Polibomber 2018

        El pasado sábado 24 de febrero de 2018 tuvo lugar en Madrid una nueva edición de la Feria Polibomber, que como cada año organizó la International Police Association (I.P.A.) y que contó con la colaboración de la Unidad de Estrategia y Operaciones, entre otras entidades que participaron en el evento. Como en las anteriores ediciones, el Polibomber sirvió como punto de encuentro de coleccionistas y profesionales del mundo de la seguridad y de las emergencias.

            NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos expuestos en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como de las imágenes contenidas en él, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.

        INTRODUCCIÓN

        Todos los años se organiza por parte de la IPA (International Police Association) una feria que reúne a coleccionistas y aficionados del mundo policial y de las emergencias, en la que todos ellos pueden comprar, vender e intercambiar uniformes, parches, accesorios y otros elementos relacionados con el mundo de la seguridad.

        Inevitablemente, y como quiera que la IPA es una asociación formada por agentes del orden de todo el planeta, el evento sirve también de punto de encuentro para profesionales de la seguridad, que pueden de ese modo confraternizar e intercambiar experiencias e impresiones sobre las vicisitudes diarias de los distintos cuerpos, ya sean nacionales, autonómicos o locales.

        Con el paso de los años, el evento se ha consolidado, hasta convertirse en un punto de referencia inevitable para todos aquellos interesados en el mundo del coleccionismo de las emergencias, atrayendo cada vez a más público en un universo sin duda en expansión. Es indudable que en una sociedad en la que el coleccionismo del tipo que sea va cogiendo auge esta clase de eventos continúen en la senda de la consolidación, en especial en lo relacionado con el servicio de las armas, que a lo largo de generaciones han inundado los sueños de los más pequeños.

        LA INTERNATIONAL POLICE ASSOCIATION

        Los orígenes de la IPA hay que buscarlos en el mundo anglosajón, donde el reconocimiento de sus profesionales en todos los campos y los sentimientos de hermanamiento entre las distintas comunidades, unido a la ausencia de un sobreexceso de regulación que existe en el resto de Europa, permitió en su día la creación de una persona jurídica cuyo objetivo era el hermanamiento entre profesionales del orden público.

        Bajo el lema "Servo per amikeko" (Servicio por amistad), la nueva asociación surgió con el fin de proporcionar a los agentes de todo el mundo una forma de unirse y crear lazos, de forma que, se encontrase donde se encontrase, un agente del orden siempre tuviera a quién recurrir al margen de las no siempre colaboradoras instituciones.

        Con el paso del tiempo, la asociación creció en medios y fines, creándose actividades y visitas a otros países para no sólo los agentes, sino también para sus familias, estando en la actualidad representada la asociación en todo el globo.

        Su funcionamiento se basa en la buena voluntad de sus componentes, y sus miembros participan de forma altruista en las actividades, aportando cada uno lo que puede.

        En España en concreto, junto a la propia Delegación IPA España, que coordina todas las actuaciones en el ámbito nacional, existen diferentes delegaciones autonómicas o regionales (IPA Madrid, IPA Murcia...), cada una de las cuáles organiza sus propias actividades, invitando al resto a participar de ellas. Dada la cuestión geográfica, en concreto, la Unidad de Estrategia y Operaciones colabora con la Delegación de IPA Madrid, participando en varias de sus actividades, entre las que, por supuesto, se incluye la feria Polibomber.

     

        De entre las diferentes actividades que se realizan por parte de la Delegación de IPA Madrid, destacan diversos cursos profesionales y jurídicos, rutas moteras y visitas a museos, campamentos de verano infantiles para los más pequeños y la tradicional cena que todos los años reúne a un gran número de socios, a fin de fomentar los lazos entre ellos. También se suelen realizar actividades y rutas turísticas para aquellos policías de otras delegaciones, ya sean españolas o extranjeras, que se encuentren de visita por Madrid, gestionándoles también el alojamiento.

        EL EVENTO

        El evento de Polibomber en sí consta de tres objetivos o partes bien diferenciadas. En primer lugar, como toda feria de compraventa e intercambio, se compone de una serie de puestos tematizados, en los que el aficionado o coleccionista puede buscar entre todo el material expuesto esas piezas que puedan faltarle en sus respectivas recopilaciones de material. Dependiendo del puesto, se pueden realizar compras o simplemente intercambios de material, habiendo más de una treintena de "stands".

        Destacan en ese sentido no sólo los esperados y tradicionales puestos de uniformidad o de material, entre los que se incluyen uno venido desde los Estados Unidos, sino también otros en los que se ofrecen curiosidades, maquetas y juguetes, como coches de policía a escala o playmobil personalizados.

        La segunda parte, como en cualquier evento de estas características, va relacionada con la ambientación del mismo. En ese sentido, destacó la presencia de un imponente coche patrulla del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), que como el año pasado trajo su propietario, un conocido coleccionista de Valladolid. También en este aspecto es en el que suele colaborar la Unidad de Estrategia y Operaciones, aportando uniformidad y a algunos de sus miembros vestidos de cuerpos policiales tanto españoles como extranjeros, aunque ese aspecto se tratará a continuación en su apartado correspondiente. Simplemente y a nivel anecdótico destacar que la presencia estrella de este año fue para la gran cantidad de uniformidad del Departamento de Policía de New York (NYPD).

        Finalmente, la tercera y tal vez más importante de las tres partes, está la de la confraternización entre aficionados y miembros de las instituciones policiales, objetivo fundamental de IPA, que se une al de promocionar el apartado policial por cualquier medio posible ante la sociedad.

        En ese sentido, cabe destacar, a parte del buen ambiente que como siempre estuvo presente en el evento, la tradicional copa de vino español que tomaron participantes y colaboradores en la parte anexa del Centro Cultural Eduardo Úrculo, tras la que se dio por finalizado el evento, terminando los miembros de la U.E.O. y nuestros amigos que vinieron a acompañarnos desde Jaén realizando nuestra tradicional comida en un restaurante cercano.

        LA PARTICIPACIÓN DE LA U.E.O.

        Como en años anteriores, por parte de la Unidad de Estrategia y Operaciones se colaboró con la muestra aportando una diversidad de uniformes que sirvieran para ambientar el evento. También como en anteriores ocasiones, se contó con la presencia de un grupo de amigos que acudieron con nosotros desde Jaén, y que una vez más aportaron de forma impecable una representación del Departamento de Policía de New York (NYPD), centrados en esta ocasión con la uniformidad de los mandos del mismo.

        Junto a ellos, y venidos de Valladolid, dos de nuestros amigos también acudieron con uniformes del Special Weapons And Tactics (SWAT) tanto del Departamento de Policía de New York (NYPD) como del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), acompañando con su presencia y la de sus uniformes el espectacular coche patrulla anteriormente mencionado, que además, al igual que en el caso de la U.E.O., terminó acompañándonos por la tarde, después de la comida, en el Classic Auto, que se estaba celebrando todo el fin de semana en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo.

     

        Ya específicamente, y aportados en concreto por la propia Unidad de Estrategia y Operaciones, se presentaron uniformidades en dos bloques, el primero de ellos, como siempre, centrado en la historia policial española. Así, por parte de uno de nuestros miembros, se visitó el espectacular uniforme de la Patrulla de Tráfico de la Guardia Civil que se utilizó durante la Dictadura y principios de la democracia, incluyendo la época del famoso intento de Golpe de Estado que realizó el Teniente Coronel Tejero en el Congreso de los Diputados.

        En el aspecto de la policía internacional, se llevó una representación de uniformes de América del Norte, empezando por el de la Real Policía Montada del Canadá, en su modalidad de gala. El origen de esta fuerza viene dado en 1873, cuando se creó la Patrulla Montada del Noroeste, cuya uniformidad era similar a la de cualquier regmimiento de caballería británico de la época, pero con una prenda de abrigo de piel en lugar del casco de servicio en el extranjero. En el año 1920, el nombre de la unidad pasó a ser Real Policía Montada del Canadá, con la introducción del sombrero cuatro bollos (Montana, en nombre estadounidense) y con el ceñidor Sam-Browne, que perdura en la actualidad como uniforme de representación de esa unidad canadiense.

        También en ese sentido, el de dar a conocer a las unidades policiales de América del Norte, se llevaron varios uniformes de patrulla utilizados en la actualidad por el Departamento de Policía de New York, en su modalidad de verano e invierno, en conjunción con los antes aportados por nuestros amigos venidos desde Jaén, por lo que la representación de uniformidad del NYPD fue bastante nutrida.

        Finalmente destacar que también estuvieron acompañándonos, entre otros, varios recreadores que o bien montaron puesto, como fue el caso de Tactical T-Shirt, o bien simplemente quisieron acudir a la muestra con nosotros, como fue el caso del presidente de la Asociación de Recreación Histórica Codex Bélix, con la que actualmente colabora la Unidad de Estrategia y Operaciones en los eventos que organiza. También estuvieron presentes diversos puestos venidos desde toda España, destacando en especial uno de los de Valencia, que también se caracterizó tanto como de NYPD como de Patrulla Estatal...

        CONCLUSIÓN

        Puede decirse que, como en ediciones anteriores, la realización del evento Polibomber fue un rotundo éxito, en especial por la afluencia cada vez mayor de público, tanto en "stands" como en número de coleccionistas y aficionados, que este año fue considerablemente mayor que en otras ocasiones.

        Definitivamente, si bien todavía no llega ni de lejos a emular a la feria No Sólo Militaria (ni de hecho lo pretende), lo cierto es que se ha convertido en el referente más importante en esta materia, y sin duda se le augura un exitoso y creciente fututo.