina, en el caso del uniforme de paseo se utilizaba la guerrera y la gorra de plato. Además, en lo que a simbología se refiere, al Águila de San Juan del brazo del uniforme se le suprimieron el yugo y las flechas, al tiempo que en el otro brazo se añadía un nuevo distintivo con la bandera nacional y sobre el que se leía "Policía Nacional". La Policía Nacional fue la primera fuerza uniformada en el ámbito policial de la democracia, siendo de carácter militar, y conviviendo con un cuerpo heredero del Cuerpo General de Policía (los "secretas" de la época de la Policía Armada), que pasó a denominarse Cuerpo Superior de Policía, y que era de carácter civil y no uniformado.

        Junto al uniforme de la Policía Nacional, se llevó además otro perteneciente a la misma época, pero en la modalidad de Gran Gala. Este uniforme en cuestión se utilizó también en los primeros años del Cuerpo Nacional de Policía, hasta que la normativa reguló una nueva uniformidad para esta categoría, cosa que también afectó al uniforme marrón. En efecto, durante los primeros años después de 1986, se usó el uniforme marrón con la nueva placa emblema y con las nuevas divisas azules, y convivieron además el uniforme marrón con el azul del Cuerpo Nacional de Policía, cambiándose además los parches del brazo. La modalidad de Gran Gala, muy rara por utilizarse sólo en ceremonias concretas (el modelo concreto expuesto era usado por un policía destinado en el Congreso de los Diputados), tiene especial significación porque utilizaba símbolos de todos los cuerpos de policía gubernativos de la historia española. Así, la gorra de plato azul, con franja roja, es heredera del Cuerpo de Seguridad, desde 1877 y que estuvo vigente durante la República, mientras que la guerrera usaba el color azul del nuevo uniforme del Cuerpo Nacional de Policía, pero con los símbolos de la Policía Nacional, como es el Águila sin el yugo y flechas del uniforme de esa época, y finalmente con el pantalón gris con franja roja de la Policía Armada.

        Finalmente, el último de los uniformes expuestos que se llevaron a la feria de Polibomber era el primero de los que se pusieron en servicio cuando en 1986 se creó el Cuerpo Nacional de Policía, en la modalidad de verano. En el caso en cuestión, el uniforme portaba las divisas de Inspector Jefe, y una reproducción de la placa emblema que desde 1986 se identifican los miembros del cuerpo policial. La Ley Orgánica 2/86 de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, establece que el Cuerpo Nacional de Policía es el único cuerpo autorizado a portar placa emblema, si bien con el tiempo otros cuerpos policiales han recibido ese privilegio.

        El otro punto en el que la Unidad de Estrategia y Operaciones colaboró con la realización del evento fue con la presencia de varias personas uniformadas con modalidades de cuerpos policiales pasados, en especial del Cuerpo de Policía Nacional, del que se vistieron el uniforme de servicio tanto de las patrullas urbanas como de las Compañías de Reserva General, precursoras de las actuales Unidades de Intervención Policial.