Daimler Thyssen URL-416

        Con la reciente adquisición por parte de la Unidad de Estrategia y Operaciones de un vehículo blindado dado de baja del Cuerpo Nacional de Policía, resulta inevitable la necesidad de realizar un estudio en profundidad de la historia y los aspectos técnicos del mismo, así como de su uso por diferentes fuerzas armadas y policías a lo largo de todo el planeta. Creada después de la II Guerra Mundial, utilizando la base de un motor de camión "Unimog", su uso ha permanecido hasta nuestros días.

        NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido expuesto en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como en las fotografías, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.

        INTRODUCCIÓN

        Desde que la Unidad de Estrategia y Operaciones se trasladó a la nueva Sede Central, en la sierra de Madrid, por fin se logró obtener un espacio que permitiera albergar vehículos históricos que completaran el proyecto del museo que desde su fundación, hace ya 20 años, se viene desarrollando con la misma lentitud pero con la misma constancia con la que la fuerza del mar es capaz de derribar el más imponente de los acantilados. Aunque se barajaron en su día diversas opciones por las que inclinarse a la hora de decidir qué tipo de vehículo adquirir, las mejores opciones derivaban hacia medios motorizados de la Segunda Guerra Mundial, en especial alguno ligero del tamaño y estilo jeep, aunque las circunstancias del mercado, en comparación con aquellos tiempos en los que se inició el proyecto, ha hecho que estos vehículos alcancen precios prohibitivos y exagerados. Ello, unido al creciente interés por la historia policial de nuestra entidad, amplió las opciones, y comenzaron a barajarse también recursos policiales, en especial norteamericano, como pudiera ser algún modelo de coche patrulla.

        Sin embargo, sería hace unos años, a medida que el mercado de la militaria se expandía y se encarecía a la vez, convirtiendo lo que antes era una especie de arte en lo que hoy es sin duda alguna un negocio, cuando se realizaron las primeras exposiciones policiales de la UEO, lo que abrió las puertas a una opción no antes explorada, y afortunadamente no tan explotada comercialmente. Así, de ese modo, se comenzó por formar una colección para las exposiciones a base de material que en su mayor parte ha sido cedido o donado altruistamente por miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, a fin de que perviva en la memoria la historia de los distintos cuerpos policiales españoles, y en una espiral creciente se entró en contacto con las propias instituciones, a través de las cuáles se gestó la idea de adquirir algún vehículo policial español dado de baja, a fin de completar el proyecto del museo en el campo de la seguridad.

        Finalmente, y comenzando la nueva andadura, diversos miembros de las fuerzas de seguridad nos informaron de los desguaces en los que terminan los vehículos policiales dados de baja, y se iniciaron las pertinentes gestiones a fin de investigar cuál sería el más apropiado, teniendo siempre en cuenta que un vehículo uniformado NO puede circular por la vía pública, ya que se incurriría en infracciones administrativas y penales, ya que podría dar lugar a error y podría aprovecharse esas circunstancias por gente que utilizara con fines delictivos dichos vehículos. Todos estos factores serían determinantes a la hora de inclinarse por un vehículo específico.

        Así, al inspeccionar los diferentes desguaces, se dio con el que nada más descubrirlo se decidió que sería la primera adquisición de vehículos por parte de la UEO: La tanqueta Daimler Thyssen URL-416, vehículo utilizado por el Cuerpo Nacional de Policía, característico de toda una época y que además no podía dar lugar a equívocos, ya que la mayor parte de estos vehículos ya no prestan servicio en la actualidad. Además, consultadas diversas fuentes, se pudo comprobar que algunos de estos vehículos y de otros similares de la Guardia Civil habían sido vendidos ya a campos de airsoft y paintball, y a otras empresas lúdicas, como Negone, a efectos de decoración.

        LA TANQUETA DAIMLER THYSSEN URL-416

        Las tanquetas Daimler fueron diseñadas después de la Segunda Guerra Mundial, tomando como modelo los camiones Unimog, cuyos motores eran utilizados por multitud de países de todo el mundo. Aplicándolas sobre un chasis del camión, se le colocó toda la estructura blindada, aprovechando el sistema 4x4 y convirtiéndose en un nuevo diseño que se utilizaría como vehículo militar y policial, que entró en servicio a finales de los años 60. Se produjeron más de mil ejemplares, que se distribuyeron a lo largo de todo el mundo, tanto en diferentes fuerzas armadas como en instituciones policiales, como fue el caso de España, que compró algo más de una veintena para dotar a la entonces Policía Armada.

        Junto a España, diferentes policías de otros países europeos, como Alemania, adoptaron el vehículo para servicios especiales, mientras que muchos países africanos y de Oriente Medio lo adoptaban para sus patrullas fronterizas, al igual que en Asia. En concreto, las fuerzas armadas paquistaníes lo utilizaron con profusión, y de hecho estuvieron desplegados como vehículos de las Naciones Unidas en diferentes puntos donde desplegaron tanto contingentes de aquél país como de otros pertenecientes al continente africano. También participaron en diferentes misiones con la Autoridad Nacional Palestina, con el correspondiente esquema desértico.

              

        Finalmente, algunos países sudamericanos hicieron uso hasta hace poco (en algunos sigue en servicio, de hecho) entre sus grupos especiales de las policías del continente, como es el caso del SUAT peruano (si, es correcto, SUAT, no SWAT, como es el caso norteamericano), que incluyen camuflajes pixelados, introducidos recientemente en el panorama militar y posteriormente civil.

        LAS GESTIONES Y EL TRANSPORTE

        Como quiera que se trata de un vehículo dado de baja y rotulado, que por todo ello no puede circular en condiciones normales por la vía pública, fue necesario gestionar el alquiler de una góndola de transportes pesados, que en nuestro caso perteneció a la empresa Diego Luengo, una entidad que nos demostró sobradamente su gran capacidad y sobre todo el alto grado de profesionalidad de su personal, y cuyo enlace, para quien pueda necesitarlo (y desde la Unidad de Estrategia y Operaciones la recomendamos con total rotundidad) es www.transportesdiegoluengo.com, a través de la cuál se gestionó la correspondiente Orden de Transporte que determina la ley.

        El recorrido se realizó con un vehículo de seguimiento de la UEO, en especial para servir de guía en la última parte del trayecto, aunque es de destacar que no fue necesaria ninguna operación de dicho vehículo de seguimiento siendo su presencia meramente testimonial, y el viaje transcurrió sin el menor contratiempo.

        El gran problema vino a la hora de descargar la tanqueta en la Sede Central de la Unidad de Estrategia y Operaciones, debido a que la calle es especialmente pronunciada, y además, con el paso del tiempo, en que ha quedado expuesta a la intemperie y sin mantenimiento, la tanqueta no es operativa, por lo que fue necesario el uso de nuestro personal a fin de colaborar en su descarga.

        Por fortuna, la UEO cuenta con, aparte de sus propios miembros, gran cantidad de colaboradores y de simpatizantes, por lo que no resultó difícil conseguir, incluso en un día entre semana por la mañana, que suele ser horario laboral de trabajo, a un grupo de voluntarios que pudieron aportar su experiencia y su fuerza. Finalmente, tras varios intentos fallidos de intentar meter el vehículo de través, para descargar después la propia tanqueta, se comprobó que la anchura de la calle no daba el suficiente margen como para poder realizar la descarga con seguridad, por lo que se optó por buscar otro sistema, dado que la eliminación de hasta los más mínimos riesgos, tanto para los que operamos con ella como para el resto de personas, debe ser y es siempre en nuestras operaciones un criterio fundamental.

            Así pues, se invirtió el criterio, y se optó por subir la góndola, de modo que, haciendo uso del cabestrante y de cadenas reforzadas, y ayudándonos de la gravedad, se pudiera descargar lentamente el vehículo, por tramos, en condiciones de mayor seguridad. Además, como medida de refuerzo, un miembro de la UEO se encontraba a bordo, manejando los frenos y volante del vehículo, mientras que otro de ellos se colocó en uno de los costados, colocando un calzo cada poco tiempo, como medida adicional.

            Todo el proceso de transporte, descarga y colocación en su emplazamiento, duró aproximadamente unas tres horas, incluyendo la planificación de toda la operación, quedando definitivamente colocada en el que será sin duda un elemento fundamental de nuestro particular museo de historia militar y policial, impidiendo así que su historia pueda caer en el olvido del tiempo...