Virgen del Carmen 2018

        El pasado sábado 14 de julio de 2018 tuvo lugar la ya tradicional Procesión de la Virgen del Carmen, patrona de la Armada y de los marinos, que todos los años organiza la Federación Española de Ligas Navales, y más concretamente la Liga Naval de Castilla La Mancha, en el Lago de Bolarque, situado en la provincia de Guadalajara, y que sirve de trasvase entre los embalses castellano manchegos de Entrepeñas y Buendía, asistiendo a la misma la UEO.

            NOTA: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos incluidos en el siguiente artículo, tanto en su aspecto escrito como en las imágenes contenidas en él, sin el consentimiento expreso de la administración del presente espacio web.

        LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE LIGAS NAVALES

        La Federación Española de Ligas Navales (FELAN) surge de un grupo de amantes de la mar, algunos de ellos pertenecientes en su día a la Real Liga Naval Española, que ante los desastrosos e interesados derroteros en que derivaba aquella organización, decidieron, encabezados por don Jose Carlos Tamayo Gálvez, recuperar el espíritu de servicio a la mar y a las tradiciones navales españolas que tan necesitados están en la sociedad, y crear así un nuevo ente jurídico, que tuviese sus propias delegaciones por las distintas comunidades autónomas, pero coordinadas en un mismo organismo.

        Así, la primera de las entidades que vieron la luz fue la Liga Naval de Castilla La Mancha, que realiza sus actividades principalmente en los Mares de Castilla, esto es, los pantanos de Entrepeñas, Buendía y el Lago de Bolarque, que sirve de enlace entre ambos, y que por ello siempre cuenta con un nivel de agua que le permite la navegación y otras actividades náuticas en aguas interiores.

        Siguiendo el ejemplo, pronto comenzarían a ver la luz diferentes Ligas Navales en Madrid, Valencia, Andalucía, Cantabria, Galicia... y así hasta ir completando el organigrama, operando siempre todas ellas coordinadas por FELAN, aunque cada una es libre para realizar sus propias actividades y tomar sus decisiones mientras respete el espíritu de la organización.

        Muchas de estas Ligas Navales están integradas dentro de otras organizaciones mayores, en especial en zonas de la costa, donde son las Cofradías y demás entidades las que suelen coordinar la celebración de la Virgen del Carmen, pero dado que, por motivos evidentes, no existen dichas agrupaciones en aguas interiores, en Castilla La Mancha es FELAN quien organiza y encabeza dicha actividad, que con el paso del tiempo y gracias al esfuerzo de su Presidente, se ha logrado que obtenga la naturaleza jurídica de Fiesta de Interés Turístico desde la Diputación.

        Además, como parte colaboradora de Protección Civil en aspectos náuticos, tanto en cuestiones de Salvamento como en cuestiones de Protección Ambiental, la Federación Española de Ligas Navales cuenta con el permiso para la utilización de la uniformidad de Marina Deportiva, regulada por un Real Decreto de los años 80, que establece los criterios a emplear en base a las titulaciones náuticas de los portadores de dicho uniforme.

        Por su parte, como parte integrada de FELAN, la Unidad de Estrategia y Operaciones (UEO) emplea en las funciones relacionadas con la mar y con aguas interiores la referida uniformidad, en especial en actos institucionales relacionados con la Federación. En la actualidad, de hecho coexisten en la dirección tanto de la UEO como de la Liga Naval de Andalucía Occidental una misma representación, lo que también favorece la coordinación de actividades entre ambos organismos para la realización de los referidos fines.

        -La Virgen del Carmen: Tradicionalmente, y desde tiempos ya remotos, la Virgen del Carmen ha sido la patrona y protectora de los marinos, y por ello es costumbre que en su día, estos le rindan tributo y homenaje. Dada su condición de custodia de las almas de los trabajadores de la mar, la costumbre suele ser procesionarla embarcada, como corresponde a su condición, realizándose después diferentes ofrendas (normalmente florales), a fin de que favorezca a sus devotos y proteja y custodie las almas de los fallecidos en la mar, así como la vida de aquellos que trabajan en ella.

     

        En la actualidad, en el Reino de España, existen 4 tipos o niveles de marina, todas las cuáles rinden homenaje a su patrona, que es la misma para todos ellos. La más conocida, por supuesto, es la Militar, también conocida como la Armada, pero junto a ella convive la marina civil, que además se divide en otras dos ramas, a saber, la Mercante y la Deportiva, las cuáles usan el mismo sistema de uniformidad para los actos institucionales y el mismo sistema de divisas y rangos para sus componentes, habiendo sido adaptada la normativa por un Real Decreto.

        LOS ACTOS INSTITUCIONALES

        Como ya es tradición, las actividades comenzaron con una misa de campaña que fue oficiada por el párroco de la zona, que cubre varios pueblos en la región. A la ceremonia acudieron diversas autoridades locales, destacando la presencia del alcalde de Illana y el de Cañaveruelas, respaldos incombustibles de las actividades de la Liga Naval de Castilla La Mancha, así como una representante en el Congreso de los Diputados de la Provincia de Guadalajara.

        Junto a ellos también hubo una representación de personal de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, tanto Cuerpo Nacional de Policía como Guardia Civil, acompañados por miembros de Protección Civil y de otras entidades, como la propia Unidad de Estrategia y Operaciones y la Hermandad de Auxiliares de la Guardia Civil, entre otras.

        Tras la realización de la solemne misa, el Presidente de la Federación Española de Ligas Navales, don Jose Carlos Tamayo, dirigió unas palabras de agradecimiento a los asistentes y a los colaboradores, destacando la incansable labor de su mujer, en un emotivo gesto que contó con el aplauso de todos los asistentes, para a continuación organizar la comitiva que escoltaría a la Virgen del Carmen en procesión para embarcar en el Catamarán de la empresa Entretenimiento Mares de Castilla que todos los años respalda con su flotilla la celebración de los actos.

        La procesión de este año estuvo dedicada también a la presencia de la mujer en la mar, por lo que fueron las damas las encargadas de portar a la efigie hacia el pantalán. A las mismas representantes femeninas de la Federación Española de Ligas Navales se unieron otras que, no perteneciendo a la entidad, participan y colaboran en sus actividades, así como algunas de las autoridades públicas que habían acudido al acto y a las que se les ofreció colaborar de ese modo en él. Como en ocasiones anteriores, la comitiva estuvo presidida por la Enseña Nacional, así como por el Estandarte de la Liga Naval de Castilla La Mancha, uniéndose para esta ocasión el banderín de FELAN, que además fue bendecido durante la misa.

        A continuación, y en columna de a dos, la escolta de la Virgen, formada por representantes de las instituciones uniformadas presentes, entre las que por supuesto se incluía la propia FELAN, abría paso a la propia Virgen, que era seguida, cerrando ya la comitiva, por la banda de música, avanzando entre los vítores y el entusiasmo del público asistente.

        Una vez ante el pantalán, la escolta se abrió a ambos lados, a fin de dejar un pasillo por el que las damas que portaban la imagen pudieran pasar para embarcar, y para rendirla honores a su paso, como manda la tradición. A su paso se realizó el grito de "¡Viva la Virgen del Carmen!" y de "¡Viva España!", que fueron repetidos por el público, saludándose a la estatua y rompiendo filas a continuación para embarcar cada uno en el puesto asignado.

        A medida que las diferentes embarcaciones tenían completas tanto su tripulación como a sus pasajeros fueron alejándose del amarre, respetando, como no podía ser de otro modo, de forma ejemplarizante las normas de velocidad y navegación establecidas, para esperar a que el catamarán, con la banda de música, las autoridades y, por supuesto, la Virgen del Carmen, zarpara e iniciara el rumbo por el pantano hacia las ruinas del Monasterio, frente a las cuáles se realiza todos los años la ofrenda flora por parte de todos los asistentes.

     

        Hasta casi una treintena de barcos pusieron rumbo a la zona del Monasterio, siguiendo la estela del catamarán de la empresa Entretenimiento Mares de Castilla, mientras los acordes de las diferentes tonadillas tocadas por la banda se oyeron en el recorrido, entre las cuáles, inevitablemente, se incluyó la Salve Marinera y los acordes del Himno Nacional, la conocida como Marcha Real, cuyos orígenes se remontan a un regalo que hizo Federico el Grande de Prusia a la Corona Española, para que dicha composición sirviera de música a los Granaderos de la Guardia Real Española.

        Una vez llegados al punto situado frente al monasterio, el resto de barcos comenzaron a pasar de forma ordenada por la popa del Catamarán, realizando la ofrenda floral uno tras otro. A fin de que cada uno de ellos pudiera realizar la ofrenda, se realizó el lanzamiento de flores por orden, haciéndose la acción por turnos.

        La profesionalidad de los patrones y capitanes quedó patente durante toda la ceremonia, ya que las normas y elementos de seguridad en la navegación se respetaron escrupulosamente y de forma ejemplarizante, pasando a continuación al otro lado del embalse, para esperar al resto de embarcaciones e iniciar así el retorno al amarre.

        Terminada la ceremonia de la ofrenda flora, se invirtió el rumbo, formándose un nuevo convoy que arrumbó hacia el pantalán, donde el público que no embarcó o que llegó tarde también se encontraba a la espera, a fin de rendir su particular e individual homenaje a la Virgen del Carmen, cuyo barco fue el último en llegar, a fin de que el resto de tripulaciones pudieran unirse al peregrinaje de la efigie de vuelta a su lugar.

        Portada de nuevo por las damas, y escoltada por la comitiva y la banda de música, las autoridades y las fuerzas de orden público, finalmente la Virgen de Carmen retornó a su lugar de honor, nuevamente al son de los acordes del Himno Nacional, dándose así por finalizada la procesión, aunque no la celebración en si.

        Ya en tierra, y siguiendo la costumbre, se procedió a realizar en el Club Náutico del Lago de Bolarque la tradicional Copa de Vino Español, que además también sirvió de confraternización entre los asistentes, que pudieron intercambiar impresiones con las autoridades presentes, en un ambiente cordial y distendido, como corresponde a una celebración entre amantes de la mar.

        Finalmente, se llevó a cabo una comida de confraternización, en la que se procedió previamente a bendecir la mesa por parte del párroco de la localidad, seguido de unas palabras del Presidente de la Federación Española de Ligas Navales, don Jose Carlos Tamayo.

        También durante esa comida se procedió a la entrega de reconocimientos y condecoraciones, de entre las que destacó la imposición de la Medalla de Policía Aérea al Presidente de la Unidad de Estrategia y Operaciones y de la Liga Naval de Andalucía Occidental, que fue impuesta por un representante del Cuerpo Nacional de Policía, por ser el presidente de dichas entidades al mismo Cuerpo. Finalizó el acto a las 18:00 horas, volviendo los participantes a sus respectivos hogares.