55 días en Pekín: La rebelión de los Boxers

        En el verano de 1900, una secta secreta china, llamada Boxer, realizó ataques contra los intereses extranjeros, hasta el punto de que logró implicar al propio gobierno de la Emperatriz Tzu Hsi, asediándose las legaciones internacionales y las concesiones tanto en Pekín como en Tientsin. La respuesta de las potencias fue enviar contingentes militares para romper el cerco e imponer militarmente el orden, hasta que se obtuvieran las debidas compensaciones del gobierno chino.

                 NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos incluidos en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como de las imágenes contenidas en él, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.

        LA REBELIÓN DE LOS BOXERS

        A lo largo del siglo XIX, las potencias extranjeras habían logrado expandir su influencia por la práctica totalidad del Imperio Celestial. Desde la Guerra del Opio, Gran Bretaña había logrado hacerse con el control de Hong Kong. Procedente desde la Cochinchina, los franceses habían obtenido concesiones en China, mientras que desde el Norte, Rusia había hecho lo propio. Y así hasta 9 potencias europeas, a las que se unían los Estados Unidos de América y el Japón.

        La respuesta china fue la aparición de grupos secretos que atacaban a los intereses extranjeros, encabezados por la secta "Boxer", que logró influir en el gobierno chino, hasta el punto de que se produjeron asesinatos y saqueos sin que las autoridades gubernamentales tomaran medidas al respecto.

        Perdido el respeto por la actitud de las autoridades chinas, las potencias extranjeras enviaron pequeños contingentes de tropas, procedentes de los buques que ocupaban la costa, a proteger a las legaciones, hasta un total de 400 soldados, marineros y "marines", apoyados por 4 ametralladoras. Este primer contingente, la llamada "Guardia de Invierno" de forma coloquial por el personal de las legaciones, incluía 56 marines y una ametralladora Colt americanos, 35 marineros y una ametralladora austríacos, 80 marines y una ametralladora Nordenfelt británicos, 47 marinos franceses, 52 marinos alemanes, 29 marinos y una ametralladora italianos, 26 soldados japoneses y 74 marinos rusos. A ellos se unió una fuerza de 125 civiles voluntarios, y existía un destacamento en la catedral de 31 marineros franceses y 12 italianos. Además. cuando las legaciones fueron sometidas a asedio, se improvisó un cañón llamado la "Internacional" o "Betsy", a base de partes de diferentes países.

        LA EXPEDICIÓN DEL ALMIRANTE SEYMOUR

        Cuando las noticias de que las legaciones estaban siendo sitiadas, el Almirante Seymour (británico) decidió responder a la petición de ayuda de Sir Claude Maxwell Mac Donald, ministro  también británico en China, que encabezaba la resistencia del recinto internacional. Se formó así un convoy en 5 trenes, con más de 100 vagones, apoyados por 7 cañones y 10 ametralladoras, y se envió esta columna de rescate a romper el cerco de Pekín.

        La expedición estaba formada de nuevo por destacamentos de los buques de guerra que se encontraban en el Golfo de Pechili, en la desembocadura del río Peiho, y que estaba defendida por los Fuertes de Taku. De hecho, a la vista de las circunstancias, en una reunión a bordo del buque insignia, los almirantes barajaron ocupar los fuertes. Así, de nuevo una fuerza internacional se organizó para enfrentarse a la amenaza de los Boxers y posteriormente del mismo gobierno chino, bajo mando británico por ser esta nación la que tomó la iniciativa de formar la columna de rescate.

        La expedición incluía 106 marineros y "marines" de los Estados Unidos, 24 marinos de la Marina Imperial Austriaca, 305 marinos de la Flota Imperial Rusa, 52 marinos de la Armada Imperial Japonesa, 38 marinos de la Real Marina Italiana, 427 marinos de la Armada Imperial Alemana, 151 marinos franceses de la "Division Navale" y 640 marineros, con otros 213 "marines", de la Royal Navy Británica.

        El convoy de rescate avanzó a lo largo de la línea férrea, teniendo frecuentes escaramuzas con rebeldes chinos, hasta llegar a Tientsin, donde un contingente de refuerzo ruso, procedente de las concesiones, se unió en la defensa de los edificios europeos en la ciudad. Así, siguiendo de nuevo la ruta del ferrocarril, el convoy llegó hasta Anping, donde tropas del ejército chino se unieron a los rebeldes Boxers, arrancando los raíles y obligando a las tropas de Seymour a retroceder. Un nuevo contingente chino cortó la retirada al convoy, por lo que Seymour tuvo que considerar alternativas.

     

        Se decidió tratar de retroceder a Tientsín, ya que se había demostrado imposible rescatar a las legaciones. De hecho, ahora el propio convoy de rescate había sido cercado por tropas enemigas. Un contingente alemán quedó defendiendo Langfang, recchazando diversos ataques chinos, mientras que el resto de tropas retrocedía a las riberas del río Peiho, hasta ocupar el Arsenal de Hsiku, donde confiscaron las municiones y emplazaron una posición defensiva, a la espera de refuerzos. Entretanto, en la costa, los soldados aliados decidían pasar a la acción y tomaban los Fuertes de Taku, a fin de desembarcar un nuevo y fuerte contingente de invasión.

        LA EXPEDICIÓN DE GASELEE

        Cuando la situación en China se agravó, las potencias extranjeras decidieron enviar una expedición de mayores dimensiones, a fin de garantizar los derechos e intereses de sus ciudadanos, e imponer al gobierno de Pekín compensaciones por los destrozos cometidos por los Boxers. Se formó así la Alianza de las 8 Naciones, que aportarían tropas y que posteriormente impondrían las condiciones para firmar la paz con los chinos, gracias también a la mediación del embajador español, el Sr. Cologan. que resultó decisivo para el buen término de las negociaciones.

        -El contingente norteamericano: Las tropas norteamericanas fueron enviadas desde Filipinas, donde habían participado en la campaña contra España y posteriormente habían estado luchando contra los insurgentes filipinos. Se componían de un batallón de "marines", la Batería F del 5º de Artillería (con 6 piezas), un escuadrón del 6º de caballería y los regimientos 9º y 14º de infantería, con un total de 2.200 hombres. La uniformidad incluía una mezcla de prendas de las utilizadas en las guerras indias, con pantalón azul claro y guerrera azul oscuro, usándose botas o polainas, y estando tocados con sombreros de color marrón, en distintas modalidades, incluyendo los primeros modelos "cuatro bollos". En cuartel también se usaba el tradicional "kepi" azul de origen francés que caracterizó al ejército norteamericano a lo largo del siglo XIX. Finalizaba la uniformidad el correaje de cuero negro o el ceñidor de lona con la hebilla en forma de H.

        Los "marines", por su parte, en ceremonia y guardias utilizaban una primera versión del uniforme que se emplea hoy en día, con la guerrera azul oscuro, pantalón azul claro con franja roja para suboficiales y oficiales, y gorra del color de la guerrera. En campaña empleaban pantalón beige con polainas o botas, camisa o guerrera azul oscuro y completaba el uniforme el sombrero marrón. El armamento de todo el contingente incluía el fusil Krag Jorgensen, utilizado por las unidades regulares en Cuba y Filipinas, mientras que las unidades de voluntarios habían empleado anticuados fusiles Winchester y Springfield, de mediados del siglo XIX.

        -El contingente francés: Francia tenía concesiones territoriales en China, y existían guarniciones en algunos de ellos. Sin embargo, la principal fuerza se formaría a base de tropas navales, tanto de marinería como de infantería de marina. Posteriormente, este contingente sería ampliado con refuerzos para ejercer de tropas de ocupación, pero en el primer momento de la expedición, las fuerzas francesas serían unos 1200 hombres y 12 cañones, divididos en 1 batallón naval, 2 batallones de infantería de marina (Infanterie de la Marine) y un batallón de artillería. La uniformidad francesa era una mezcla de colores azul oscuro y blanco, combinándose reglamentos de verano e invierno, mientras que la infantería de marina vestía guerrera azul con pantalón blanco y correaje negro, tocado en lo alto con un casco colonial también blanco.

        -El contingente japonés: Dado que era uno de los países más cercanos al conflicto, el Imperio del Sol Naciente pudo enviar una fuerte columna a sumarse a las tropas de rescate. El país chino no era desconocido para los soldados japoneses, ya que habían operado en Machuria, y recientemente habían combatido en la Guerra Sino-Japonesa, obteniendo también concesiones comerciales y territoriales, que también contaban con sus propias guarniciones. Así, la 5º División completa fue enviada a la zona de operaciones, contando con 9 batallones de infantería, 6 baterías de artillería y 4 escuadrones de caballería, con un total de 9.000 hombres y 24 cañones. Las tropas vestían un moderno uniforme para la época, cuyo estilo inspiraría en el siglo XX el usado por las tropas niponas, de color blanco. A lo largo del siglo XIX, con la época Meiji, el Japón había sufrido una gran modernización, y de hecho los rusos sufrirían las consecuencias del surgimiento de esta nueva potencia que supo combinar la tradición Samurai con las armas modernas, en Tsushima en 1905.

        -El contingente ruso: Al igual que en el caso japonés, los rusos contaban con concesiones territoriales en China, y además también con la proximidad de su país a la zona de operaciones. La principal base rusa era el puerto de Vladivostok, punto de partida de la Flota Imperial, que sería unida al resto del país por el famoso tren Transiberiano, en una espectacular obra de ingeniería difícilmente igualada en la historia. Casi 3.000 efectivos y 16 cañones fueron la aportación de la Rusia de los Zares, con 2 baterías de artillería, 1 escuadrón de caballería y 3 batallones del Regimiento de Siberia del Este, cuya uniformidad consistía en guerreras blancas y el tradicional pantalón verde grisáceo con franja roja, guardando un aspecto muy similar al de la Guerra de Crimea.

     

        -El contingente británico: En la época del conflicto, Gran Bretaña había tenido que desplegar gran cantidad de tropas metropolitanas en sendos conflictos cercanos, el del Sudán, que logró la victoria sobre los derviches en la batalla de Omdurmán, y el de los Bóers, donde las sonoras derrotas sufridas por el General Buller obligaron a sus sustitución por lord Roberts y al despliegue de hasta 50.000 hombres en Sudáfrica. El envío de fuerzas británicas fue por lo tanto procedente de las colonias cercanas, como la India, de donde se envió el contingente principal.

        Bajo el mando del propio Gaselee, los 2.900 hombres y 12 cañones incluían una Brigada Naval, el 2º Batallón de los Reales Fusileros Escoceses y la 12º Batería de Artillería Real, junto con fuerzas de Ingenieros Reales y un destacamento de telegrafistas y Cuerpo de Señales. El contingente de tropas metropolitanas se completaba con el 1º  Regimiento Chino, el Regimiento de Hong Kong y artillería de Singapur y Hong Kong, así como con la 1º Brigada India de Infantería, con el 7º de Rajput, el 24º de Punjab y el 1º de Sikh, junto con el 1º de Lanceros Bengalíes como caballería.

        Las tropas británicas vestían una amalgama de uniformes que podría representar todo el período victoriano. La Brigada Naval incluía el azul oscuro con el sombrero de paja sennet y correaje negro, mientras que la Infantería Ligera de Marina combinaba una modalidad de blanco con otra de guerrera azul oscuro y pantalón blanco. Por su parte, los soldados de infantería regular, al igual que los del contingente indio, vestían uniforme beige, que sustituyó a la tradicional casaca roja, primero en la India y luego en todo el Imperio. El armamento incluía ya el reemplazo de los tradicionales Martini-Henry por los nuevos fusiles Lee-Metford y luego los Lee-Enfield, con mecanismo de cerrojo, cuyo sistema sería utilizado hasta bien pasada la Segunda Guerra Mundial.

        -Otros contingentes: La Alianza de las 8 Naciones incluyó además fuerzas de Alemania, Austria e Italia, que además participaron en la toma de los Fuertes de Taku, así como en la ruptura del frente en Tientsin. Las tres naciones aportaron posteriores grupos de tropas para participar en la ocupación de China. Al igual que en el caso de los anteriores países, estos primeros contingentes eran tropas principalmente de marinería, aunque en el caso alemán también se aportaron fuerzas de infantería.

        Cuando terminaron las operaciones y se logró firmar la paz gracias al embajador español, Sr. Cólogan, China fue ocupada por 300 austriacos, 18.181 británicos, 15.670 franceses, 21.295 alemanes, 2.155 italianos, 6.408 japoneses, 2.900 rusos y 1.750 norteamericanos, destacando el mando de Von Waldersee en la despiadada ocupación del país oriental, obligando a los chinos a compensar a las potencias ocupantes.