Virgen del Carmen 2016

        El pasado mes de julio de 2016 se celebró en el Lago de Bolarque la que ya se ha convertido en fecha ineludible para los amantes de la navegación y no pueden acudir a zonas marítimas a rendir tributo a su patrona, la Procesión de la Virgen del Carmen. Organizada antiguamente desde la Real Liga Naval Española, en su Delegación de Mares de Castilla, actualmente se realiza desde la Federación Española de Ligas Navales, cuyo Presidente, don Jose Carlos Tamayo Gálvez, es el artífice del éxito de esta especial celebración, que reúne a amantes de la navegación de toda España.

            NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos incluidos en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como de las imágenes contenidas en él, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.

        FELAN Y LA VIRGEN DEL CARMEN

        Desde tiempos inmemoriales, los marinos españoles han sido protegidos en sus salidas al océano por la Virgen del Carmen, a la que han rendido tributo y honores, ya fueran militares o civiles, quedando así instaurada la tradición de procesionar a su patrona en la fecha correspondiente, que coincide en la mitad del mes de julio.

        Esta tradición se ha venido conservando tanto en el estamento militar como en el civil, y en la actualidad, todas las marinas la practican, realizándose ceremonias por toda España en la que la Virgen del Carmen procesiona primero por el muelle, para después embarcar y navegar acompañada de cuantas embarcaciones desean rendirle homenaje.

        Las vicisitudes de la vida dan muchas vueltas y las necesidades geográficas hacen que muchos amantes de la mar y de la navegación no puedan encontrarse en estas fechas cerca de puertos donde acudir a estas ceremonias, y por ello, desde hace ya muchos años, don Jose Carlos Tamayo Gálvez, actual Presidente de la Federación Española de Ligas Navales, decidió ofrecer una alternativa a todos aquellos que no quisieran renunciar a su Patrona.

        Así, gracias a la labor, visión y sobre todo constancia de este amante de la navegación y las tradiciones marineras, vio la luz la Procesión de la Virgen del Carmen que se celebra todos los años en los Mares de Castilla, en pleno corazón de la España interior, en la Provincia de Guadalajara, donde el Embalse de Bolarque ofrece una oportunidad única de navegar y disfrutar de deportes náuticos en unas aguas cristalinas y en un paisaje incomparable.

        LOS ACTOS INSTITUCIONALES

        Como en anteriores ediciones, los actos oficiales comenzaron a las 12:00 del mediodía, con la celebración de una solemne misa durante la cuál el párroco de la localidad, quien además cubre otros pueblos de la zona, relató los orígenes y varias de las tradiciones relacionadas con la Virgen del Carmen, teniendo un especial y emotivo momento de recuerdo por todos aquellos marinos muertos en los océanos, sin excepción de raza, sexo, credo o condición, ya fuera en combate o fallecidos mientras faenaban por un naufragio o una tormenta.

        Este solemne momento fue seguido de un respetuoso minuto de silencio, tras el cual continuó la misa de campaña, sonando los acordes del Himno de España, así como la emblemática "Salve Marinera", un himno cantado por los marinos y amantes de las aguas desde tiempo inmemorial. A continuación, una vez concluida la misa, el Presidente de la Federación Española de Ligas Navales (FELAN) y también presidente de la Liga Naval de Castilla La Mancha, se dirigió a los presentes para agradecerles su asistencia, mencionando especialmente a las autoridades autonómicas y locales allí congregadas, así como a los representantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y a los representantes de diversas asociaciones y entidades, incluyendo a la UEO y a la Asociación Codex Bélix, cuyo Presidente, don Antonio Lalaguna Arroyo, acudió invitado por esta última.

     

        La intervención de don Jose Carlos Tamayo, como Presidente de FELAN, fue también aprovechada para organizar la comitiva que procesionaría y escoltaría a la Virgen del Carmen, cuya formación sería encabezada por el estandarte de la Federación Española de Ligas Navales, acompañado por la Bandera Nacional, aportada desde la UEO, siendo seguidos por las Damas de FELAN y por el resto del personal uniformado, a quienes a continuación acompañaba la banda de música, siendo esta la que realmente abría paso a la Virgen. Finalmente, a continuación, cerraba el cortejo cuando público asistente y autoridades quisieran unirse.

        Tras su procesión a lo largo del muelle, la Virgen del Carmen fue embarcada en el Catamarán aportado desde "Entretenimientos Mares de Castilla", que como cada año aportó su colaboración con varias embarcaciones y su personal para la celebración de los actos, y en el que también embarcaron la banda de música y las autoridades, abriendo la navegación por el embalse.

        Hasta una treintena de embarcaciones navegaron en pos del catamarán, escoltando a su patrona rumbo a la ermita donde, como cada año, los diferentes barcos lo fueron cruzando transversalmente, mientras arrojaban pétalos de rosa ante la Virgen, para a continuación iniciar lentamente y en orden el retorno hacia el embarcadero, disfrutando del incomparable paisaje que ofrece el Lago de Bolarque y sus cristalinas y azules aguas.

        Ya de nuevo en el embarcadero, se volvió a procesionar a la Virgen, rindiéndole honores y al son del Himno Nacional, para ser finalmente depositada en el Camarote del Club Náutico de Bolarque, hasta la siguiente ceremonia.

        El resto de las actividades que tuvieron lugar incluyeron la tradicional copa de vino español, que tuvo lugar en el propio Club Náutico de Bolarque, donde los asistentes pudieron departir sobre diversos temas de la actividad náutica, degustando diversos aperitivos y productos de la tierra, compartiendo experiencias y camaradería en un ambiente de cordial compañerismo.

        Finalmente, se llevó a cabo en uno de los restaurantes de la zona una comida de confraternización marinera, donde se realizaron diversas entregas de diplomas conmemorativos, así como la imposición solemne de condecoraciones a aquellas personas que la Junta de Recompensas había considerado mediante expediente informativo que eran dignas de recibir dichas imposiciones.

        Destacar por último, y sobre todo agradecer, la labor realizada por don Jose Carlos Tamayo Gálvez, por su trabajo incansable en dar a conocer y mantener la tradición marinera española, y el trato cariñoso y humano que siempre dedica a todos los asistentes y participantes.